Cubanos en MLB: Un año de ensueño y otras valoraciones

La Puigmanía invadió la ciudad de Los Ángeles y todo Estados Unidos en esta temporada. (Foto: Harry How/Getty Images)
La Puigmanía invadió la ciudad de Los Ángeles y todo Estados Unidos en esta temporada. (Foto: Harry How/Getty Images)

Por Reynaldo Cruz

Muchas personas se me han acercado en los últimos días para decirme que el éxodo de peloteros cubanos —y de deportistas de otras manifestaciones— ya no tiene freno, y que será muy improbable (por no decir imposible) revertir esta situación o lograr evitar que siga en aumento. No pude evitar darles la razón, porque en los últimos meses las noticias sobre los que se han ido o los que han comenzado a triunfar comienzan a llegar a todos por diferentes vías digitales.

Contrario a lo que muchos puedan pensar, el hecho que se evite a toda costa cualquier mención o reconocimiento de que Yasiel Puig, o Kendrys Morales, o Aroldis Chapman, o Yoenis Céspedes han hecho esto o lo otro no ayuda en nada a las “aspiraciones” de evitar que los peloteros cubanos quieran irse.

Muchos peloteros abandonan el país

Decía Bobby Valentine, conocido mentor de Grandes Ligas y de la Liga Japonesa, refiriéndose al Posting Stystem[i], que para hacer que los peloteros japoneses no quisieran irse a la MLB era  necesario:

Mejorar el sistema. Mejorar los estadios y salir de los ridículos métodos que los equipos emplean en la forma de tratar a los jugadores. Hacer que los jugadores sientan que estas son las Grandes Ligas; que este es el mejor lugar donde pueden estar.[ii]

Precisamente, los peloteros cubanos se han dado cuenta de que con su talento podrían estar mejor económicamente en cualquier otro sitio que acá. Después de todo, los esfuerzos por mejorar la infraestructura del béisbol cubano y las condiciones en las que los atletas juegan durante toda la campaña son totalmente insuficientes, y la pelota no ha sido precisamente un ejemplo de organización, seriedad y respeto hacia los atletas y aficionados en los últimos tiempos.

Todo esto ha provocado que los jugadores sepan con claridad que definitivamente la Serie Nacional Cubana no es “el mejor lugar donde pueden estar”, y es lógico que muchos (por no decir todos) ya hayan pensado una y otra vez en la posibilidad de irse y jugar en otro sitio.

Volviendo a citar al propio Valentine:

Una vez que se presenta la situación con los jóvenes que tienen interés de irse, no veo razón por la que el equipo no deba ganar algo de dinero. Ellos son los que han invertido en el producto y lo han desarrollado.[iii]

Esta frase de Bobby-V —como también se le conoce— es clave: los peloteros cubanos van a abandonar el país por cualquier vía si quieren hacerlo, y no importa si las autoridades cubanas logran o no impedirlo, pues en cualquiera de los casos estarán perdidos para Cuba y su torneo doméstico. Entonces, lo más sensato es que lo hagan por la vía que sea menos traumática para ambos bandos, y que no implique un divorcio atleta-nación, que más que a los deportistas, o al propio estado cubano, afecta a la afición del béisbol de la Isla y separa familias por tiempo indefinido.

Chapman salvó 38 encuentros. (Foto: Jeff Robbins/Getty Images)
Chapman salvó 38 encuentros. (Foto: Jeff Robbins/Getty Images)

Este ha sido el año, sin dudas, en el que los peloteros cubanos han invadido verdaderamente la Gran Carpa en mucho tiempo, y también en el que más éxito han tenido, y mayores representantes ha habido y con un efecto más mediático, pues entre los novatos Yasiel Puig y José Fernández se robaron prácticamente todo el show —además de ser dos de los más fuertes candidatos para el título de Novato del Año en la Liga Nacional— mientras que José Iglesias “Candelita” puede convertirse en el Rookie of the Year de la Americana. 21 cubanos han pisado un diamante beisbolero de la Major League Baseball (solamente tres de ellos sin experiencia en Series Nacionales) en lo que va de 2013. No podría decir que se trata la temporada en que más peloteros de esta nación han jugado en el Big Show (según Baseball Almanac, hubo 30 cubanos con acción en la MLB en 1967 y más de 20 en varios años de la década del 60), pero sin dudas ha sido el más productivo en cuanto a la calidad que mostraron en su nivel de juego.

Esto se ha visto acompañado por la salida de varias figuras de probada fuerza mediática como José Dariel Abreu y Odrisamer Despaigne, así como de lanzadores de categoría como Misael Siverio y Dalier Hinojosa. No podemos olvidar además la firma de contrato por parte de Miguel Alfredo González, Dariel Álvarez y el casi inminente fichaje de Alexander Guerrero y el propio Abreu, desbloqueado[iv] casi apenas consiguió nacionalidad. Son demasiadas razones de peso para que alguien piense en la posibilidad de desestimarlas o pasarlas por alto… aunque erróneamente consideran que silenciando o “tapando” una realidad innegable pueden hacer que la gente cambie de opinión.

Como había mencionado anteriormente, Puig y Fernández se llevaron el show, tanto por su juego y su entusiasmo, como por su controversial carácter —el primero se involucró en una violenta bronca con los Arizona Diamondbacks y tuvo un diferendo con la prensa, mientras el segundo hizo perder la paciencia a los Atlanta Braves—, dejando claro que el pelotero cubano tiene calidad, y carácter.

Y entonces, está el factor económico…

Pues es bien difícil, supongo, explicarnos cómo es posible que Francisley Bueno gane más que Freddy Asiel Álvarez o Vladimir García, y más aún, para los que no entienden o dicen no interesarse por la economía, que éste juegue en una pelota de muchísimo más nivel que ellos. Sin demeritarlo, Bueno fue un lanzador simplemente “bueno” en Series Nacionales, pero no llegó al status de estelar que tienen hoy Freddy Asiel o Vladimir.

¿Es entonces ingrato, ilógico o mezquino que alguno de estos pitchers se pregunte cómo sería estar ahí? ¿Podemos acaso criticar que quieran probarse a un nivel donde han visto triunfar a otros que no les superan?

El propio Víctor Mesa, director de la selección nacional, ha dicho que a los peloteros hay que estimularlos. Con todos sus defectos, VM32 ha revolucionado la concepción del béisbol como fenómeno en Matanzas. El estímulo a los atletas, propulsado por el controvertido mentor, ha sido una de las principales causas por las que en dos años con unos yumurinos habitantes del sótano, se ha encaramado en el podio las dos veces. Él mismo sabe —aunque no lo diga— que como jugador habría brillado en la Gran Carpa, y se pregunta —también sin decirlo— cómo habría sido jugar a ese nivel, enfrentando a lo mejor del mundo.

Las nuevas políticas para estimular a los atletas puestas en vigor para el inicio de la Serie Nacional son poco suficientes para lograr una retención total, aunque la posibilidad de firmar contratos libremente abre una ligera puerta a la permanencia. Sin embargo, mientras no haya una normalización entre Cuba y la MLB será totalmente imposible lograr que los peloteros cubanos sigan viviendo en Cuba, jueguen donde jueguen.

A pesar de descender muchísimo en su promedio, Céspedes disparó 26 cuadrangulares. (Foto: Chris McGrath/Getty Images)
A pesar de descender muchísimo en su promedio, Céspedes disparó 26 cuadrangulares. (Foto: Chris McGrath/Getty Images)

El pelotero cubano es BUENO

La muestra de la calidad de la pelota cubana está evidenciada en el resultado que han tenido, de manera general, los 21 peloteros de la Isla que han tenido participación en la temporada 2013 de las Mayores. Más allá de José Iglesias, José Fernández y Yasiel Puig luchando por el título al Novato del Año en ambas ligas, o de Yoenis Céspedes con números de poder burlándose un poco el sophomore jinx[v], aunque su average diga lo contrario, o de Aroldis Champan con su enorme cantidad de salvamentos, el rendimiento de los cubanos podría catalogarse de excelente.

De los 21 que vieron acción, al menos tres lanzadores tuvieron actividad algo constante, con destaques como es obvio para Fernández (2.19, 12-6, 187 K, 58 BB en 172.2 IP) y Chapman (2.54, 4-5, 38 Sv, 112 K en 63.2 IP); mientras que nueve bateadores conectaron al menos 100 hits, y otros cinco dieron más de 10 cuadrangulares, sobresaliendo Yoenis Céspedes (26), Kendrys Morales (23) y Yasiel Puig (19). Yasiel Puig (.319) y José Iglesias (.303) compilaron por encima de la marca de .300. Leonys Martín, por su parte, estafó 39 cojines y fue puesto out en apenas nueve ocasiones, las mismas que Alexei Ramírez, quien robó 30. Kendrys y Yoenis impulsaron exactamente 80 carreras cada uno.

Cañizares ha rendido mucho en la Liga Mexicana. (Foto: Andres Leighton/AP)
Cañizares ha rendido mucho en la Liga Mexicana. (Foto: Andres Leighton/AP)

Más allá de la Gran Carpa, tenemos casos como el de Michel Abreu, que brilla con los Nippon-Ham Fighters en el Béisbol Profesional Japonés, encabezando la Liga del Pacífico en cuadrangulares con 31; el de Amaury Cazañas, con 27 jonrones, 100 empujadas y 328 de promedio en 112 partidos de la Liga Mexicana (AAA); el de Bárbaro Cañizares, autor de 29 vuelacercas, 112 fletadas y .374 de promedio en la misma cantidad de partidos de la misma liga; o el de Juan Miguel Miranda, quien en 107 partidos del mismo béisbol compiló para .367 con 26 pelotas para la calle y 86 compañeros llevados hacia el plato. Mientras tanto —con autorización del gobierno cubano—, Alfredo Despaigne compiló .338 con ocho vuelacercas y 24 impulsadas en apenas 33 partidos en tierras aztecas. Entre los serpentineros solamente hubo actuaciones decorosas por parte de Amaury Sanit, con 12-4, 3.27 PCL, 103 K en 135 IP con Quintana Roo de la Liga Mexicana; y Hassan Pena, con balance de 4-2, 24 Sv, 3.33 PCL y 48 K en 48.2 IP con el México.

O sea, que la solución visible en estos momentos parece ser dar una autorización más abierta y más ágil, algo que parece más posible desde la aprobación de la ya mencionada nueva política. Mientras tanto, sería inteligente que comenzáramos a reconocer el mérito donde vaya: la mayoría de estos peloteros superan el trauma de haber cruzado las aguas del Mar Caribe minadas de tiburones en embarcaciones poco seguras y se imponen en la pelota más exigente del planeta.

Ver estadísticas de los cubanos en la MLB y las MiLB (Válido para algunos navegadores)


[i] Posting System: Sistema de subasta cerrada por el cual los equipos de Grandes Ligas pueden acceder a los servicios de un equipo del Béisbol Profesional Japonés enviando una propuesta de dinero de compensación por medio de una subasta cerrada, en la cual la más alta oferta adquiere el derecho a negociar con el jugador. Este año el sistema cambió, provocando un posible beneficio para Masahiro Tanaka.

[ii] Revista Universo Béisbol: Enero de 2011, pp. 5 y 6

[iii] Idem

[iv] Desbloquear: Acción en la que el gobierno de Estados Unidos otorga la licencia para firmar con Grandes Ligas a un pelotero cubano, luego de que se demuestre que tiene residencia en un tercer país y que no tiene vínculos con el gobierno cubano.

[v] Sophomore Jinx: Síndrome de la segunda temporada

11 thoughts on “Cubanos en MLB: Un año de ensueño y otras valoraciones

  1. Rey tu mismo eres un bid leager en esto de informar sobre las actuaciones de los nuestros en el mejor béisbol del mundo, acertados y oprtunos comentarios que solo buscan el consenso y el buen atino para desarrollar nuetro béisbol y universalizarlo, gracias colega

  2. Muy bueno el artículo y evidencia a las claras rigor en la investigación antes de lanzarse a escribir. No obstante, Reynaldo, aunque fuiste cauteloso con Céspedes con la frase “burlándose un poco”, me parece que el toletero cubano sí fue una víctima más de la “maldición del segundo año”. Descendió en casi todas las categorías ofensivas, incluyendo esos números de poder que mencionas, pero que no detallas (excepto los 26 jonrones). Así vemos una marcada disminución en su SLG, (,442 después de un .505 en 2012). Con 42 veces al bate más que en 2012, acumuló 12 bases menos. Su OBP resultó menos que mediocre, .294 después de un magnífico .356 en su campaña de novato. Como consecuencia su OPS se desplomó de .861 en su debut a .737 esta temporada. Incluso, en las bases se vio frenado: el su primera campaña se robó 16 almohadillas en 20 intentos y ahora lo hizo para un pobre 50% (7 éxitos en 14 intentos). Nos queda ahora esperar a 2014 y a darle la oportunidad a mostrarnos cuál es el real Yoanis Céspedes, el de 2012 o el de esta temporada. De momento, ya comenzaron los rumores de que podría ser cambiado en el invierno y se menciona a Colorado como el posible receptor.

    1. Gracias, Lector, y tienes razón, por eso dije burlándose un poco… las lesiones le persiguieron, porque creo que tenía para otro buen año… y si fuese cambiado a Colorado, me parece que va a dar unos cuantos jonrones porque el Coors Field se presta para eso…
      Saludos
      R

  3. Pero bueno Rey, vamos a ver cómo sería ese futuro con entendiemiento entre Cuba y la MLB. Lo primero que pasaría automáticamente es que desaparecería la Serie Nacional, porque por su extensión de una forma u otra se solapa con el calendario de Grandes Ligas.Podría pasar que inventáramos una especie de liga invernal a la que no vendría ni un cargabates de las grandes ligas porque obviamente seria para jugar gratis o casi gratis, y a lo mejor hoy algun pelotero pudiera hacerlo por altruismo, filantropía y amor a la patria, pero cuando dentro de 10 años jugar por (mucho) dinero sea lo normal esa gracia no se la empuja ni dios. Lo segundo que ocurriría es que desaparecería el equipo Cuba, porque ninguno de esos peloteros del lado de alla podría (ni probablemente querría) participar de esa experiencia tan poco lucrativa. A no ser, claro, cada 4 años en el clásico, donde sí tendríamos un equipo de palabras mayores. O tal vez no, habría que ver cuántos quieren hacerlo y a cuántos de los que quieren los dejan hacerlo.
    Entonces, Rey, no sé a tí, pero a mí no me complace nada la idea de un futuro en el que no me pueda sentar a ver pelota todos los días durante 4 o 5 meses al año, aunque sea pelota de 3er nivel. Un futuro en el que el béisbol que se pueda ver dependa de lo que los piratas del ICRT logren capturar en el océano de internet con la calidad con que se pueda capturar. No me gusta ese futuro en el que tendré que renunciar a mis Industriales y afiliarme a los Yankees, los Marlins o los Dodgers, o simplemente dejar de ver beisbol, la opción más probable para mí y para muchos otros que seguimos, con todos sus defectos, el beisbol que se juega en Cuba.
    Hablar y soñar es muy bonito, pero la realidad es muy diferente y hay que pensar hacia adelante. Ese entendimiento del que hablas pasa inevitablemente por todas estas soluciones. No busques que no hay caminos alternativos. La gran carpa nunca negociaría con cuba para darle algún tipo de tratamiento preferencial que no le da a ningún otro país, por no hablar del gobierno de Estados unidos, por donde obligatoriamente pasan todas estas cosas.
    Creo que hay que seguir ampliando las posibilidades de los peloteros pero por sobre todas las cosas nada debe hacerse que destruya lo poco que tenemos.

    1. Muy buena reflexión, Joel, pero debemos tener fe en el mejoramiento humano. Ahora, nos guste o no, dijiste algo clave: ese acercamiento no es posible hoy… y las posibilidades de los peloteros (y de aquellos que practican otros deportes) deben expandirse en lugar de contraerse. Es la solución, porque hoy abandonan el país a la desbandada, y lo peor es que en algunos casos no llegan siquiera a jugar pelota, y se pierden de Cuba y se pierden como peloteros.
      Otras ligas nos esperan… con muchas posibilidades de explotar, quedan la NPB y la KBO, como posibles terrenos a explorar, y si las cosas se hacen bien, no debería haber ningún problema. Triste resulta ver cómo luego de 45 partidos la mitad de la nación se queda sin béisbol ¿fue la nueva estructura una medida para salvar el béisbol? No me parece: fue una medida económica, hay otra mejor manera de salvar el béisbol, pero significaría renunciar un poco al principio de “territorialidad” que tanto se esgrime, y que no se tuvo en cuenta a la hora de hacer una clasificatoria de apenas 45 partidos. Veremos qué sucede.
      Saludos

  4. Abreu djó a su hijo por los dolares, bonito revolucionario, egoita que solo ve por él, que tristeza que caigan con los “enanchadores” que si se hacn millonarios a costa de los cubanos.

  5. Hola amigo Reynaldo, radiqué en Holguín por espacio de seis años, me gusta mucho el blog, porque nos informa sobre el béisbol cubano, juegues donde juegues, no hay discriminación, así se hace, muchas felicidades, pronto estaré por tú ciudad

Exponga su opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s