Otros seis que ya no veremos…

Diosdany Castillo y otros cinco peloteros se vieron invplucrados en salida ilegal. (Foto: Koji Watanabe/Getty Images)

Diosdany Castillo y otros cinco peloteros se vieron involucrados en salida ilegal. (Foto: Koji Watanabe/Getty Images)

Por Reynaldo Cruz

Yasmani Tomás no es el único caso de pelotero cubano que abandona o intenta abandonar el país en medio del impasse entre una temporada y otra, pues se ha anunciado ya que la ausencia de varios jugadores jóvenes y con perspectivas de integrar la preselección se debió a intentos de salida ilegal del país. Aunque no se precisó el estado actual (cuántos están en Cuba y cuántos salieron), sí se informó que Gelkis Jiménez (SCU), Adriel Labrada (SCU), Carlos Manuel Portuondo (SCU), Yasmani Hernández Romero (VCL), Diosdani Castillo (VCL), Alejandro Jaime Ortiz (IJV) no están en la preselección debido a vínculos con estas actividades.

Alejandro Jaime Ortiz había sido líder en triples en la recién concluida Serie Nacional, mientras que Hernández Romero es un zurdo de grandes perspectivas que podría perfectamente haber hecho el grado, dada la escasez en Cuba de lanzadores de la llamada mano equivocada, mientras que Diosdani Castillo fue miembro del equipo Cuba al Clásico Mundial de Béisbol de 2013, donde toleró el elevado de sacrificio del holandés Kalian Sams que dejó al campo a Cuba para eliminarla de la competencia.

Estos acontecimientos, que se repiten año tras año, se han convertido en la Estufa Caliente (Hot Stove) de la pelota cubana. Pareciera que una vez que termina la Serie Nacional los scouts de equipos de Grandes Ligas se afilaran los colmillos, en espera de ver cuántos jugadores cubanos intentan salir, y cuántos llegan. De más está decir, que una vez que lo intentan, es seguro que lo hagan en varas ocasiones, hasta que lo logren.

Eso lo sabe bien claro la Comisión Nacional de Béisbol, que ve como se le escapan sus mejores peloteros sin que aparezca una vía de solución o una forma de mantenerlos en Cuba. Sin dudas, la política de remuneración no ha sido efectiva, pero más que nada, los peloteros cubanos tienen ansias de jugar al máximo nivel: la Serie Nacional es un torneo al que no le queda otra salida que evolucionar si quiere sobrevivir, y el equipo Cuba, con las reducidas posibilidades que tiene de jugar en el exterior, ya no es el sueño de muchos jugadores… y si fuera ese solamente, entonces deberíamos reconocer que tienen muy baja autoestima.

El mundo marcha de otro modo, y Cuba como nación no debe estar ajena o aislada de esto… y su béisbol tampoco.

Se pensó que con la contratación al extranjero iba a disminuir este éxodo, pero como ya se ha dicho, solamente Frederich Cepeda y Yulieski Gourriel han sido fichados por equipos de la Liga Japonesa, y el caso de Alfredo Despaigne terminó de confirmar algo que la CNB nunca previó: las ligas latinoamericanas están vedadas a los peloteros cubanos. Por supuesto, también demostró la poca efectividad del organismo rector de la pelota en Cuba, pero esto está más que claro desde hace un tiempo ya.

¿Qué ha faltado? Más gestión, ser más comerciales, porque en realidad el modus operandi de la dirección del béisbol en torno a la contratación no ha sido lo suficiente efectivo. Claro, que como siempre sucede, nunca se dice nada, no se informa, y todo se maneja en absoluto secreto, como si se tratara de inteligencia militar o como si la pelota cubana fuera la NASA. Al menos ahora se informa cuando un pelotero abandona o intenta abandonar el país, pero es más que nada porque no queda otro remedio: en la actual era de la informatización, y las nuevas tecnologías, todo se sabe.

Por eso habría sido ingenuo y hasta torpe ocultar el hecho de que estos peloteros no estén en el grupo que buscará incluirse en el roster del equipo contra los norteamericanos, como ingenuo y torpe sigue siendo ocultar u omitir lo que están haciendo los peloteros cubanos en el exterior. Las Grandes Ligas son un monstruo contra el que no se puede luchar, y lo ideal sería que los jugadores de la Isla pudieran jugar en el Big Show y regresar a casa cuando quisieran.

Mientras no cambien las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, no habrá forma de que los cubanos salten a la MLB de manera normal y convencional —es decir, como lo hacen los peloteros de otros países. Una solución alternativa debe aparecer, pero es definitivo que no será la prohibición o la restricción lo que resuelva este fenómeno. Después de todo, ha sido esta la tónica por mucho tiempo y el problema, lejos de arreglarse, se magnifica, se expande y alcanza proporciones cada vez más impresionantes.

Exponga su opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: