53 SNB: Vuelve a azotar el Tsunami Verde, ¡Pinar del Río Campeón! (+Fotos)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por Reynaldo Cruz

Sigue lleno el Estadio Victoria de Girón, a pesar de la desventaja de tres carreras para los locales matanceros. Los Cocodrilos han colocado dos hombres en circulación, pero ya Lázaro Herrera se dejó cantar el tercer strike y Dainier Moreira adelantó a los corredores con rolata lenta por segunda. En la caja de bateo, Ariel Sánchez, desbordado con el madero, autor de un doble que empujó la primera de los yumurinos en el encuentro, y totalmente determinado a hacer un swing para buscar las gradas, pero la curva de Vladimir Baños —segundo relevista que utilizó el mentor Alfonso Urquiola— queda totalmente fuera de su alcance, y Pinar del Río logra coronarse campeón de la 53 Serie Nacional, echando por tierra todos los pronósticos y descuartizando los sueños de los matanceros, que esperaban lograr el título luego de una campaña de ensueño.

Parecía que la cosa pintaba para los yumurinos, pues luego de la primera carrera de los pinareños por boleto a Roel Santos y triple de David Castillo ante un Joel Suárez que fue extraído del box en el mismo primer inning en beneficio de Yoelkis Cruz, los matanceros reaccionaron con hit de Dainier Moreira, doble de Ariel Sánchez y dos errores que pusieron el marcador 3-1 a su favor. Las señales del universo, con ese ataque desmedido en el primer inning, apuntaban que Yosvani Torres, luego de no haber podido ganar un partido en el que retiró por su orden a 19 bateadores, tampoco encontraría la suerte en este encuentro.

Sin embargo, el Jugador Más Valioso de la campaña regular recuperó la compostura y sus malos momentos se limitaron a ese primer inning y el jonrón de dos carreras de Eriel Sánchez en el sexto episodio.

Por otro lado, sus compañeros le producían: pelotazo a Lorenzo Quintana en el cuarto, segudo de sencillos de Osniel Madera, Luis Alberto Valdés y Andrés Quiala pusieron el partido 3-2.

La vuelta al marcador la provocó un racimo de cinco en el principio del sexto inning, que fueron rematadas por grand slam —ofialmente, Víctor Mesa DETESTA esa palabra, pues se le han escapado dos finales consecutivas con jugadas similares— de Luis Alberto Valdés ante Félix Fuentes, mientras que Lorenzo Quintana clavaba la puntilla de manera categórica cuando a su equipo le faltaban tres outs defensivos para la corona, con enorme vuelacercas por encima del techo ante Carlos Juan Viera.

Una vez que llegó a 100 lanzamientos, Alfonso Urquiola fue hacia el box y trajo a ¿Julio Alfredo Martínez? ¿Vladimir Baños? ¿Erlis Casanova? Noooo, nada menos que a Vladimir Gutiérrez, el novato del año, quien ya le había sacado la cara en este play off.

Gutiérrez se mofó totalmente de su edad, de su inexperiencia, de su juventud aunque en el noveno inning recibió par de inatrapables que forzaron a Urquiola a traer a Vladimir Baños

Torres logró por fin ganar un juego en la Gran Final y a pesar de la defensa errática de su equipo en un inicio, dieron vuelta al marcador ante una desconcertada multitud que aún no logró llenar el Estadio Victoria de Girón, pero que se mantuvo fiel a la causa hasta el último out, aunque los gestos de algunos fanáticos tras el jonrón de Luis Alberto Valdés parecieron dar muestras de que no se confiaba en el equipo. Curiosamente, en tres encuentros jugados en el Estadio Victoria de Girón para esta gran final, nunca se llenó totalmente la instalación beisbolera de manera tal que fuese imposible entrar. Siempre hubo claros en los graderíos, ¿no es acaso esto una mala señal?

Para muchos anti-Victor-Mésicos (me acabo de inventar ese término, y si alguien ya lo ideó, pido disculpas por habérselo robado) se trata de “justicia divina”, pues el camino de los Cocodrilos hacia el título estuvo lleno de varias polémicas que en el curso del campeonato —e incluso antes de su inicio— afectaron a uno o más conjuntos. Sin embargo, nadie puede restar el mérito donde lo hay —y esto dista de ser una apología a Víctor Mesa, pues no es santo de mi devoción—, pues en tres años, el mentor de los yumurinos ha logrado un tercer lugar y dos segundos, y en esta ocasión estuvo aún más cerca de tocar el cielo. Sin embargo, su hándicap radica tal vez en descargar demasiada presión sobre sus jugadores, que solamente parecían divertirse cuando estaban arriba y con ventaja holgada, o cuando se pegaban en un marcador. La mentalidad o filosofía de “tenemos que ganar” es positiva, pero todos los excesos son malos… el béisbol es un deporte, un juego, y el principio debe ser divertirse. La victoria es importante, pero a la vez circunstancial, hay que jugar bien para lograrla, y en esto el estado de ánimo desempeña un papel fundamental.

Nuevamente se le escapa un cetro de las manos a VM32, y su balance como mentor en finales descendió a un anémico 3-16. ¿Será que pierde la magia luego de haber llevado a los equipos tan lejos, o que en medio de sus mismos métodos —criticados y alabados— incapacita psicológicamente a sus jugadores para “ganar el bueno”?

Fue Alfonso Urquiola, por otro lado, ese “viejo zorro” que apostó tal vez demasiado por lo tradicional, dando confianza a sus hombres (sobre todo los del box) cuando se la pedían, optando por dejar a un lanzador decidir el encuentro por la excelente actuación que había tenido, corriendo el riesgo de que se le fuera el partido de las manos. Así lo hizo en un encuentro que perdió, con Yosvani Torres, pero así lo hizo hoy con Vladimir Gutiérrez, cuando se vio enredado en la séptima entrada, y el muchacho respondió retirando el octavo, pese a complicarse nuevamente en el noveno.

Pese además a haber perdido a Vladimir García (su refuerzo dorado) en la segunda fase, y haber tenido que prescindir de los servicios de Giorvis Duvergel luego del segundo juego (en el que produjo muchísimo), los vueltabajeros no se vieron nunca como un equipo disminuido; desconcentrado a la defensa tal vez, sobre todo en el quinto y sexto encuentro, pero coincidentemente esos encuentros terminaron convertidos en victorias.

Pinar fue mejor en el terreno, pero tal vez también fuera de él. Es a veces en esos pequeños espacios donde se ganan los partidos. Aún perdiendo, las sonrisas de los vueltabajeros eran evidentes, su estado de ánimo estuvo siempre arriba, incluso cuando dejaron escapar una ventaja de 3-0 en las tres últimas entradas para luego perder en extra-innings. Esas cosas hacen a veces a un gran campeón, un campeón capaz de remontar un Play Off 1-3 y después vencer en seis encuentros al equipo más estable y letal de toda la campaña.

Felicidades entonces para los Vegueros, la Serie Nacional terminó oliendo a tabaco, y de seguro Urquiola se tomó la libertad de fumarse unos cuantos.

4 comentarios

Saludos Rey y muy de acuerdo con tu análisis, No se quien lo dijo pero el asunto es que si siempre haces lo mismo no esperes resultados diferentes y eso es lo que pasa con VM32, Gestualidad, presión más allá de lo normal(humillación), nepotismo en el cf, en fin pasearon al equipo de matanzas por toda la ciudad antes de la competencia y se equivocaron las autoridades y el “caballo loco”…. el beisbol cubano no ha muerto, HV y VM32 lo están matando. Rodolfo y Modesto son los que despiden el duelo…..

Peter Bjarkman, historiador y gran conocedor del baseball en el mundo y el cubano, expresó: ¨hay managers buenos, regulares y malos y después de ellos Víctor Mesa que es incalificable, pues decir que es malo es muy pálido¨.
FELICIDADES al Equipo de Pinar, a todos sus peloteros y refuerzos, a su gran DIRECTOR, a su afición que en esta final se multiplicó a casi todo el territorio nacional (Y este mérito también es de ellos), y felicitaciones también a los valiosos jugadores yumurinos que se esforzaron desde su mucha o poca calidad en pos de la victoria luchando contra presiones de todo tipo, felicidades a los técnicos y preparadores anónimos (O escondidos detrás de una gran pantalla) que trabajaron y lograron lo mucho alcanzado sean o no del territorio, felicidades para y a los verdaderos amantes del beisbol allí (No de la imagen triunfal que les vendieron) que acompañaron y animaron a su equipo excepto a la hora de recoger los bates y recibir el premio al segundo lugar.
Considero el éxito mayor el haberse demostrado con creces que la inmensa mayoría del pueblo cubano se ve representado y apoya la calidad de deportistas y humanos que son los peloteros pinareños en lugar de la chavacanería, la payasería y la prepotencia de otros; que apoya la calidad humana y de director que es Alfonso Urquiola (Méritos aparte por saber dirigir, aglutinar, educar, motivar, reconocer y diseñar y lograr estrategias basadas en conocimiento profundo del beisbol), en lugar de la improvisación, arrogancia, irrespeto por el contrario, por los suyos y el pueblo, búsqueda de reconocimiento a toda costa y poco hacer por salvar la historia de respeto al beisbol cubano y mucho menos por desarrollarlo a estadíos superiores. Que apoya además al público respetuoso y entusiasta y a la prensa profesional e imparcial en lugar de la degradación social y el periodismo comprometido, mediocre y poco profundo y profesional. Que apoya también el buen arbitraje imparcial, profesional y justo en lugar de las contínuas imprecisiones y la imagen de parcialidad. Que apoya, por encima de todo, la restructuración de la CNB y la DT del equipo nacional en función de desarrollar y prestigiar NUESTRA PELOTA CUBANA para disfrute de los cubanos y orgullo de todos en la arena internacional.
Holguín se estremeció anoche como si el triunfo pinareño hubiera sido holguinero, de hecho un poco también lo fue.
Anoche escuchaba a AUrquiola responder que no tenía decidido si seguir o retirarse y quedó dando vueltas en mi cabeza algo que he expresado aquí en otro momento: Cuba no tiene una escuela de formar DT de pelota. Creo que un hombre como este junto a muchachos como los del GIIB, junto a algunos viejos excelentes preparadores de pitcheo, bateo y físico, junto a un excelente árbitro retirado y junto a algún joven investigador del beisbol internacional de primera categoría que se prepare especialmente para la tarea pudieran conformar un staf pedagógico multidisciplinario que simulara en primer intento y estableciera sobre la marcha lo que sería esta escuela tan necesaria. Imagino ciclos cortos de seminarios y conferencias para los DT actuantes y disciplinas más estructuradas para jóvenes talentos. Quizás a alguien le suene un poco loco pero creo que el aporte de AU sería superior por esa vía a nuestro beisbol que tanto hoy, él mismo, enaltece y que muchos otros denigran.

AHORA RESULTA QUE TODO EL MUNDO EN CUBA ES PINAREÑO DESPUES LE DICEN CAMAJANES A LOS CUBANOS Y SE OFENDEN

Rey ya nos tienes acostumbrados a tus buenos articulos pero ha terminado la serie 53 y me parece justo repetirlo. Tu apoyas a los cachorros, yo apoyo a los leones y todos apoyamos a Pinar. Un sentimiento de solidaridad por Urquiola y rechazo por VM32, “el segundon”. Se hizo justicia en el terreno, ahora solo nos queda esperar a que alguien escuche el llamado de todo el pueblo y quiten de sus puestos a H.V. y VM32. Saludos

Exponga su opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: