53 SNB: Alerta de Tsunami en ciénaga de Cocodrilos

Pinar del Río logró lo que parecía imposible y enfrentará a Matanzas. (Foto: Granma)

Pinar del Río logró lo que parecía imposible y enfrentará a Matanzas. (Foto: Granma)

Por Reynaldo Cruz

Muchos dieron por segura la victoria de Industriales sobre Pinar del Río en el play off semifinal, y ¿cómo culparlos luego de una ventaja de 3-1 para los azules? Sin embargo, una vez más la famosa y aparentemente descabellada frase de Yogi Berra “It ain’t over ‘til it’s over” (No se acaba hasta que se acaba) se hizo presente y los Vegueros sacaron del congelador un boleto a la gran final, dejando sin aliento a los poderosos Industriales, y mandando una señal de alerta al mejor conjunto de la temporada, los Cocodrilos de Matanzas.

Lo cierto es que luego del desafío en que todos esperaban que Pinar del Río pusiera el play off 2-3 por la presencia de Yosvani Torres, Alfonso Urquiola envió a la lomita a su inusual relevista de ese encuentro, Julio Alfredo Martínez Wong, quien maniató a los azules… entonces llegó el séptimo encuentro.

Es muy difícil superar un 1-3, pero más difícil es recuperarse de estar delante 3-1 y ver como se pone el play off 3-3. La autoestima baja un poco, como también puede haberlo hecho la confianza, mientras el biorritmo de los pinareños puede haber aumentado ostensiblemente luego de haberse visto casi perdidos y recuperarse de ese modo.

Fue entonces que, para el juego decisivo—en el que Urquiola fumaba un tabaco y Lázaro Vargas comía maní, aparentemente ambos para liberar tensiones—, los pinareños se fueron con Erlys Casanova y los azules se fueron con Vicyohandri Oselín.

Pese a haberse presentado con algo de desconcentración (cometió par de balks, incluyendo uno por haberse virado a primera base con corredor en segunda), Odelín volvió a verse dominante, dando muestras evidentes de que los años no han pasado por gusto, y que tiene aún combustible en el tanque.

Sin embargo, nuevamente William Saavedra produjo en situaciones de presión, y le pegó cuadrangular (estuvo dándole fuerte a la bola casi todo el tiempo) en el cuarto inning.

Mientras tanto, los azules amenazaban una y otra vez, y Casanova salía a flote en cada una de ellas, ayudado por la mecánica defensiva de su equipo, el imprudente corrido de bases de los azules y una decisión arbitral: en el tercer inning, con Yoandry Urgellés en la antesala, Stayler Hernández pegó un elevado al izquierdo, que no tenía mucha profundidad. Urgellés se lanzó en pos del plato, y el tiro del jardinero izquierdo Andrés Quiala venía sin mucho tiempo, pero Casanova se interpuso, realizó un excelente corte y un mini-tiro de relevo (estamos hablando de menos de 40 pies) a la mascota de Lorenzo Quintana, quien tocó al corredor a tiempo para poner fin a la entrada. El otro evento se produjo en el quinto, cuando Yasmani Tomás trató de anotar desde segunda con un roletazo a segunda; el tiro llegó con tiempo, pero Tomás se deslizó por debajo de Quintana. Sin embargo, el árbitro Elber Ibarra cantó out (en una jugada bastante cerrada, pero además arriesgada en extremo).

La carrera de la tranquilidad (que después demostró ser más que necesaria) llegó cuando Yosvani Peraza recibió boleto y fue sustituido por Randy Arrozarena, quien avanzó a segunda por toque de bola de Andrés Quiala. Osniel Madera pegó infield hit por tercera y David Castillo (nuevamente a la hora importante) pegó hit que trajo la segunda.

Sin embargo, Industriales no iba a irse sin dar pelea. Yulieski Gourriel fue transferido por el relevista Liván Moinelo, y éste fue sustituido por Vladimir Gutiérrez. Lourdes Y. Gourriel pegó sencillo al centro y tras la llegada del segundo relevista de la entrada Isbel Hernández, Rudy Reyes trajo la primera con cohete por el left. Yasmani Tomás elevó al centro que llevó a Lourdes Jr. a la antesala, y luego Yoandri Urgellés cayó en elevadod e foul por tercera y Raiko Olivares se fue en línea al izquierdo. Game over.

Erlys Casanova se apuntó el triunfo con seis entradas, seis hits y seis ponches (GSc: 63), mientras que a Odelín le hicieron dos limpias en seis y un tercio, con seis hits, dos ponches y un boleto para cargar con el revés. Isbel Hernández, como es obvio, se apuntó el rescate.

De este modo, Pinar del Río es el segundo finalista y tendrá que enfrentar hoy (con apenas un día de descanso que fue más bien de traslado) al aparentemente invencible equipo de Matanzas. La gran final está ya andando…

2 comentarios

Creo que la final está dura, Matanzas tiene un equipo (Como equipo) fuerte, ha sabido aprovechar ultimamente (VM32) todas las oportunidades y fabricar victorias, aunque nunca han podido ganar holgadamente, siempre en una gran lucha táctica que hasta ahora les ha favorecido. Por otra parte PR tiene un gran equipo sin dudas y su punto débil ha sido ultimamente el mal momento de sus peloteros, pero al cierre con Industriales lograron superarlo y eso los hace renacer como trabuco (Baños aparte en el pitcheo y Quintana-Peraza en el bateo), muy bien por Saavedra y Quiala. Ambos tienen en el catcher un más menos que más y PR mejor pitcheo sin dudas.
Arriesgo mi pronóstico por PR si logra mantener los ánimos arriba y como dios ayuda a los desprotegidos también ayudará a Pinar que de entrada ya le amputaron un día de descanso.

tsunami no

Exponga su opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: