SNB 53: En juego desastroso, Holguín deja al campo a Industriales con jonrón de Paumier

Paumier decidió en el noveno con grand slam. (Foto: Reynaldo Cruz)

Paumier decidió en el noveno con grand slam. (Foto: Reynaldo Cruz)

Por Reynaldo Cruz

Un grand slam de Yunior Paumier en el noveno inning con dos outs, el partido empatado y el zurdo Yoandri Portal en la lomita dejó al campo a Industriales por segunda noche consecutiva, en una serie en la que todos los encuentros se decidieron en el noveno episodio, dos a favor de Holguín y el primero para los Industriales. A pesar de un mal relevo en el que permitió indiscutible de Rudy Reyes y triple de Yasmani Tomás que empató el encuentro, Pablo Millán Fernández resultó ganador.

Fue un juego que a pesar de lo espectacular y reñido, sin dudas dejó mucho que desear. El árbitro de primera no cantó el tercer strike de Rudy Reyes que a la postre provocó la primera carrera de Industriales, pero luego cantó un out en primera a Lourdes Y. Gourriel, que terminó evitando otra para los azules. Alguien en el público—una persona que no debería volver a tener derecho a poner un pie en una instalación deportiva en Cuba—pasaba una lucecita por los rostros de los molestos (con mucha razón) bateadores de Industriales, un lanzador que se aparece con una enguatada no reglamentaria (de esto se habla una, dos y tres veces en el reglamento), un árbitro de home que tenía molestos a bateadores y lanzadores de uno y otro equipo con la variación de su conteo, una exaltación excesiva de Lázaro Vargas… y claro, los cucuruchos de maní —y eso que lo dijeron en la ampliación local.

Pero sin dudas, la jugada más rara se produjo cuando con un out y los corredores Yunior Paumier en segunda y Yordanis Samón en primera, Danel Castro pegó una rolata que el segunda base Rudy Reyes fildeó en la línea imaginaria por donde debía ir el corredor Samón, provocando que el refuerzo granmense se apartara para evitar chocar con el camarero. El tiro a primera hizo que los Industriales pensaran que había acabado la entrada, por lo que comenzaron a abandonar el terreno. El árbitro de home les informó que apenas había dos outs, y Yunior Paumier quiso aprovechar la confusión para anotar—pero olvidó pisar tercera. Mal por todos. Según algunos, el árbitro de home Jorge Luis Pérez le reclamó al de segunda Osvaldo de Paula que no cantó out a Samón, puede ser que pensando que Rudy lo había tocado, porque la única razón por la que se desvió fue para evitar la interferencia ofensiva, o sea que todos estaban un poco perdidos. Lo otro, LOS DOS EQUIPOS pensaban que había dos outs (a saber porqué), pues Rudy no hizo el más mínimo intento de tocar al corredor (a quien tenía delante mansito), y luego de que Danel fue out, los holguineros también comenzaron a retirarse. O sea, que de los dos equipos, solamente sus respectivos cuerpos de dirección sabían que había dos outs, y que la pelota estaba viva y en juego.

La afición holguinera es sin dudas una de las mejores del país, sino la mejor, pero en este encuentro no fueron precisamente un ejemplo de disciplina —no que otras lo sean, claro está. Primero, los cucuruchos de maní lanzados hacia la grama del terreno (pese a las advertencias hechas por la ampliación local), sin que haya habido una autoridad para encargarse de que esto no suceda. Segundo, el incidente de la lucecita apuntando al rostro de los rivales, algo que puede llevar a un cuerpo arbitral a decretar el forfeit a favor del equipo visitante, cuyos responsables en mi opinión deberían enfrentar una sólida multa, un par de noches en prisión y una prohibición VITALICIA de entrar a una instalación deportiva en cualquier lugar del mundo. Tercero, nuevamente un individuo se lanza al terreno durante el partido… deberíamos llegarnos hasta la MLB para ver lo que le sucedió a Dylan McCue-Masone por irrumpir durante el Juego de las Estrellas celebrado el pasado 2013 en el Citi Field de la ciudad de Nueva York: juicio con posibilidades de pasar un año en prisión, a ver quién vuelve a intentarlo. Último, la Segunda Fase apenas comienza, Holguín —por mucho que nos duela a los holguineros— apenas está en sexto lugar… ¿no es un poco excesivo tirarnos al terreno en tal situación?

Industriales marcó primero ante Yaisel Sierra, cuando Rudy Reyes conectó hit por encima de la cabeza del antesalista Yunior Paumier, fildeado por Yordán Manduley en la grama exterior, robó segunda, avanzó a tercera por un elevado al derecho y anotó por wild pitch (¿les suena familiar?).

Holguín ripostó en el mismo segundo inning, con hit de Danel Castro y doble de Lerys Aguilera que aprovechó el shift que le estaban haciendo los azules, regalándole toda la banda derecha para mandar la pelota en esa dirección.

En la parte baja del octavo, los Cachorros marcaron la de la ventaja, cuando Maikel Cáceres pegó hit (conectó tres en total, reafirmándose como líder en ese casillero y puntero de los bateadores), avanzó a segunda por sacrificio de Manduley, y tras el boleto intencional a Paumier, Yordanis Samón pegó hit empujador al central, pelota que mofó a Yunieski Gourriel, y provocó el júbilo de los parciales holguineros. Sin embargo, tras el boleto a Danel Castro, Lerys Aguilera conectó para doble matanza (escena repetida desde el primer encuentro).

Sin embargo, y a un strike del triunfo, Pablo Millán Fernández se metió en conteo con Rudy Reyes y éste le pegó hit. Lo mismo sucedió con Yasmani Tomás, quien en dos bolas cazó un lanzamiento y pegó una conexión con poca fuerza hacia la línea del jardín derecho, que terminó siendo triple.

El momento del cuadrangular. (Foto: Javier Mola Hernández)

El momento del cuadrangular. (Foto: Javier Mola Hernández)

En el noveno inning, con un out, Franklin Aballe pegó hit, tras el ponche a Yoanis Quintana, Cáceres pegó otro imparable sobre el que Yasmani Tomás cometió error y los corredores llegaron a segunda y tercera. Manduley fue transferido de manera intencional, y tras la segunda bola a Yunior Paumier, Lázaro Vargas salió a protestar el conteo con el árbitro de home Jorge Luis Pérez, lo que terminó en expulsión, ofensa del mentor azul y casi agresión. Restaurada la calma, Paumier dejó pasar el primer strike y luego mandó a volar la Mizuno 200 más allá de los límites del terreno (nada mal para un hombre que se dijo había muerto), desatando la euforia de los fanáticos holguineros, muchos de los cuales se lanzaron al terreno como si se tratase la final del campeonato.

El resultado provocó un cuádruple empate en la cima, entre Pinar del Río, Villa Clara, Matanzas y los azules, que comenzaron esta segunda fase de la Serie Nacional en la cima de la tabla de posiciones. El triunfo 2-1 de Holguín se unió al de Artemisa 2-1 sobre Matanzas, Villa Clara 2-1 sobre Isla de la Juventud y la barrida de los pativerdes sobre un Santiago de Cuba cuyo mentor debió haber solicitado un abridor en su primera selección.

9 comentarios

De acuerdo con casi todo lo que dices Reinaldo, menos con eso de que fue excesivo tirarse al terreno, a mi en particular me gustó ver toda esa alegría al final del encuentro, gran momento, ya se seguirá peleando por meternos entre los 4 primeros.

De acuerdo completamente contigo en lo que dices de las indisciplinas cometidas, hasta cuando lo de los cucuruchos de maní, me daba pena mirar el terreno que parecía un basurero ya en el 5to ining. Esto demerita en gran medida a nuestra afición que consideramos la mejor del país, pero que dejó mucho que desear en este sentido.

jajajaja Rey DESASTROSO FUE EL ARBITRAJE TANTO PARA UNO COMO PARA OTRO EQUIPO. Y VARGAS NI HABLAR

Sin que me tilden de antidustrialista, para mí lo más negativo fue la actitud de Vargas, espero que ahora lo critiquen con la misma intesidad que a Victor Mesa, porque lo que hizo no tiene nada que envidiarle al director de Matanzas… esperemo a ver. Excelente trabajo Rey, un abrazo

Raulito, realmente la actitud de Vargas, que se vio tanto beneficiado como perjudicado con las decisiones del árbitro de home y de primera base, deja mucho que desear. A esa hora, sabiendo que te ha tocado el extremo cómodo un par de veces en el juego, tienes que callar. Pero bueno, se ve clarito cómo ofendió al principal, que errado o no, es una autoridad.
Un saludo

La pregunta es, Rey, qué hacía Vargas sentado en el banco de Industriales el sábado en Latino, ejerciendo plenamente sus funciones como director. ¿Acaso la sanción mínima por una expulsión no es un juego fuera del equipo? E imagino que con todas las palabrotas que le gritó al árbitro la pena sea mayor, aunque seguro los industrialistas defenderán aquello de que “Víctor Mesa hizo lo mismo o peor, y no le pasó nada”. En fin, que si seguimos así, cada día nos pareceremos más a una liga de circo….Abrazo

Eso es un misterio, pero supongo que se lo hayan dejado pasar… después de todo, las sanciones no son iguales cuando se trata de “privilegiados” o “apestados”. Por ejemplo a Ángel Sosa le “pasaron la cuenta” por lo que hizo en el Latino, a Iday Abreu lo suspendieron el año pasado y no pudo estar en el banquillo el día que Villa Clara despidió a los Elefantes de las postemporadas tal vez por un par de décadas por venir… pero bueno, las cosas NO son parejas, punto.

Así mismo, más claro ni el agua. Y Vargas, por si fuera poco, no solo tiene a la intimidante afición habanera a su favor, sino también todo el respaldo de la mayoría de la prensa nacional que es pro-industrialista

Amigo Reinaldo. Este año no habrá revista con Resumen Anual del 2013? Gracias y Felicidades por su trabajo

Sí que habrá, pero saldrá a mediados de febrero. Un saludo y gracias

Exponga su opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: