Ken Griffey Jr y Barry Larkin… caminando por La Habana

Griffey Jr (izquierda) y Larkin, caminando por La Habana. (Foto: Raúl Pupo)

Griffey Jr (izquierda) y Larkin, caminando por La Habana. (Foto: Raúl Pupo)

Por Reynaldo Cruz

Este es uno de estos días en los que uno puede lamentarse verdaderamente de que exista algo tan cruel como el “fatalismo geográfico”, algo que no me permitió estar en La Habana en el momento en que dos de los más grandes, más venerados, más gigantescos, más monstruos entre los monstruos en la historia del béisbol de Grandes Ligas estuvieron en la capital cubana: Ken Griffey Jr y Barry Larkin.

No tengo que decir cuánto venero (o cuanto todos veneramos) a estos dos atletas, grandes entre los grandes. A Larkin, miembro del Salón de la Fama de Cooperstown desde 2012, pudimos verlo dirigiendo a Brasil en el último Clásico Mundial de Béisbol, mientras que a Griffey, autor de 630 batazos de cuatro esquinas en la MLB, pudimos verlo jugar en el primero de estos torneos, celebrado en 2006.

Griffey Jr, conocido por muchos como Junior, The Natural, y The Kid, irrumpió en el mundo de la Gran Carpa a la edad de 19 años en 1989, y ya en 1993 era considerado uno de los mejores del Big Show. Junto con su padre, ya había establecido un hito que parece imposible en el béisbol moderno: fueron los primeros padre e hijo (y los únicos hasta hoy) en dar cuadrangulares consecutivos (bateaban seguidos en la alineación) en un juego de MLB, un hecho que más que habilidad, resalta lo espectacular y lo mítico. Junior parecía destinado a romper todos los récords ofensivos del béisbol, incluyendo la legendaria marca de 755 cuadrangulares en poder de Henry Aaron, pero las lesiones comenzaron a perseguirle, y terminó su carrera con 630 batazos de vuelta completa, a más de un centenar de los alcanzados por The Hammer. Por su amistad con Barry Bonds, supo de primera mano lo que éste intentaba hacer, tras la monstruosa temporada de Mark McGwire y Sammy Sosa, inyectados con quién sabe cuántas cosas, pero esto no le hizo quebrar, y prefirió las dolencias, la carrera terminada, a la ignominia y la deshonestidad. Fue el primero en usar el #42 en el Día de Jackie Robinson.

Larkin, por su parte, es más recordado por su ofensiva en el campo corto que por su defensa, aunque en honor a la verdad, tuvo que compartir etapas con Ozzie Smith, alguien que tampoco necesita presentación. En 18 temporadas, todas con los Cincinnati Reds, fue ganador del Bate de Plata en nueve ocasiones, y pese a la sólida competencia que tenía, se agenció el Guante de Oro tres veces. Su rendimiento fue clave para que su equipo se coronara en la Serie Mundial de 1990, y siempre se vio concentrado en el terreno, además de mantenerse de manera permanente como un líder para su equipo, por su nivel de juego y por la forma en que jugaba.

Michel Contreras, en Cubadebate, tuvo la suerte y el privilegio de estar allí, y reseñó lo vivido:

Todos desesperaban por darle la mano al pelotero que mereció calificativos como El Natural, entre sorprendidos, felices y admirados. El espontáneo líder del grupo, que se multiplicó enseguida como los hormigueros, dedicó entonces unas palabras a Larkin, y casi apenado, le confesó: “Pero Griffey era mi ídolo”. Sonriente, Larkin le contestó: “And mine too” (Y el mío también).

No estuve allí, es cierto, pero tanta ha sido la alegría de saber que dos de mis peloteros favoritos, a quienes nunca pude ver jugar en la MLB, estuvieron en mi país. Me alegro además infinitamente por todos los que lograron estrechar su mano y llevarse a casa un autógrafo como trofeos que guardarán por siempre. Maldigo mi suerte, repito… ha sido uno de esos días.

Exponga su opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: