¿Cuál sería mi formato para la Serie Nacional?

Estructura SNB2

¿Formato nuevo?

Por Reynaldo Cruz

Según rumores que recientemente se han declarado infundados, la actual estructura de la Serie Nacional de Béisbol está condenada a muerte, ya se ha firmado la orden de ejecución y todo parece que solamente resta un trámite burocrático (la celebración de la actual Serie Nacional) para que esta se lleve a cabo y nos traigan (no sabemos de dónde ni por cuánto tiempo) una nueva estructura para darnos “felicidad” o para dejarnos diciendo que “la anterior estaba mejor” —esta variante es la más probable— “hay que hacer una nueva”.

Una tras otra, las estructuras de la Serie Nacional en los últimos tiempos han sido tantas que más que un cambio de estructura parece un desfile de modas organizado por un diseñador con estilo exótico, excéntrico y variado.

Para comenzar, no se concibe un nuevo formato si no se reduce la cantidad de equipos, y la “brillante” idea de algunos de eliminar provincias, más que nada, es descabellada, injusta y echa por tierra cualquier cosa que se pueda haber logrado en casi 54 Series Nacionales. Por tanto, la idea de la “eliminación” es absolutamente inaplicable.

Cantidad de equipos, estructura de granjas y uniformes…
Dieciséis equipos es una cifra que realmente resulta insostenible económicamente, pero además resulta completamente disfuncional para el desarrollo del béisbol cubano y para el desarrollo de los atletas, que se ven involucrados la mayor parte del año y de sus respectivas carreras en un torneo con bajos niveles de exigencia. La idea de celebrar un certamen parecido a las Series Selectivas está también fuera de la ecuación debido a la evidente carencia económica, por lo que muchos podrían ponerse a pensar en qué hacer, cuando la respuesta parece o es mucho menos complicada.

Lo primero que las autoridades del béisbol en Cuba deben preguntarse es ¿cómo hacer un torneo que tenga calidad y no prive de béisbol a la mitad de la nación por media temporada o la temporada entera? ¿Cómo hacer un torneo que además tenga un gasto económico rentable o parecido al que tenemos hoy?

Las interrogantes pueden dar mil vueltas en la cabeza de alguien, pero las respuestas están bien claras, y podrían tener buenos resultados tanto en lo deportivo y competitivo como en la representatividad. Y es que cuando hablamos de representatividad estamos tratando un tema más complejo aún de lo que parece. Habrá representatividad, por ejemplo, en La Habana con Industriales, en Pinar del Río, Villa Clara, ahora Matanzas, Santiago de Cuba. Hay representatividad, por ejemplo, en Ciego de Ávila, o en Holguín, que apoya a su equipo gane o pierda, pero esta se ha perdido en Cienfuegos, en Guantánamo, en Camagüey. Años de desgracias en el plano deportivo no pueden derivar en apoyo popular, y si una vez los batazos de José Dariel Abreu o la explosividad de Yasiel Puig cautivaron a los cienfuegueros (ahora cautivan a los que ven Grandes Ligas), hoy muy poco queda de aquellos Elefantes que por un momento parecieron hechos para ganarlo todo.

La salida, nos guste o no, equivale a hacer añicos el status quo del torneo doméstico de los cubanos, y conlleva algo que no es nuevo en el béisbol, aunque sería nuevo para el cubano: la fusión[i].

Ocho equipos sería el resultado—no podría haber otro—de las fusiones, tras la cual se intentaría buscar un nombre que se ajuste a las dos provincias, y que podría hacerse de la siguiente forma: Pinar del Río y Artemisa (Vegueros o Vaqueros, pero me gusta más Vegueros), Industriales e Isla de la Juventud (Industriales, acá no me parece que pueda haber discusión), Mayabeque y Matanzas (Occidentales o Cocodrilos), Villa Clara y Sancti Spíritus (Azucareros, por la tradición de los viejos Azucareros), Cienfuegos y Ciego de Ávila (Centrales, porque no se me ocurre otro nombre), Camagüey y Las Tunas (Leñadores o Ganaderos, tendrán que ponerse de acuerdo), Holguín y Granma (Cerveceros, porque ambas provincias tienen fábricas de cerveza), y Santiago de Cuba y Guantánamo (Serranos, acá me pasa más o menos como con Industriales).

Hasta ahora, no hay una propuesta del todo “nueva”, habrá béisbol en todas las provincias, pero será de manera esporádica —pero dije hasta ahora, me falta información por dar. ¿Cómo haríamos para que cada provincia siga teniendo su equipo? Evidentemente, hay que buscar una variante, y los organizadores de la Comisión Nacional de Béisbol la han tenido toda su vida delante de sus ojos y la han dejado pasar impunemente: las Farm Leagues[ii] o la interacción Ichi-gun/Ni-gun[iii] al estilo de la Liga Japonesa.

¿Cómo lo haríamos? Simple, las dos provincias fusionadas harían una gran preselección, que tendría como resultado dos equipos de alrededor de 32 jugadores con un grupo de 16 que quedará en una gran reserva. Los mejores 32 peloteros deberán comenzar en el primer equipo, al tiempo que esos peloteros que deban pulirse un poco, lo harán en el segundo. Los peloteros veteranos de más de 30 años que no lleguen a la calidad suficiente para subir al primer equipo tendrán una cuota de tiempo de permanencia en el segundo: no puede ser que su rendimiento sea mediocre luego de años y se mantenga en el sistema, pero para esto hace falta que los mentores, ante todo, sean objetivos, y tomen las decisiones que sean más deportivamente correctas y no se “casen” con cierto y determinado pelotero.

El Ichi-gun sería el equipo donde se concentrará lo mejor, y al Ni-gun irán los jóvenes prospectos, los jugadores que necesitan pulir algunas deficiencias y los jugadores lesionados para jugar sus primeros encuentros de rehabilitación. Por supuesto que, por ejemplo, el salario que reciba un pelotero del primer equipo será superior al que reciba si juega toda la temporada en el segundo. Las estadísticas del campeonato serán solamente válidas si se está en el primer equipo, pero las del segundo revisten una importancia fundamental, ya que se tratará de los peloteros que deban nutrir al equipo grande y los managers del conjunto principal deberán estar alertas a un despunte de cualquiera de ellos.

El beneficio que trae el sistema de granjas en lo individual radica, precisamente, en la protección de las estadísticas: un pelotero que esté rehabilitándose y tenga que enfrentar pitcheo lo hace en el segundo equipo hasta que recupera su forma y su coordinación. Hacerlo en el principal provoca, sobre todo, que le sea más difícil hacer el ajuste y que sus estadísticas sufran demasiado. Claro que estos partidos de rehabilitación no deben pasar de una sub-serie, teniendo en cuenta la gravedad de la lesión y las recomendaciones médicas.

Si el equipo principal jugara de visitador, el secundario también, y contra el mismo rival. De este modo, las promociones y demociones podrían hacerse sin necesidad de una transportación muy traumática o larga. Por otro lado, como se trata de equipos fusionados, la sede de home club deberá ser alternada entre una provincia y otra y una sub-serie y otra (por ejemplo, el primer compromiso como home club del equipo principal de “Industriales” que se arme deberá ser en el Estadio Latinoamericano, y el segundo en el Cristóbal Labra, mientras que el segundo equipo lo hará a la inversa. El equipo secundario (lo lamentamos, pero tiene que hacerse) tendrá además la obligación de asumir algún que otro encuentro en municipios de las dos provincias que lo conforman, mientras que la televisión estará centrada solamente en el torneo principal.

