54 SNB: Calidad… ¿cómo? Nivel… ¿dónde, quién?

Freddy Asiel Álvarez permitió un hit sin carreras, pero se fue sin decisión en su primera salida. (Foto: IBAF)

Freddy Asiel Álvarez permitió un hit sin carreras, pero se fue sin decisión en su primera salida. (Foto: IBAF)

Por Reynaldo Cruz

Basta una mirada a las primeras sub-series de la recién iniciada Serie Nacional en su edición 54 para percatarnos de que el nivel competitivo de nuestro campeonato presenta serias lagunas, al tiempo que el reglamento adolece de previsión y de lógica, marcado por arbitrariedades que impiden que los árbitros (y esto no es un chiste lingüístico) contextualicen las reglas y hagan valer su autoridad como debe ser… lo que ciertamente incluye hacer excepciones dentro del reglamento y asumir luego las consecuencias.

Comencemos el aspecto que quiero tocar de la parte competitiva: ha sido muy interesante ver la cantidad de salidas de calidad que han tenido los abridores, pero lo que realmente ha sido terrible ha sido precisamente cuántos de ellos se han ido sin decisión (las derrotas en este caso son una buena señal). En primer lugar, va siendo hora de que las autoridades del béisbol cubano flexibilicen la superación del límite de lanzamientos más allá del cero-hit, y permitan el one-hitter (juego de un hit) entre las ocasiones en que puede dejarse pasar del centenar de envíos hacia el plato.

Estamos, por supuesto, hablando de una situación de puede-que-sí-puede-que-no, pero es evidente que en muchos de los casos (por ejemplo Yoanni Yera en la apertura, o Freddy Asiel Álvarez) podían haber lanzado nueve entradas y no haber permitido más que el único indiscutible que permitieron. Como es de esperar, en muchos de esos partidos las carreras aparecieron junto con los relevistas, y la no-decisión quedó como la estadística inexistente en el récord de ese lanzador.

No tan preocupante resulta si el pitcher se va con la derrota, pues eso quiere decir que su rival de turno estuvo mucho mejor, y que por ende mereció el triunfo… ¿o no?

¿Qué tal si un lanzador tira apenas un inning y permite dos carreras, lo cual provoca que de manera apresurada sea extraído del box, y luego a su relevo lo castigan y su equipo cae 12-10? ¿Fue acaso una buena salida del rival? Por supuesto, que en este caso depende del manager, pero lo cierto es que al menos seis lanzadores tuvieron salidas excelentes y se fueron sin decisión en tres días (a razón de dos por jornada), lo que indica que el 25% de los lanzadores que tuvieron aperturas de calidad se fueron sin decisión. Es cierto que hubo extra-innings involucrados, pero tal vez esos abridores tenían derecho a decidir el encuentro entre ellos.

Fuera del plano competitivo, y más bien en el plano de las reglas y los árbitros, bastó una sub-serie para que quedara evidente que el reglamento de la 54 SNB es menos flexible que un poste de concreto, con todo lo sucedido en el encuentro entre Sancti Spíritus y Ciego de Ávila, marcado entre otras cosas por el carácter antideportivo de los avileños, la inflexibilidad de los árbitros… y el susodicho reglamento.

Según lo relata Elsa Ramos, en el periódico Escambray:

El juego se detuvo por  unas tres horas, como consecuencia de la lluvia y del dilatado proceso de rehabilitación del terreno. Tras la reanudación, los avileños marcaron otra en el inicio del séptimo ante los envíos de Yohanny Hernández. En el cierre de esa propia entrada los Gallos embasaron  a sus dos primeros hombres por hits de Robersis Ramos y de Orlando Acebey.

Justo en ese instante, con Yunier Mendoza al bate, el juego trocó el sentido del espectáculo. Ante la cercanía de la oscuridad, el lanzador Cano realizó unos nueve envíos  hacia primera, aun cuando el corredor se mantuvo encima de su base.

En tal situación el árbitro de primera Luis Felipe Casañas, jefe del grupo de umpires, decretó balk y Robersis Ramos anotó la quinta de los Gallos. Tras la decisión sobrevino otra de las tantas protestas del manager avileño Roger Machado en el partido  y una nueva parada del choque con el alegato de que la oscuridad impedía seguir.

Y ciertamente a esa altura de las cosas, con una y mil artimañas de los visitantes para dilatar el partido: limpiar los spikes, pedir tiempo de manera innecesaria…, ya en el José Antonio Huelga, sobre las siete de la noche, era imposible jugar béisbol.

Entonces es normal que nos preguntemos ¿qué sucedió ahí? O peor aún ¿qué está sucediendo con Roger Machado, que se ha convertido en una máquina de protestar, y que gracias a que le han dado lo que ha querido, como niño malcriado, han venido otras situaciones desastrosas en el béisbol cubano?

Enfrentémoslo (y sin querer emprenderla con el manager de los Tigres): si Machado no hubiese protestado y amenazado con retirar el equipo aquel desafortunado día que nunca olvidará Lorién Lobaina, Higinio Vélez no habría llamado por teléfono para imponer orden… o mejor dicho, desorden.

Pero más que Machado, ¿era necesario que se esperaran nueve virajes para decretar balk? Por supuesto que no, era evidente la intención de demorar el encuentro y la decisión debió haber aparecido tras el cuarto o el quinto viraje. Luego, la protesta de Machado debió haber llevado una expulsión directa, pues el hecho de demorar el encuentro para ganar por algo tan trivial y poco deportivo como la oscuridad (o la lluvia) denotan mucha falta de confianza en la capacidad del equipo, y si retira a sus jugadores, más fácil aún la medida: forfeit. Pero parece que Higinio Vélez tiene a los árbitros prohibido terminantemente decretar este tipo de determinaciones.

No me malinterpreten: no es lo mismo que un infielder se ajuste los zapatos para dar tiempo a que el lanzador del bullpen termine su calentamiento. En este caso se trata de una estrategia para ganar en buena lid, pero lo que realmente preocupa es la falta de autoridad de los árbitros, ¿o será el miedo debido a los antecedentes que he mencionado? ¿Será que nadie se atreve a contradecir a Roger Machado por miedo a correr la misma suerte de Lobaina?

Lo peor es el hecho de que el Estadio José Antonio Huelga sí tiene luces. Las reglas impiden que se juegue de noche porque el partido comenzó a la 1:30pm, pero seamos lógicos, no se prolongó ni por extra-innings ni porque fue un juego demorado: el clima atacó y fue esa la causa, ayudada, claro está, por los avileños. Los árbitros, y en especial, el Comisario Técnico, debieron hacer fuerza para llamar a la Comisión Nacional, explicar la situación y dar detalles de lo ocurrido. De seguro que ante esta situación el lanzador Yunier Cano no se habría virado tantas veces y el balk no se hubiese cantado (y tantas, tantas cosas no hubiesen sucedido).

Los espirituanos fueron lentos, y lo siguen siendo: antes de que pasaran dos horas del incidente debieron llamar a la Comisión Nacional de Béisbol, declarar el partido bajo protesta y pedir una revisión del reglamento para estos casos. La verticalidad de las autoridades del béisbol cubano ha costado bastante caro ya, y va siendo hora de que algunas cosas cambien. Lo cierto es que una protesta de los espirituanos no tendrá de parte de los avileños una reacción como la elegante actitud asumida por los Chicago Cubs, que apoyaron la protesta de so San Francisco Giants, y quizás por esa razón ganaron el juego.

Nuevamente el béisbol cubano nos regala otra página vergonzosa (aunque esta vez lo que da es risa y no tenemos que lamentar que alguien haya salido golpeado) y nos demuestra que seguimos trabajando sobre la base del ensayo-error y vamos remendando nuestro “traje” a medida que aparecen los agujeros.

3 comentarios

Saludos Reynaldo, muy de acuerdo con tu apreciación, tal parece que no existe un reglamento en el beisbol cubano y una y otra vez, aparecen nuevas medidas al principio, en el medio y al final del torneo, yo en vez de lo de remendar el traje, lo llamo algo parecido, ponerle corchos al barco cuando se le abre un hueco para que siga flotando. La peor parte me parece que se la llevan los árbitros que estan a merced de las indecisiones de la Comisión y trabajan con mucha presión. Un saludo amigo

Que más queda por decir. Recién en ZdeStrike leí lo nuevo de la CNB, sobre los pelotazos que se consideren intencional y las 2 hrs máximo de límite para seguir un juego interrumpido…Ya le pusiste una vez más el cascabel al gato,Rey. Saludos…

Ok de acuerdo con el artículo. Me gustaría si pudieras escribir algo sobre la protagonista de estos inicios de campaña : la lluvia prácticamente en todo el país. Hay que recordar que el año pasado no se inicio en octubre porque dijo Higinio que los meteorólogos le dijeron que era muy lluvioso. Sería bueno que pudieras escribir algo con información científica de parte de los meteorólogos y ver que pronósticos hay para lo que queda de septiembre y todo octubre.

Exponga su opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: