A pesar de Jackie Robinson, el racismo aún existe en Estados Unidos

El #42 debería usarse también por dentro (Foto: Steve Mitchell/USA TODAY Sports)
El #42 debería usarse también por dentro (Foto: Steve Mitchell/USA TODAY Sports)

Por Reynaldo Cruz

De tercera a primera, elevado al jardín izquierdo, rolling para doble play (short-segunda-primera), toque de sacrificio, llega a segunda por error del torpedero y anota carrera. Este fue el resultado del primer juego en que participó Jackie Robinson, el 15 de abril de 1947, con los Brooklyn Dodgers ante los Boston Braves, poniendo fin a la segregación que impedía que los peloteros de la raza negra jugaran en Grandes Ligas. Robinson entró al terreno llevando el número 42 en su espalda, jugó la primera base y apareció como segundo en la alineación.

Muchas cosas tuvo que pasar Robinson en la Gran Carpa, desde las vejaciones sufridas en los terrenos de juego, las humillaciones que pasó fuera de estos en hoteles y restaurantes, hasta los rechazos de incluso algunos de sus compañeros de equipo, mientras se veía obligado a “ofrecer la otra mejilla”.

Jackie Robinson había tenido una reunión con el visionario y ambicioso ejecutivo que lo trajo a Brooklyn, Branck Rickey, quien le prohibió reaccionar ante las ofensas. Cuando Robinson le preguntó si buscaba a un hombre sin valor para responder los golpes, Rickey le dijo que lo que buscaba era a un hombre “con valor para no responder”.

Debido a esto, Robinson se vio obligado a aprender estrategias como sacar el pie de primera base luego de recibir la pelota (algunos corredores se lanzaban con sus spikes “en busca de las piernas del negro”), aplicar varias técnicas de evasión para evitar ser golpeado por alguna recta. Pero la mejor forma en que Jackie podía responder a todas las agresiones era sin dudas como lo hacía: era un caballero en el terreno, era un caballero fuera de él, y toda la energía y la ira eran canalizadas a través de su agresividad y su forma alegre de jugar al béisbol, tocando la bola, corriendo duro de home a primera, robando bases, robándose el plato…

Tanto fue su éxito en su primera temporada (bateó .297, con 125 carreras, 175 hits, 12 jonrones, 48 empujadas y fue líder en bases robadas con 29 y en sacrificios de toque con 28) que fue seleccionado Novato del Año de la Liga Nacional (primer novato del año), premio que hoy lleva su nombre. En total jugaría 10 temporadas en las que compiló .311 con 1518 imparables, 137 jonrones, 197 bases robadas, un título de bateo (.342 en 1949) un premio al Jugador Más Valioso de la liga 1949, seis Juegos de Estrellas (1949-54) y un título de Serie Mundial (1956), todo con los Brooklyn Dodgers.

Poco tiempo después, varios equipos comenzaron también a integrarse, y los peloteros de la raza negra, incluso latinos, comenzaron a conquistar el corazón de Estados Unidos.

En 1997, con motivo del 50 aniversario de su entrada a las Mayores, el número 42 de Jackie fue retirado y solamente a los jugadores que lo llevaban en ese momento se les permitió utilizarlo. Mariano Rivera, el último de ellos, se retiró el pasado año.

No obstante, en el Día de Jackie Robinson de 2007, Ken Griffey Jr. le solicitó a Rachel Robinson permiso para utilizar el número 42 en su uniforme, iniciativa que se extendió a todos los clubes, y que se cumplirá hoy, cuando todos los jugadores de cada equipo salgan al terreno llevando el 42 en sus espaldas y sin apellido.

Pero la historia del racismo en el béisbol nunca acabó con Jackie Robinson, pues en 1974 muchos supieron de la persecución que sufrió Henry Aaron cuando se aprestaba a romper el récord de jonrones de por vida en manos de Babe Ruth. Se trataba de una de las marcas más sagradas del béisbol, impuesta por el paradigma de pelotero que tenía la sociedad blanca norteamericana, y que estaba a punto de caer en manos de un pelotero que además había jugado en Ligas Negras. Sin dudas, a nadie le hacía gracia.

Aaron pasó tal vez por lo mismo que Robinson ese año, un racismo desenfrenado y hasta amenazas en contra de su vida. El buzón de los Bravos de Atlanta y de Hank Aaron en particular se llenó de hate mail (correos agresivos y amenazadores) pero el 8 de abril de 1974, hace poco más de 40 años, y casi 27 años después de que Robinson rompiera la barrera de color, disminuyeron.

Sin embargo, una reciente entrevista de Henry Aaron, en la que declaró que “no mucho había cambiado”, disparó los comentarios de un fanático que profirió varios comentarios groseros y racistas. En su entrevista, Aaron solamente había declarado que sería tonto pensar que no existe aún el racismo en Estados Unidos, al tiempo que se lamentó por su buen amigo el Presidente Barack Obama (primer afroamericano en convertirse en inquilino de la Casa Blanca) y las frustraciones que tiene que pasar.

Todo parece indicar que Aaron tenía razón cuando afirmó que no había habido muchos cambios. Incluso, una estatua de Robinson fue vandalizada el pasado año, demostrando que hay aún quienes consideran que violó la “pureza del juego”, por lo que es bien claro que el panorama sigue estando complicado para los peloteros negros de las Grandes Ligas, igual que para algunos latinos, pues recientemente algún scout comentó que un equipo lleno de latinos estaba destinado al fracaso, algo que habla a las claras de lo mucho que los menosprecian.

Hoy, muchos se aprestan para vestir el número 42 en sus uniformes y rendir tributo a un hombre que, como dijeron unos cuantos de sus ex compañeros de Ligas Negras “era el único de nosotros que podía haberlo hecho”, y sería bueno que el resto de la sociedad honrara a Robinson, sin ponerse ningún uniforme con ningún número, sino respetando a cada ser humano por lo que es.

Exponga su opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s