Los uniformes deberán ser los mismos para ambos conjuntos (POR FAVOR, con diseños más novedosos y audaces), y los números deberán tener una continuidad y no estar repetidos. No puede ser tan difícil, porque habrá menos de 100 jugadores en el plantel y números de uno o dos dígitos hay 99 (sin contar el 0). Cada conjunto debería tener (a mi juicio) al menos el uniforme de visitador o home club, y con el apoyo de organizaciones en el territorio, un uniforme alternativo. Incluso, podría pensarse, por ejemplo, que un día Azucareros juegue en el Estadio José Antonio Huelga con un uniforme de Sancti Spíritus y otro en el Estadio Augusto César Sandino con el traje de Villa Clara. Esto, obviamente, le recordará a la gente que esos peloteros que están jugando los están representando a ellos. Lo importante del asunto uniforme radica en que cada conjunto, de acuerdo con su identidad, diseñe o proponga diseños que representen mejor los valores culturales y de identidad de los dos territorios que representa, sin predominio de uno sobre otro.

Cada equipo podrá además gestionarse otros uniformes alternativos siempre y cuando estos cumplan con los parámetros de diseño estándar, como el hecho de que el equipo visitador vista de gris completo o con pantalón gris y chamarreta de otro color (que nunca deberá ser blanco); y que el equipo de home club lleve uniforme totalmente blanco, o con pantalón blanco y camiseta de color entero (que nunca deberá ser gris). Las franelas a rayas, por supuesto, estarán permitidas, siempre y cuando se ajusten a estos estándares, y quedará prohibido un pantalón a rayas con una camisa blanca o gris sin rayas, el resto tendrá total flexibilidad. Manteniendo esta línea, cualquier iniciativa será obviamente bienvenida, e incluso estimulada.

Lo difícil radicará en hacer un diseño que convenza a las poblaciones de dos territorios, pero es algo a lo que se puede llegar, más allá del posible consenso popular.

El calendario, la forma de clasificación y otros
Tal vez el elemento más fácil de organizar en este aspecto será el calendario, pues se tendrán dos ligas paralelas, con calendario idéntico y solamente alternando la sede entre las provincias que conforman el equipo que será home club. Con ocho contendientes, y teniendo que jugar una etapa de Round Robin con siete rivales, lo ideal sería efectuar 11 partidos contra cada uno (77 en total), divididos en cuatro sub-series por rival (esto no será una camisa de fuerza, puede haber variaciones), tres de tres partidos cada una y una de dos. Habrá etapas de viaje a la otra zona, que deberán utilizarse para liquidar tantos compromisos como sean necesarios, y otras etapas de permanencia como home club, o jugando en la misma zona. De este modo podrá ahorrarse combustible y el desgaste para los peloteros será menor, pues los viajes no serían tan largos y agotadores.

Este podría ser el logo de un supuesto Juego de las Estrellas.

Este podría ser el logo de un supuesto Juego de las Estrellas.

La fecha de inicio debe ser el 1º de octubre, y deben haberse jugado entre 60 y 64 partidos para el fin de año y antes del descanso, deberá jugarse el Juego de las Estrellas, cuya sede se anunciará con al menos un año de antelación, de modo que las autoridades de la provincia escogida tengan todo el tiempo del mundo para organizar, engalanar el estadio, crear un logo y crear una campaña publicitaria del desafió. El sistema de votación se hará como en los últimos años, y se incluirán los votos de los jugadores, para que el jugador que más votos reciba luego de los escogidos por el voto popular sea incluido en el roster, y se dará además potestad al manager de escoger a un pelotero extra. El reinicio de la campaña regular debe estar para el 3 o el 4 de enero, y de ahí en adelante se jugarían los últimos 17 ó 13 partidos, dependiendo de cuántos se hayan jugado antes del descanso de fin de año. Esto, por supuesto, provocará que la etapa clasificatoria se termine antes de febrero. En este último mes, solamente una lesión podrá justificar la promoción o democión de uno o varios jugadores del equipo principal al secundario.

Clasificarán los tres primeros, el primer equipo quedará bye en la primera ronda, y el segundo y el tercero jugarán un Play Off de cinco juegos a ganar tres, el ganador deberá entonces enfrentar al primer lugar con apenas un día de descanso/traslado. En este sentido, me gustaría mucho que se hiciera como en la Liga Japonesa, que el equipo con mayor número de victorias tiene la protección del campeonato, al comenzar por defecto con un triunfo. Así que la final, de siete juegos a ganar cuatro, será de seis juegos a ganar tres para el primer lugar y de seis juegos a ganar cuatro para el que gane entre el segundo y el tercero[iv].

Más que nada, este sistema está diseñado para fomentar la importancia de que un equipo gane la mayor cantidad de partidos en la etapa regular, haciendo por tanto que cada juego cuente y signifique la diferencia entre estar sembrado en la final con una victoria automática y tener que jugar cinco partidos para ir a una final con una derrota automática. Contrario a lo que muchos puedan tener como sentido de la justicia, es bastante subjetivo llamar justicia al hecho de que dos conjuntos que jugaron de manera totalmente diferente durante todo el campeonato (uno jugando mucho mejor que el otro) vayan a enfrentarse en igualdad de condiciones. El equipo que mejor jugó podría perfectamente tener la desventaja de la lesión de un jugador clave, eso sin contar que si abre como home club y por desgracia divide al principio, se verá obligado a jugar tres partidos como visitador, algo que coloca a sus rivales en franca ventaja.

Es obvio que la postemporada debe tener importancia, y que debe fomentar la capacidad de jugar con enorme presión, pero ¿acaso no hay gran presión en mantenerse en la punta de la clasificación durante casi todo el campeonato?

Por supuesto, que de esta manera iría a la Serie del Caribe el equipo que en mejor forma esté, pero esto podría implicar también tener que acelerar un poco el inicio del campeonato, tal vez para el 21 de septiembre, como se hizo este año, aunque la lluvia hizo sus estragos, lo cual dejaría un margen de seis juegos más a celebrarse antes del descanso de fin de año. Existe la variante de que en caso de que la celebración de la Serie del Caribe esté muy pegada a los play off, podría no jugarse inicialmente la postemporada, llevar al equipo que terminó en primer lugar a la SdC y una vez terminado el compromiso volver a los Play Off, con el diseño inicial. Por supuesto que esto implicaría que el campeón pudiese no tener oportunidad de participar en la SdC, pero es un riesgo que debemos correr, de todos modos se han corrido riesgos peores.

Por ende, la Segunda División o Serie B o Serie 2 o como sea que le llamemos, no jugará play off, y será declarado campeón el conjunto que más juegos haya ganado, pues para las tres últimas sub-series los rosters de los equipos principales serán expandidos en cinco jugadores con posibilidad de jugar, con vista a los últimos desafíos previos al Play Off.

Con esta estructura, este formato de competencia, por muy traumático que pueda parecer, se logra afianzar una serie de elementos de los cuales nuestro béisbol adolece hoy:

  1. Mayor competitividad y calidad: Los equipos, armados por dos provincias, se asegurarán de llevar a los mejores jugadores que les sea posible. Gracias a esto, la calidad se concentrará y por ende la competencia será mayor. Por otro lado, los jugadores sentirán mucho más la presión de uno o varios peloteros de calidad luchando por el mismo puesto dentro del equipo, y esto los obligará a esforzarse mucho más por obtener la titularidad o simplemente por estar en el roster más importante.
  2. Habrá béisbol en todo el país en la etapa clasificatoria: El formato de granjas permite no solo que los peloteros suban o bajen del equipo principal, sino también que cuando le toque la Serie Nacional a una de las dos provincias, la otra tendrá la oportunidad de ver al equipo de la Serie 2 o como se llame, el cual además podrá o tendrá que ser el que lleve el béisbol fuera del municipio cabecera.
  3. Podría televisarse TODA la Serie Nacional: Hoy se están transmitiendo hasta tres partidos diarios. Este nuevo sistema podría propiciar que con un esfuerzo un poco mayor todos los partidos de la Serie Nacional, que serán cuatro en total, porque la segunda división no llevaría televisión, puedan ir a la pantalla, y el público pueda tener un criterio mayor de quiénes son los mejores peloteros y de conocer a lo mejor de cada equipo. Escoger las mejores jugadas, algo que gusta tanto hoy, sería más fácil y más justo.
  4. No se perdería la representatividad: Tal vez el temor más grande (aunque esto nunca dejará de ser una excusa barata) de muchos directivos y periodistas siempre ha sido que al fusionar varias provincias se pierda un poco la identidad, como sucedía a veces en las Series Selectivas (aunque yo recuerdo que como holguinero en aquel entonces las prefería porque mi equipo era más competitivo). Sin embargo, dos equipos, de dos provincias cercanas, propiciarían por supuesto que al menos haya tres regulares de cada provincia, y que por tanto la gente se sienta identificada con los peloteros. No es lo mismo encontrar cosas en común cuando se unen dos provincias que cuando se unen cinco. Además, al segundo año, ya habrán acogido a los de la otra provincia como suyos; no como sucede ahora que de un año a otro los conjuntos que clasifican cambian de refuerzos, y no por voluntad propia.
  5. Mayor profundidad en los rosters y respeto de los roles: Este formato sin dudas traería como consecuencia que muchos jugadores que hoy son “buenos” se queden sin jugar, pero debemos hacer frente a la realidad, ¿cuántos de ellos son buenos porque castigan y arrasan con el pitcheo mediocre y son totalmente nulos con el de calidad? ¿cuántos jugadores buenos abandonan el país año tras año? Es evidente que una vez implementado el formato habrá imprecisiones, pero a medida que los cuerpos de dirección comiencen a dominar el asunto, se identificará quiénes son los regulares, quiénes son los jugadores de cambio, y sobre todo, la profundidad que se adquirirá en el pitcheo permitirá establecer los verdaderos roles entre abridores, relevistas largos, intermedios y cerradores.
  6. Calendario ajustado a competencias internacionales y a la contratación: El inicio de la Serie Nacional antes, a mediados de septiembre, facilita que para la Serie del Caribe ya no haya béisbol en Cuba y que el equipo Campeón Nacional tenga fresco su título y esté en buena forma para el torneo de clubes del área. Solamente el Premier IBAF 12 (a celebrarse en noviembre de 2015 y con frecuencia de uno cada cuatro años alternando con el Clásico Mundial de Béisbol) aparece como la nota discordante, en tanto el Clásico Mundial de Béisbol encontrará a une quipo cubano descansado, con un trabajo de entrenamiento y estrategias bien realizado y refinado. Por otro lado, la contratación apenas sufrirá, pues al terminarse en febrero el torneo, los jugadores podrían jugar un tiempo mayor en la temporada de la Liga por la que sean contratados o posiblemente la temporada completa. La profundidad en los rosters, por otro lado, hará que estas ausencias a principio de temporada no sean tan notables.

Es evidente que habría que profundizar mucho más en el formato, y que cada cosa deberá ser planificada al detalle, pero lo cierto es que este formato traería sin dudas una mayor calidad sin que se pierda la representatividad y sin que el “béisbol por toda Cuba”, uno de los logros más grandes —sino el más grande— de los organizadores del deporte cubano, deje de existir, además de que habrá un apego para facilitar la contratación y evitar interrupciones por compromisos internacionales en medio de la campaña.

[i] En Japón, por ejemplo, el ORIX Blue Wave y los Kinnetsu Buffaloes se fusionaron y dieron lugar a los ORIX Buffaloes.

[ii] Farm Leagues: Ligas de granja o sucursales.

[iii] Ichi-gun y Ni-gun: Primer equipo y segundo equipo, respectivamente, como se utiliza en la Nippon Professional Baseball.

[iv] En Japón esto recibe el nombre de Serie Clímax, y se divide en primera y segunda etapa. Allí van más a los extremos, pues el tercer lugar irá siempre de visitador contra el segundo, y el que gane entre ellos correrá la misma suerte contra el primer lugar, que además tendrá un triunfo automáticamente.

28 comentarios

Amigo Rey. Tu formato no es descabellado, pero yo lo transformaría un poco a partir de la idea que triunfa ahora. Lo lógico es mantener la representatividad que es lo que lleva público a las gradas y permite mantener en funcionamiento la totalidad de las instalaciones del país (si no se utilizan ver los ejemplos de las polivalentes, el velódromo,estadio panamericano, la bolera de la feria de la Juventud ¿?etc, etc,) por eso mantengo los equipos actuales, pero los divido en dos ligas paralelas (como el futbol español) donde cada año sub los dos mejores de la zona baja y bajan los dos mas malos de la zona alta. por supuesto que habrá rivalidad, representatividad y concentración de la calidad y todos apoyaran a sus equipos para que suban y no bajen y para comenzar se podría partir de los resultados de la serie 54 o de la 55. Desde que empezó la 53 y los zares de CNB comenzaron a hablar de cambios yo inferí que ese formato se iba a imponer, pero luego comenzaron los disparates. Es bueno qe todos los lectores djen por aquí sus impresiones y si algun sobrino de los miembros de la CNB visita este sitio, por favor díganle a sus tíos lo que aquí se habla.
Rey, reblogueé con tu permiso, este articulo en el palco de la Historia

Reinaldo me gusta tu propuesta,pero una sola pregunta.Por que Industriales siempre tiene que estar en cuanto formato de series nacionales a habido y porque tendria que continuar,ojo nada en contra de los azules incluso me simpatizan pero es que por eso son el equipo mas ganador en cuba pues siempre estan en todas y alli es donde no veo que se sea justo con los demas.Por ejemplo se les pondria,Leones o cualquier cosa menos Industriales pienso yo.Gracias

Saludos Reynaldo, quiero plantearte dos cuestiones, la primera sobre tu propuesta.
Yo creo que cualquier estructura cuyo objetivo sea la concentración de calidad, es válida y necesaria, dada las actuales circunstancias en el beisbol cubano. Ahora bien, que se lo piensen una y otra vez antes de tomar una decisión, que analicen todo y se tomen su tiempo para ver si logramos algo definitivo que sea lógico, que sea rentable economicamente y que perdure, porque de lo contrario volveríamos a cambiarla una y otra vez.
Mi ideal de estructura donde se concentre lo mejor de la pelota cubana, serian 6 equipos que son (sin ponerle nombres todavía): Pinar con Artemisa, Industriales con Mayabeque, Matanzas con la Isla, Sancti Spiritus con Villa Clara y Cienfuegos, Camaguey con Ciego, y por último Orientales. De esta manera la concentración de calidad es aún mayor y se mantiene la representatividad.
Por otra parte tendría que haber una bolsa de peloteros que estén disponibles para que los equipos anteriores puedan reforzarse aún más (en la parte oriental seguro que se quedan muchos jugadores sin hacer selección y que pueden entrar en la nómina de algún equipo). Esta idea de la bolsa tiene de ventaja en mi opinión que logra mantener un equilibrio en el caso de que alguna región necesite llenar huecos que tenga por diversas razones.
La otra cuestión Reynaldo es sobre Raudelín Legrá. Por lo que estuve leyendo en Zona de Strike, el ex-receptor de Holguín Ernesto Martínez se interesó por su caso, ya sabes que estuvieron jugando juntos por allá por Francia y Legrá ha quedado fuera del equipo de la provincia y me parece injusto, a ver si tienes alguna información al respecto. Gracias de antemano y un saludo como siempre.

Hola Reynaldo. Tu articulo merece el reconocimiento de todos, un trabajo extenso y bien concebido, una tematica que ha sido ignorada por muchos anos pero que al parecer le llego su hora. En cuanto a la concentracion de fuerzas (6 en lugar de 8) y distribucion geografica me voy con la alternativa del amigo Pandiame pero si se aferraran al numero 8, parearia a Habana-Mayabeque, Matanzas-Isla, Villa Clara- Cienfuegos y Ciego-Santi Spiritus que son vecinos mas inmediatos. Saludos

Saludos a todos: Mi idea de los ocho equipos con una liga inferior paralela es precisamente para que haya béisbol en todas las provincias, precisamente para mantener los estadios activos. Considero que si se unen tres provincias se aísla demasiado la frecuencia en que los territorios acojan juegos de primer nivel, como sucedería, por ejemplo, si arman un Orientales. ¿Cómo se distribuirían los juegos de home club? ¿Cómo podemos dejar a dos o tres provincias para que vean cuando más cinco o seis juegos al año? En esas cosas pensé, sobre todo porque con esta modalidad de los refuerzos he estado como aficionado en ambos lados de la cuerda: los que se quedan sin béisbol (porque la segunda división del año antepasado no fue más que un fraude y un gasto innecesario) y los que lo disfrutan, y duele pasar por el estadio de tu ciudad y saber que se está jugando béisbol en ocho provincias del país y tú tendrás que esperar hasta el año que viene. Lo de la distribución, fue solo una idea, perfectamente pueden unirse Villa Clara y Cienfuegos por un lado y Sancti Spíritus y Ciego de Ávila por el otro, pero lo que creo más importante es lo que enumeré al final, y por eso hice las propuestas que hice. Ya sé lo que es un Orientales, y les digo que a más de la mitad de los fanáticos del béisbol no les importa cuando hay tantas provincias y tantos intereses mezclados.
Sobre lo de Industrieles, jejeje, bueno, es que como siempre lo acusan a uno de Anti-Industrialista quise dejarlos intactos, además por lo que representan como equipo y porque si les cambian el nombre, la gente no tendrá contra quién querer luchar, además, hay que dejar algo para que critiquen a la CNB.
Saludos

Saludos de nuevo Reynaldo, quería ampliar un poco sobre el tema que es bien interesante. Independientemente de la cuestión de la concentración de la calidad, la idea que siempre me ha gustado como estructura es la que plantea el profito en el primer comentario, ese sistema de ascenso y descenso muy empleado por años en el futbol y otros deportes es muy eficaz y hasta última hora siempre da emociones por arrobas, sobre todo cuando se realizan play-offs previos al ascenso y por el campeonato en la primera división.
Esta sin duda es otra manera de aglutinar a los mejores jugadores, que estarían en primera y los de segunda optando por subir al primer nivel. Es parecido a lo que se juega ahora, lo que pasa que no existen las dos divisiones. Como dice el profito esto seguiría manteniendo la representatividad, se jugaría en todos los estadios de cabecera y desde el punto de vista económico, probablemente se ahorraría algo. Añadiría también en el caso de los refuerzos (los mantendría en cinco) que cuando su provincia ascienda, puedan volver a formar parte del equipo. El único pero, es lo de las estadísticas, ¿Cómo las llevamos?, me imagino que habrá que dividirlas, sería en mi opinión lo más justo. A ver que opinan los foristas. Un saludo

