Los verdaderos dueños del espectáculo

Las gradas del Estadio Augusto César Sandino se vieron vacías este play off. (Foto: Ismael Francisco/Cubadebate)

Las gradas del Estadio Augusto César Sandino se vieron vacías este play off. (Foto: Ismael Francisco/Cubadebate)

Por Reynaldo Cruz

Se estremece el graderío, la gente zapatea constantemente, y el sonido es ensordecedor, como si se tratara de un baile español o de Riverdance, o como si se tratara de un ejército, marchando sobre el duro asfalto de una plaza en desfile militar. La bulla es incontrolable, apenas puede escucharse a la persona que está al lado, la conga también tiene lo suyo, sonando constantemente, tratando de sacar de sus casillas al pitcher rival… es el béisbol cubano que, como todo béisbol, tiene en el escándalo su manifestación de fanatismo, como forma de “ayudar” al equipo local. Es inconcebible que en la pasada campaña beisbolera cubana a alguien se le haya ocurrido intentar eliminar las congas de los estadios, porque “alteraban la concentración de los jugadores”, pretendiendo tal vez, que nuestro público se sentara en las gradas como los fieles en una misa dominical.

Todos los equipos quieren abrir los play off o jugar los partidos importantes en casa, y para nadie es un secreto que siempre se dice que el ser local influye positivamente en los resultados de un equipo, y no les falta razón. El constante asedio —sano o malsano— de que es objeto el equipo visitante, con frases que van desde “¡Fulano, recoge el circo!” o “¡Mengano, pitchea tú!” hasta ciertas ofensas de las que no vale la pena hacerse eco, influye muchísimo en la mentalidad de los de afuera y ciertamente puede sacarlos de circulación. Muchos atribuyen a la inspiración provocada por el apoyo de la afición el éxito de los home club, pero éste es más resultado la presión que descargan sobre los visitadores.

No es mentira, he estado en el Estadio Calixto García en momentos en los que el público holguinero hacía temblar las gradas, el techo y las piernas de los contrarios. He visto cómo el pitcheo de un equipo rival ha cedido, aún siendo bueno, y cómo la defensa no ha logrado facturar un casi tatuado doble play. Y entonces, está la magia del walk-off, cuando un equipo deja al campo al otro de manera espectacular, ya sea porque se encontraba perdiendo en la novena entrada o porque el encuentro estaba abrazado en extra-innings. En cualquier caso, hay de parte y parte, pues no es desacertado pensar que el apoyo del respetable puede inyectar energía y llegar incluso a influir en un aumento en los niveles de adrenalina, provocando un poco tal vez que el jugador rinda un poco más. No es por gusto que muchos prefieren jugar de locales, amén de las posibilidades existentes de dejar al campo al equipo rival.

Hay aficiones extremadamente sólidas en el apoyo a sus respectivos elencos, y son precisamente los Industriales los que muestran ese fanatismo empedernido que supera en muchas ocasiones a la comprensión humana. Ejemplos claros se ven en Cuba en los casos de los tradicionales Industriales, Pinar del Río, Santiago de Cuba y Villa Clara, contando además a Holguín, aunque Matanzas en los últimos tres años ha mostrado un crecimiento, desde la llegada de Víctor Mesa a la dirección del equipo y la subsiguiente inserción de los yumurinos en los planos estelares de la pelota cubana actual.

He tenido la suerte de estar en un Estadio Calixto García repleto (no importa el rival o el marcador) y en un Estadio Lationamericano abarrotado en un partido Industriales-Santiago de Cuba… sí, la rivalidad más encarnizada del béisbol cubano en los últimos 25 años. Ese privilegio solamente pueden comprenderlo quienes han estado allí, como mismo podrían comprenderlo aquellos fanáticos de toda Nueva Inglaterra que abarrotaron el Fenway Park con los Red Sox tres juegos debajo para verlos venir de atrás y aniquilar a los casi invencibles New York Yankees y así poner fin a la Maldición del Bambino.

Pero solamente quien ha estado en el box, uno de los lugares más solitarios del béisbol, del Estadio Latinoamericano enfrentando a Industriales puede saber lo que se siente tener a más de 25 mil personas mostrando hostilidad. El mundo se hace más pequeño, y no son todos los que pueden reaccionar igual ante este tipo de presión.

En Cuba, y particularmente en el caso de los azules, si bien es cierto que el apoyo de su amplia fanaticada a lo largo y ancho del país les ha ayudado mucho, ha sido en ocasiones, parcialmente, el arquitecto de su perdición: toda vez que los Industriales no logran jugar bien —y esto le sucede a todo el mundo, porque nadie es perfecto— algunos pueden llegar a tornarse agresivos y ofensivos con los jugadores, y esto, en cierto modo, también puede afectarles. Digo en cierto modo porque si hay un equipo acostumbrado a jugar con el público en contra en toda Cuba es precisamente Industriales: odiado y amado en todo el país, y quizás el único conjunto que tiene una banda de seguidores y una de detractores en TODOS los parques beisboleros de la Isla.

Habría que dedicar toda una tesis para analizar el comportamiento de la fanaticada capitalina, que nada tiene que ver con aquellos fieles de los Brooklyn Dodgers, precisamente porque los habaneros saben perfectamente lo que se siente levantar un trofeo de campeones, varias veces. Si hay una fanaticada en Cuba parecida a la brooklyniana es la holguinera, que conoce lo que es “esperar hasta el próximo año” (Wait ‘till next year) no con los campeonatos, sino con las clasificaciones, aunque ya conocen también lo que es pararse en lo más alto del podio, aunque solamente una vez. Ver cómo tras ser eliminados en el último juego de la temporada, los Cachorros recibieron los vítores de su público gritando “¡Holguín! ¡Holguín! ¡Holguín!” como si hubiesen ganado el campeonato, me demostró la fidelidad de sus parciales, algo que difícilmente se vea en cualquier otro estadio de Cuba: cuesta mucho trabajo celebrar el esfuerzo de alguien que no ha podido coronarlo con el éxito supremo.

Lo que sí resulta triste es encontrarnos con la otra cara de la moneda: ¿cómo es posible que los fanáticos villaclareños hayan abandonado a los campeones defensores a su suerte en el Play Off contra Matanzas? Gradas vacías, casi desiertas, fueron la tónica de este enfrentamiento, y los naranjas (campeones indiscutibles en la Serie 52) se despidieron de la Serie Nacional 53 con pocas personas que aplaudieran su valiente esfuerzo luego de haber perdido a Freddy Asiel Álvarez, su principal serpentinero. Y también resultó incomprensible que el Estadio Victoria de Girón no se repletara (repletarse como en “aquí no cabe un alfiler”) durante la final contra Pinar del Río… ¿era ese acaso un presagio o es que la fanaticada matancera está nada más en las buenas?

Este año, la Serie Nacional llegó a un millón de aficionados en los estadios, aunque no se le dio mucha importancia y aunque los datos fueron poco confiables, pues en la mayoría de los casos, la cifra fue imprecisa. O sea, que a pesar de los pesares, de algunos fallos enormes que hubo en la pelota cubana, la gente la siguió, los estadios, en algunos casos, se llenaron más de una vez. Los que lo hemos podido ver en vivo, en el lugar, sabemos que no existe en el béisbol una imagen más hermosa que una gradería repleta con disímiles colores, y que no existe mejor música que el sonido del bate o la mascota del receptor golpeando la pelota y el inevitable rugido de decenas de miles de fieles, gritando a la misma vez, en franca celebración del batazo o el ponche.

De seguro que muchos jugadores piensan igual.

4 comentarios

Reynaldo, esas gradas vacías en el Sandino tienen su explicación, en ningún momento la afición villaclareña abandonó a su equipo, esa fue la manera de protestar contra tantas “irregularidades” que se produjeron en esta serie, y muchas de las cuales afectaron sobre a todo a VC, no se como se percibió en Holguín, pero aquí se notó el “acomodo” para cierto desenlace, que por suerte y por PR no se produjo.

Oh, sí, eso se percibió de manera clara, acá en Holguín, en La Habana y en todas partes… Matanzas salió descansado a jugar contra un equipo cuyo día de “descanso” consistió en un viaje… pero las cosas no salieron como se pensaba. Por sí o por no, ante esas irregularidades lo mejor que debe hacer el público es apoyar aún más al equipo, es mi opinión…

Hay muchas razones por las que el publico no asiste al Estadio,una es la oferta del producto que alli se oferta,a veces juegos que dejan mucho que desear,la oferta gastronomica otro tanto,que decir de los asientos,aunque ud pueda llevar un cojin,el servicio sanitario en condiciones de inutilidad aunque cobren el famoso peso en la entrada por un servicio inexistente,hay que tener en cuenta el Beisbol es el Espectaculo mas seguido del pais,y al aficionado hay que tratarlo como se debe,pues como minimo estara de 2-3 horas en ese lugar,esto sin quitar que ya aquello de un paseo en familia ha desaparecido,por estas cosas y las manifestaciones de violencia fisica y verbal que hoy tenemos en nuestros estadios y si para colmo quieren acallar las congas,entonces??.
En el caso particular de VC mi hipotesis es que todo se “cuadro” para humillar a ese equipo y su publico en casa,el equipo por obligatoriedad tenia que jugar,pero el publico no quiso ser parte de esa trama macabra,de VM32,la CNB y toda la componenda que participo en este,como veo las cosas,el cuartico esta igualito,HV y VM32 en sus marcas,cuando se de la salida,veremos que nuevo record nos traen estos sprinters,recordistas en poner cuesta abajo la pelota en Cuba,eran pocos y pario katana,se veran horrores,a no dudar,Reynaldo por cierto,sabes algo de Freddy Asiel??,seguro en el tope con Los Universitarios estara,sabes algo si ya entrenan Los Cubanos??,saludos.

No está ni hay nada claro… como siempre, todo es cuestión de alto secreto…
De FAA15, no se ha dicho nada, en realidad, él debería ser contratado, la sanción que le pusieron fue injusta, severa y descabellada, pero esas cosas suceden…

Exponga su opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: