Evaluando el “costo” de la suspensión de 50 partidos a Melky Cabrera por consumo de esteroides

La suspensión de Cabrera ha dejado en shock a todo el mundo. (Foto: Doug Pensinger/Getty Images)

Por Ian Casselberry (bloguero de MLB)
Traducido por Reynaldo Cruz

Melky Cabrera no es el primer jugador suspendido por 50 partidos bajo la política de la MLB en cuanto a las drogas—oficialmente llamada el Programa Conjunto de tratamiento y Prevención de Drogas ( Joint Drug Treatment and Prevention Program)— implementado en noviembre de 2005.

Solamente durante este año, el jugador de cuadro de los Philadelphia Phillies Freddy Galvis y el jardinero agente libre Marlon Byrd han recibido suspensiones por cincuenta (50) partidos. El lanzador de los San Francisco Giants Guillermo Mota recibió una pena de 100 partidos por dar positive en por segunda ocasión por sustancias para mejorar el rendimiento (PED: performance-enhancing drugs).

Manny Ramírez puede ser el jugador más significativo en recibir suspensiones de 50 y 100 partidos bajo el programa de drogas del béisbol. Ryan Braun recibió una sanción de 50 juegos durante el descanso entre la temporada pasada y la presente, pero apeló debido a cómo se manipularon sus muestras de orina y tuvo éxito.

Pero considerando la temporada en la que Cabrera estaba envuelto cuando los Gigantes están en una encarnizada batalla con el equipo Los Angeles Dodgers por la cima de la División Oeste de la Liga Nacional (NL West) y un puesto en los play off, ¿es esta la peor y más costosa suspensión por drogas que se haya visto en el béisbol?

El Título de Bateo de la Liga Nacional

Primero, veamos los logros individuales de Cabrera en la presente temporada. En el momento de su suspensión, estaba en la punta de las ligas mayores con 159 hits. Su promedio de .346 es el segundo mejor de las Grandes Ligas.

En lo que parece un hecho perfectamente apropiado, Cabrera termina la temporada con 501 comparecencias al plato. Como reportó Tyler Kepner del The New York Times, es una menos que las necesarias para ser considerado para el Título de Bateo.

Pero como se le aclararía luego a Kepner en Twitter, una excéntrica regla permite que se le añada una vez al bate a las estadísticas de Cabrera para que tenga las comparecencias requeridas. Llamémosla la “Regla Tony Gwynn” (The Tony Gwynn Rule), pues Gwynn tenía 498 comparecencias en 1996 y recibió cuatro turnos sin imparables para poder clasificar. Gwynn ganó la corona de bateo con un promedio de .353.

Agregar una aparición de 1-0 al total de la temporada de Melky le permite incluso conservar su promedio de .346. Así que si terminara como la mejor marca de las Mayores, la MLB podría verse envuelta en una difícil situación por otorgarle el título de bateo a un jugador suspendido. Muchos dedos de seguro se cruzarán a favor de Andrew McCutchen de los Pirates o por Joey Votto, de los Reds para que terminen delante de Cabrera.

La lucha en el Oeste de la Liga Nacional

¿Y qué hay del efecto que la suspensión de Cabrera tendrá en los Gigantes?

San Francisco está a un juego de los Dodgers en la división oeste, y a medio juego de uno de los cupos para comodín (wild card) para el Play Off (hasta el 15 de agosto). Ningún momento es adecuado para que un equipo pierda a uno de sus mejores bateadores, pero este es definitivamente un devastador momento para que los Gigantes pierdan a Cabrera.

Cuando (Manny) Ramírez recibió su suspensión de 50 encuentros en 2009, sucedió a principios de mayo. Los Dodgers tenían una ventaja de 5 ½ partidos en la División Oeste de la Liga Nacional, pero a la temporada le restaban aún cinco meses. Perder a Ramírez no tendría un resultado directo en la lucha por la división en ese momento. Eventualmente, los Dodgers ganaron la división por tres juegos.

Comparémoslo a la lucha en la NL West este 2012. Los Gigantes y los Dodgers están tan cerca que una buena o mala racha determinarían quién gana la división. Estar sin Cabrera por los restantes 48 partidos es definitivamente un contratiempo para San Francisco.

¿Les costará la División y el cupo por los Play Off?

La incorporación de Hunter Pence parece ser una acción extremadamente importante en vista a este suceso. Y Pablo Sandoval acaba de regresar de la lista de lesionados, así que los Giants aún tienen un muy fuerte centro del line-up que respalde a su excelente cuerpo de pitcheo. Deberían mantenerse en la lucha contra los Dodgers hasta el final de la temporada.

El Juego de las Estrellas y la Serie Mundial

El uso de PEDs por parte de Cabrera tiene implicaciones que se extienden también hasta la Serie Mundial. Fue el Jugador Más Valioso del Juego de las Estrellas al batear de 3-2 con un jonrón y dos carreras impulsadas, además pisó el plato dos veces en el partido.

Ese desempeño le ayudó a la Liga Nacional a ganar el All-Star Game, lo que significa que tendrán la ventaja del home club en la Serie Mundial este año.

Así que el campeón de la Liga Americana tendrá que jugar cuatro partidos en la carretera gracias mayormente a la actuación de un jugador que estaba recibiendo ayuda de las PEDs. Si el campeón de la Liga Americana termina con un mejor balance que su similar de la Nacional y tiene que jugar el Juego 6 y 7 de la Serie Mundial lejos de casa, será un amargo acontecimiento con el que habrá que lidiar.

Adiós a ese gran contrato

Las acciones de Cabrera también le han costado a él mismo asegurarse una paga futura y un contrato a largo plazo.

Mostró oportunidad al tener su mejor temporada justo antes de convertirse en agente libre. Bien por los Gigantes o por cualquier otro conjunto necesitado de un jardinero derecho o izquierdo, Cabrera iba a recibir dinero.

Se reporta que los Gigantes le ofrecieron a Cabrera una extensión de contrato por $27 millones en tres años a principios de esta temporada. Pero Cabrera la rechazó —y es comprensible— sabiendo que probablemente recibiría el doble en el mercado abierto.

Sin embargo, si potencialmente había un contrato de $60 millones por seis años disponible, no será ahora. Cabrera escogió un mal momento para resultar positivo debido al exceso de testosterona a dos o tres meses de convertirse en agente libre.

Los equipos no descartarán completamente a Melky: un jardinero de 28 años en la cúspide de su carrera siempre resultará de interés.

Por supuesto que los potenciales pretendiente tendrán mucha curiosidad por ver cómo es realmente Cabrera sin la ayuda de los PEDs. ¿Es acaso más similar al tipo de jugador que se vio antes de 2011, y que bateó .255 con un OPS de .671? Tal vez no, pero depende totalmente de Cabrera probar que sus dos últimas e impresionantes campañas no han sido demasiado buenas para ser verdaderas.

Siga a @iancass en Twitter

Exponga su opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.053 seguidores

%d personas les gusta esto: