Adiós a la “home violence”: MLB prohibirá colisiones en el plato

Cousins arrolló a Posey y le provocó una lesión que acabó con su temporada en 2011. (Foto: AP)

Cousins arrolló a Posey y le provocó una lesión que acabó con su temporada en 2011. (Foto: AP)

Por Reynaldo Cruz

El receptor Buster Posey yace en el suelo, retorciéndose de dolor, y los fanáticos se llevan las manos a las bocas y a la cabeza, horrorizados. Scott Cousins comienza a ponerse de pie luego de anotar la carrera de la ventaja en el inning 12 (que a la postre resultó decisiva en la victoria de los Marlins de la Florida 7-6 sobre los Gigantes de San Francisco), y haber arrollado a Posey en el proceso—una jugada legalmente limpia, pero aún violenta. Es el 25 de mayo de 2011, y se trata de una jugada muy común en Grandes Ligas, al menos hasta hoy.

El resultado de esta colisión en el plato fue una fractura en el peroné y desgarramientos en los ligamentos del tobillo, lo cual requirió que Posey fuese intervenido quirúrgicamente y por ende la temporada terminara para él.

A partir de ese día —aunque desde antes se estaba protestando al respecto— comenzó una especie de campaña para poner fin, prohibir o ilegalizar las colisiones en el plato (home plate collisions), jugada que se repetía una y otra vez cada vez que un corredor se lanzaba hacia el home en una jugada posiblemente cerrada, y que incluso se popularizó en algunos de los más antiguos videojuegos. Incluso, en el componente histórico, nadie puede olvidar que Ty Cobb fue uno de los más sanguinarios —por no decir EL MÁS— de los corredores con respecto no solo a los receptores, sino a cualquier fildeador.

Las plegarias de muchos receptores, ex receptores y directores de equipo —destacándose Bruce Boche (Gigantes de San Francisco, por supuesto) y Mike Matheny (Cardenales de San Luis), ambos ex receptores— fueron escuchadas durante las presentes Reuniones de Invierno (Winter Meetings), donde se estableció que se prohibirían las colisiones en el plato, y que el home sería tratado como cualquier almohadilla: el fildeador no puede bloquear la base sin la pelota y el corredor no puede arrollar al fildeador.

Las colisiones, que ha estado prohibida en el béisbol amateur a todos los niveles por varios años, también se descartarán como legales en las Ligas Menores, haciendo que su prohibición sea masiva para todo el béisbol, un paso de avance hacia la “civilización” de un deporte que muchos acusaban de no estar abierto al cambio. Las reglas indican que el contacto de un corredor con la parte de la cintura hacia arriba del receptor no se hace con la intención de anotar.

Este sin dudas es un punto a favor de la MLB, sobre todo destinado hacia la protección y la durabilidad de los receptores, pero más importante aún, hacia la preservación de la calidad de vida del ser humano, pues un choque de este tipo podría resultar en el fin de una carrera o peor aún, en que un pelotero terminara parapléjico.

Este es el fin de escenas como la que involucró a Cousins y Posey, y que muchos quisieran que no se repitiera.

2 comentarios

Muy buena desición.

1000 % a favor y que se termine ya esa violencia legal entre comillas.

Exponga su opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: