Yuniesky Betancourt también se va para la Tierra del Sol Naciente

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Por Reynaldo Cruz

Resulta aún extraño que los federativos del béisbol japonés (NPB: Nippon Professional Baseball) aún no hayan contactado —que sepamos, claro está— con los del béisbol cubano, sobre todo cuando están ya contratando, estimulados por los logros del veterano matancero Michel Abreu, a peloteros cubanos con experiencia en circuitos profesionales de Estados Unidos y países latinos. Yuniesky Betancourt (apodado Riquimbili en Cuba), quien firmó un contrato de 100 millones de yenes por un año con los Orix Buffaloes, es el último de los antillanos que llega a la tierra de los samuráis, las katanas y el sake.

A Betancourt, de casi 32 años de edad, le antecedieron este año el pinareño Juan Miguel Miranda, quien firmó con el Hokkaido Nippon Ham Fighters (el mismo equipo en el que juega Michel Abreu, líder en jonrones en la Liga del Pacífico con 31); el ex industrialista Bárbaro Cañizarez, fichado por los Fukuoka Softbank Hawks; y el camagüeyano Leslie Anderson, quien fue atrapado nada menos que por los Yomiuri Giants.

El éxito de Abreu, seleccionado en el equipo ideal (Best Nines) como el mejor bateador designado de Japón, provocó que los clubes nipones se lanzaran a la caza de cubanos, algo que había parado tras la pobre actuación del estelar Omar Linares (quien llegó a Japón muy desgastado y ya en el ocaso de su carrera y jugó tres temporadas: 2002-2004) y el breve espacio de Juan Carlos Muñiz (2010).

El villaclareño Betancourt, quien en su época de Series Nacionales jugó en la intermedia haciendo combinación con el estelar Eduardo Paret. Su debut en la MLB fue con los Seattle Mariners, en 2005, y ha jugado además con los Kansas City Royals y los Milwaukee Brewers. En nueve temporadas compila para .261, con 1057 imparables distribuidos en 218 dobles, 29 triples y 80 cuadrangulares, con 437 anotadas y 457 empujadas.

En su última temporada con los Cerveceros, jugó mayormente primera base y tercera base, aunque también incursionó en segunda base, el campo corto y hasta los jardines. Sin embargo, reportes recientes afirman que pidió jugar en la antesala, mientras que también dan cuenta de que los Búfalos podrían utilizarlo en la inicial. Aunque no estará al inicio del campo de entrenamiento, Yuniesky debe llegar a Japón a finales de febrero para incorporarse a su nuevo equipo.

Ahora suman cinco cubanos los que participarán en la NPB en 2014, la cifra más alta de la historia (no hay evidencia de que hayan participado dos jugadores de la Mayor de las Antillas al mismo tiempo), aunque aún no haya habido conversaciones con la Comisión Nacional de Béisbol —incluso cuando muchos jugadores tienen cifradas sus esperanzas en tomar parte en esta liga.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: