53 SNB: Pinar del Río delante en un play off no apto para… no se sabe qué

Osniel Madera se sienta en el home a disfrutar su jonrón que decicidió el juego. (Foto: Ismael Francisco/Cubadebate)

Osniel Madera se sienta en el home a disfrutar su jonrón que decicidió el juego. (Foto: Ismael Francisco/Cubadebate)

Por Reynaldo Cruz

Me gustaría saber si alguien se atreve a decir que tiene un pronóstico sobre quién se coronará campeón de la LIII Serie Nacional de Béisbol, una vez que las escuadras que discuten el título, Pinar del Río y Matanzas, choquen nuevamente en el Estadio Victoria de Girón, después de un fin de semana en que hubo de todo, y en el que la estrategia, las imprecisiones defensivas, los relevos sólidos y los batazos oportunos estuvieron a la orden del día. Normalmente se diría que este play off es no apto para cardíacos, pero realmente no me atrevo a decir para qué o para quiénes no está apto este duelo, convertido de la noche a la mañana en un cachumbambé endemoniado, imposible de predecir.

Es una verdadera suerte que no sea fanático de ninguno de los dos equipos, porque en realidad no sé cómo habría reaccionado ante la victoria o la derrota del sábado o el domingo (dependiendo de si soy rojo o verde). Trato de imaginar lo emocionante que debe haber sido la remontada, o lo frustrante que debe haber sido ver desvanecerse una victoria que parecía casi segura.

Ya es comprensible para muchos porqué son estos dos equipos los que discuten el título nacional. Matanzas, el equipo más estable del campeonato, productivo hasta el punto de ser letal en las entradas finales; Pinar, uno que derrocha garra, que juega al béisbol con total alegría. Por sí o por no, este fin de semana SIN DUDAS ha sido uno de los más emotivos que se han vivido en Cuba en materia de campeonatos nacionales de béisbol.

El It ain’t over ‘till it’s over de Yogi Berra fue quien mandó en los dos encuentros de sábado y domingo, totalmente cargados de emociones, tensión y espectacularidad.

Nadie se atreve ya a vaticinar nada, pues luego de que Pinar del Río se acomodara en ventaja de 2-1, con Yosvani Torres en la lomita (lució INMENSO, y esta palabra tiene que ir en mayúsculas, negritas y con un color distinto), llevando un juego perfecto hasta la séptima entrada, todo pintaba de verde. Entonces, de golpe y porrazo, como por arte de birlibirloque, una ventaja de tres carreras se hizo agua cuando los Cocodrilos mordieron a cuentagotas en el séptimo, octavo, noveno y décimo innings, ante Torres y Julio Alfredo Martínez, para vencer a los Vegueros 4-3 e inclinar la balanza de pronósticos a favor de los yumurinos, pues anímicamente, las tenían todas de su lado.

Sin embargo, estos pronósticos se hicieron añicos como un jarrón de porcelana golpeado por una Mizuno 150 a 90 millas por hora apenas 24 horas después.

Todo pareció ser de Matanzas durante casi todo el quinto partido, donde se pusieron de manifiesto algunas imprecisiones defensivas por parte de la línea central pinareña (errores de short, segunda y receptor) y con una ventaja de tres carreras en la novena entrada, demostraron que lo que le hicieron al equipo de Holguín no fue casualidad y sacudieron a Yoanni Yera para empatarle el encuentro a la hora de recoger los bates. No obstante, Víctor Mesa, totalmente cambiado en estos dos últimos encuentros, impedía que la del gane cayera en la décima, mandando el famoso “librito” a la basura al optar por la arriesgadísima jugada de transferir intencionalmente a William Saavedra con hombres en primera y segunda, una estratagema que a todas luces se ve imprudente, pero lo mantuvo a salvo por el momento, pues Dayron Hernández falló en duro rolling bien fildeado por Yurisbel Gracial para poner fin a la entrada.

Llegó entonces el undécimo episodio, y con él el jonrón walk-off de Osniel Madera ante Alexander Bustamante (el mismo que apagó la luz en el inning anterior), quien cayó sentado al haber descargado toda su fuerza en ese swing.

Son estos momentos que nos recuerdan lo hermoso que es el béisbol, lo lleno de emociones que puede ser y lo impredecible que se torna por momentos. Se han jugado dos partidos que en mi opinión son candidatos a lo mejor que se ha visto en materia de finales, donde la estrategia, el juego de ajedrez, el movimiento de jugadores y el manejo del pitcheo tuvieron una alta dosis de protagonismo.

Prepárense, que el sexto y séptimo partido (difícil dudar que no se vaya a siete) serán de tensión excesiva.

Solamente hay un grupo de cosas que pueden predecirse: El director que será campeón fue un gran jugador de Series Nacionales y equipos Cuba, y además ha dirigido a más de un equipo en Series Nacionales, ha dirigido en el extranjero y ha dirigido el equipo Cuba al menos en una ocasión en los últimos cinco años; al menos un tunero, un granmense y un avileño serán campeones; un pelotero con series nacionales jugadas para el equipo de Guantánamo será campeón; el mejor lanzador de su mano en la campaña será campeón; al menos un receptor con participación en Clásicos Mundiales de Béisbol será campeón; un receptor humillado recientemente en el tope contra el Equipo Universitario de Estados Unidos será campeón; un pelotero llamado Lázaro Blanco será campeón, la provincia campeona tiene en su historial un pelotero con cuatro jonrones en un partido. Tranquilos, no estoy dando pronósticos, estoy simplemente exponiendo hechos que se cumplirán sin importar quién gane. Curioso, ¿verdad?

Juego del sábado: Matanzas 4, Pinar del Río 3 (10 innings)
Yosvani Torres llevó el juego perfecto hasta el séptimo inning, perdió el perfecto, el cero-cero y la lechada y se fue después de dos carreras, mientras que William Saavedra pegaba jonrón y la defensa yumurina hacía aguas en la sexta entrada. Sin embargo, Matanzas montó una escaramuza en cada una de las tres entradas finales y empató el juego en el noveno (la carrera del séptimo llegó por elevado de sacrificio, la del octavo por rolling al cuadro y la del noveno por infield hit), para fabricar otra en el décimo por wild pitch de Julio Alfredo con Yasiel Santoya en tercera —aunque el triple de Ariel Sánchez habría traído la anotación de todos modos. Ariel Sánchez, Eriel Sánchez y José Miguel Fernández pegaron par de inatrapables cada uno por los vencedores, mientras que por los derrotados pegaron par de imparables Donal Duarte, Yosvani Peraza y Lorenzo Quintana. Félix Fuentes, de relevo, se apuntó el triunfo, mientras que Julio Alfredo Martínez cargaba con la derrota.

Juego del domingo: Pinar del Río 9, Matanzas 8 (11 innings)
Ninguno de los dos abridores aguantó mucho en este encuentro, en el que ambos mentores utilizaron a 47 jugadores (26 Pinar por 21 Matanzas, aunque uno, Yoelkis Cruz, no tuvo actuación que vaya a su récord). Urquiola movió a los relevistas que tenía (casi ninguno, por cierto), pero su equipo, diezmado a la ofensiva por los cambios hechos sobre Yosvani Peraza y Lorenzo Quintana, armó un rally de tres carreras en la novena entrada para empatar el encuentro. Yaifredo Domínguez (ganador) trabajó tres entradas de manera impecable y Alexander Bustamante (derrotado) también lo hizo, pero Osniel Madera (de 5-2, 2 CI) pegó jonrón en el capítulo once y dejó al campo a los matanceros para poner la Serie 3-2 a favor de Pinar. Dainier Moreira (de 5-3, 3 CA, CI), Eriel Sánchez (de 4-2, 2B, 2 CI), Yadiel Hernández (de 3-0, 2 CI) y Yasiel Santoya (de 1-0, 2 CI) lideraron el ataque de los Cocodrilos, mientras que por los ganadores se destacaron, además de Madera, Roel Santos (de 5-3, 4 CA), David Castillo (de 5-3, 2 CA, CI) y William Saavedra (de 3-1, CA, 2B, 3 CI).

4 comentarios

Buenos dias Reynaldo, yo soy y sere industrialista pero en esta porfia soy pinareno como la inmensa mayoria del pueblo cubano, de los cubanos de dentro y de fuera de la isla. Sobra decir que nadie tiene nada en contra de la provincia Matanzas ni en contra de los matanceros. El sentimiento de repudio y desprecio del pueblo es contra Victor Mesa y las razones son archi conocidas. Saludos

Buenos días Reynaldo:

Bueno, yo diría que ese fue uno de los juegos de pelota más mediocres que he visto por ambos conjuntos, lo digo porque ambos equipos dejaron ver las flaquezas que tiene el béisbol cubano en el pitcheo. Es increíble que no aparezca un pitcher capaz de tirar strike en la pelota cubana, Yo estoy viendo constantemente las MLB y la verdad es que estamos a años luz de un pitcheo que se respete, pero hay otro elemento que llama la atención y es la preparación psicológica de los atletas, la verdad es que en el terreno se ve que los psicólogos no están haciendo un buen trabajo o si lo están haciendo no lo están basando en estudios de casos de la vida real que le permita a ese atleta descubrir o reencontrarse con sus potencialidades y la de sus ídolos; si es que los tienen. En fin, un desastre.

Si yo estuviese en Cuba, manana me iba a Matanzas para apoyar a Pinar desde las gradas. Arriba industrialistas, villaclarenos, cienfuegueros acompanen a los pinarenos en el juego decisivo de esta serie 53. Saludos

aunque ambos equipo han derrochado coraje la historia y sabor de pinar del rio disfrutaran la victoria

Exponga su opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: