Hace 40 años: El día que Hank Aaron hizo historia

Aaron dispara el 715. (Foto: Harry Harris)

Aaron dispara el 715. (Foto: Harry Harris)

Por Reynaldo Cruz

Era el primer juego de home club en el Atlanta Fulton County Stadium, y más de 50 mil fanáticos aparecieron, expectantes. Estaba lloviznando, pero él no podía sentirlo. Miraba, con calma, “como una cobra” a Al Downing hacer sus movimientos. Con 714 jonrones, Henry Louis Aaron (Hank Aaron para la mayoría de la gente) estaba en aquel entonces empatado en la cima de por vida con nada menos que Babe Ruth, el pelotero más fotografiado, amado de una franquicia que no era otra que los New York Yankees. Era solo cuestión de tiempo para que hubiese un nuevo Rey del Jonrón de todos los tiempos en las Grandes Ligas. Tras dos lanzamientos, en la cuenta de una bola, Aaron rechazó un envío de Downing y la envió hacia el bullpen de los Braves, donde sus compañeros de equipo esperaban.

Apenas salió el batazo, Dusty Baker, en el círculo de espera, levantó la mano señalando que el batazo se había ido. Los Dodgers de Los Ángeles le saludaron con respeto, dos jóvenes fanáticos corrieron a su lado, lo abrazaron y lo saludaron, antes de ser capturados por la seguridad del estadio.

Aaron siguió su carrera, en busca del home, de los brazos de su madre Estella, de sus compañeros.

Tom House, lanzador de los Bravos de Atlanta, quien capturó el jonrón del otro lado de la cerca, se acercó para devolverle la pelota a Henry y se quedó sorprendido de ver lágrimas en sus ojos. Aaron acababa de hacer añicos una de las marcas más importantes, legendarias y emblemáticas de la historia: los 714 vuelacercas conectados por el Bambino.

Henry sufrió todo tipo de amenazas, incluso contra su vida, sobre todo debido al hecho de que se trataba de un negro rompiendo el sagrado récord de un jugador blanco. Desde cartas hasta llamadas telefónicas, sin embargo, cuando el ansiado No. 715 apareció, nadie le hizo daño.

Tal vez la significación histórica de este momento fue mejor retratada por el narrador de los Dodgers Vin Scully:

Qué momento más maravilloso para el béisbol. Qué momento más maravilloso para Atlanta y el estado de Georgia. Qué momento más maravilloso para el mundo. Un negro está recibiendo una ovación en el Sur por haber roto el récord de un ídolo del béisbol de todos los tiempos. Y es un gran momento para todos nosotros, y particularmente para Henry Aaron.

Henry terminó su carrera con 40 cuadrangulares más que los que ostentaba ese día (755), primero de todos los tiempos hasta el momento en que Barry Bonds lo destronó.

Para muchos, la marca de Aaron sigue siendo la legítima, pues la impuesta por Barry Bonds tiene consigo el estigma del dopaje. “El Martillo” no cree mucho en esas cosas, su grandeza es tan grande que él prefiere que a Bonds se le dé el respeto que merece por haber pegado tantos cuadrangulares.

Primero (espiritualmente) o segundo (por números), Aaron es sin dudas uno de los mejores peloteros que se ha parado en un terreno de béisbol de cualquier liga del planeta… y hoy hace 40 años, se aseguró de que todos lo supieran.

Videos:

El jonrón del empate (No. 714):

El del Nuevo Rey (No. 715):

Narración de Vin Scully del 715:

Exponga su opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: