Martín Dihigo al bate en el Field of Legends del Museo de las Ligas Negras… y se poncha en Cuba

Vista del Field of Legends. (Foto: Drew Anthony Smith/The New York Times)
Vista del Field of Legends. (Foto: Drew Anthony Smith/The New York Times)

Por Reynaldo Cruz

El diario estadounidense The New York Times publica en su versión digital de hace unos días, un artículo escrito por Nate Taylor sobre el Museo de las Ligas Negras de Béisbol (Negro Leagues Baseball Museum: con sitio en http://www.nlbm.com/s/index.cfm), donde destaca la presencia en un diamante —conocido como Field of Legends— donde cubren el campo varias figuras de bronce incluyendo el bateador, que no es otro que el cubano Martín Dihigo.

Doce figuras de bronce se alzan imponentes en el diamante, incluyendo al mentor Buck O’Neil y a Rube Foster, fundador de la Negro National League. El lanzador no es otro que el icónico y espectacular Leroy Satchel Paige, quien llegó a las Grandes Ligas a una edad ya muy avanzada. Detrás del plato se agacha Josh Gibson, a quien muchos llamaban el Babe Ruth negro, mientras que otros decían que a Ruth debían llamarle el Josh Gibson blanco. En la inicial se encuentra Buck Leonard, en la intermedia Pop Lloyd, en la antesala Ray Dandridge y Judy Johnson “custodia” el campo corto. Los jardines son patrullados por el veloz Cool Papa Bell, junto a Oscar Charleston y Leon Day.

En la explicación que brinda el presidente del museo, Bob Kendrick, señala al bateador Dihigo y comenta:

“El único jugador en la historia del deporte que está en el Salón de la Fama de cinco países,” refiriéndose por supuesto a su presencia en México, Cuba, Venezuela, la República Dominicana y en el de Cooperstown.

Dihigo, quien era capaz de jugar las nueve posiciones, incluyendo la de lanzador, y es considerado el mejor pelotero que Cuba haya dado jamás, fue electo al Salón de la Fama de las Grandes Ligas en 1977 por el Comité de las Ligas Negras, ya que debido a la segregación racial, no tuvo nunca oportunidad de medirse con lo mejor de la Gran Carpa.

Esta iniciativa, que surgió a principios de la década del 90, nos recuerda cuánto nos falta aún por hacer a nosotros los cubanos en materia de rescate de la historia de nuestro deporte nacional, que data de mediados del siglo XIX.

En varios escritos publicados recientemente se dice que el Salón de la Fama del Béisbol Cubano “sí existe”, sin embargo la edificación, que contra lo que muchos quieren y piensan debería ser en el estadio Palmar de Junco por derecho histórico, brilla por su ausencia, y no se ha hecho nada en concreto para edificar un santuario decente—sin muchos lujos, pero con seriedad—que sirva para honrar a nuestras figuras que han brillado en todos los tiempos y latitudes.

En muchos casos, no quedan siquiera los uniformes de algunos peloteros, equipos o dinastías, para hacer una especie de vestidor como la que aparece en el ya mencionado Museo de las Ligas Negras. Desgraciadamente, poco a poco van desapareciendo también aquellas personas que tienen una idea de cómo era el diseño de aquellos trajes que la magia fotografía no ha podido preservar. La historia del béisbol en Cuba, y los archivos han sido llevados por personas que han reaccionado con cada partida de un pelotero hacia el exterior como si se tratara de un matrimonio mal acabado: una vez que termina la relación, cortan todo vínculo y son capaces hasta de destruir las fotos y pretender que nada pasó.

No pedimos un museo como el de las Ligas Negras, que se alza exitoso pese a los problemas que según el artículo presentó, tras la muerte de Buck O’Neil en 2006 y la partida de Kendrick en 2010 —afortunadamente para el museo regresó— sino algo que de veras demuestre a todos los peloteros cubanos, de aquí y de allá, la importancia que tuvieron y aún tienen para su nación.

Hasta una estatua tiene Martín Dihigo en un museo en Estados Unidos, mientras que en Cuba aún no se ubica o se decide dónde se va a ubicar el supuesto Salón de la Fama del Béisbol Cubano, algo que además de servir de referencia a los entusiastas del deporte de las bolas y los strikes en Cuba, y que puede aportar ganancias económicas sustanciales con las posibles visitas de personas que desde otras geografías se interesan por la pelota cubana.

Cooperstown no está a nuestro alcance, pero lo que sí está a nuestro alcance es tomar el Palmar de Junco (sí, porque es el terreno de béisbol en activo más antiguo del mundo), y edificar allí nuestro santuario, el de nuestros peloteros, estén donde estén.

4 thoughts on “Martín Dihigo al bate en el Field of Legends del Museo de las Ligas Negras… y se poncha en Cuba

  1. Súper interesante colega, es verdad que hay mil detalles e historias sobre la pelota cubana que desconocemos, por eso me une a tu sugerencia de edificar en Palmar de Junco el santuario del béisbol cubano, hace falta que las personas que tienen el poder y la responsabilidad de hacer eso se muevan pronto y lo hagan ya; el pueblo de Cuba, los fanáticos, la pelota nacional lo merece y necesita.

  2. Rey, el caso Dihigo es uno de los más lamentables en cuanto a olvido histórico se refiere a pesar de, como bien dices, estamos hablando del mejor exponente de nuestro beisbol. Tu hablas de ausencia de estatuas y es peor aún. Mira que hemos hecho estadios en Cuba, y ni uno solo honra al gran Martín. En Cruces, localidad cienfueguera donde fundó familia y murió, el espacio que llaman estadio y más bien semeja potrero, fue bautizado con su nombre pensando homenajearlo, pero por el estado de la instalación más bien lo que se hace es mancillar el nombre de Martín Dihigo.

    1. Este asunto tiene tanta tela por donde cortar, que a veces pienso que he escrito demasiado sobre ello… sin embargo, luego pienso un poco y me percato de que realmente no ha bastado. Creo que si hubiese más personas hablando del asunto, alguien iniciaría una acción al respecto. Mientras tanto, no debemos cansarnos.
      Saludos

Exponga su opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s