Saludos:
Esa idea está muy buena, pero sigue gustándome más la de unir dos provincias, mayormente porque la de crear dos divisiones porque se me parece demasiado al fútbol, demasiado para mi gusto, jaja. Por otra parte, creo que para que aumente la calidad de verdad debe haber un sistema de granjas, y al hacer un gran equipo con una escuadra principal y una secundaria se hace posible que la gente ascienda y descienda, y sobre todo, obliga a los jugadores a emplearse a fondo para evitar ser degradados al segundo conjunto, mientras que los del segundo conjunto también jugarán con todo, porque obviamente no querrán quedarse allí. De ese modo lo veo, sería un poco difícil de asimilar por parte de la afición y hasta por parte de algunos jugadores, pero la situación actual, con los abandonos del país por parte de varios atletas de nivel y otros de no tanto nivel, hay que cambiar las estructuras: somos muy pocas personas para tener una liga de 16 equipos.
El mayor hándicap que le veo a dividir la liga en dos (sin fusionar equipos) es que los equipos que se queden en la segunda división se pasarán todo el año compitiendo ante rivales altamente mediocres, por lo que estarán condenados de por vida a no desarrollarse, y será casi seguro que los que suban un año sean básicamente los mismos que bajarán al año siguiente y vice versa, y tendremos entonces una época “dorada” como la de los años 90, cuando solamente Pinar del Río, Villa Clara, Industriales y Santiago tenían derecho a los play off, algo que los convirtió desde entonces en “Los Cuatro Grandes”, pues solamente hubo un imprevisto cuando Habana y Holguín desbancaron a Industriales y Santiago respectivamente, pero al año siguiente las cosas volvieron a su estado inicial, mi temor es que caigamos en algo parecido.
Creo que el sistema de granjas obligará a los directivos de cada equipo a cambiar sus mentalidades: quien mejor organice su sistema de granjas, y quien mejor planifique sus ascensos y descensos, haciéndolos de la forma más acertada y oportuna, tendrá mayores posibilidades de ganar.
Seguimos con el debate, y esperemos que otros se sumen acá y nos refuten o nos apoyen.
Saludos

Rey, discrepo contigo en el hándicap, no necesariamente en la segunda división competirían con rivales mediocres y por tanto no se desarrollarían, date cuenta que hoy en día hay bastante competitividad y cualquier equipo le gana a otro, no tendrían tampoco que ser los mismos los que suban y los que bajan, recuerda que en la segunda estarían jugando los principales equipos de las provincias, muchos de ellos sin algunos de sus mejores jugadores que actuarían en primera división por lo que daría la posibilidad de desarrollo a otros peloteros que tomarían protagonismo y que de otra manera estarían jugando en el filial o segundo equipo. Esto es una ventaja, además de que estoy seguro que la segunda división también tendría un nivel alto con el paso del tiempo porque de eso se trata de desarrollar el beisbol, pero esto es algo a largo plazo.
Por otra parte habría un estímulo grande para las provincias y es el de subir a primera con lo que se trabajaría fuerte para lograr ese premio, en mi opinión se podría recompensar economica y materialmente a las provincias que lo logren.
Otro aspecto, quien te iba a decir a ti o a cualquiera en Cuba a inicios de los 2000 que Holguin iba a ser campeón nacional, seguro que te dirían que estabas loco o borracho, pero lo ganaron y fue un merecido galardón para a mi modo de ver la mejor afición que tiene Cuba. Pero voy con más, quién se podría imaginar que Cienfuegos, Sancti Spiritus y Ciego de Avila iban a ser de los mejores equipos de los últimos años, con esto lo que te quiero dar a entender es que los tiempos cambian y los equipos se desarrollan, así que no sería de extrañar que en este tipo de estructura, un día aparezcan en segunda Industriales, Villa Clara y Pinar del Rio, como también se han ido a segunda en el futbol español, equipos tradicionales de primera, es difícil pero ocurre, con la excepción de Barcelona y Madrid que a fuerza de billetes se mantienen y de algún otro a base de buen trabajo en categorías inferiores, el deporte es así, igual que la vida, no suelen existir fórmulas absolutas, pero hay opciones que han probado su eficacia y creo que esta es una de ellas. Un saludo amigo

Sí, de todos modos vamos a esperar… somos nosotros tratando de arreglar el mundo y no sabemos a ciencia cierta si van a cambiar la estructura. Lo que este debate demuestra es que la situación actual es insostenible (en eso todos estamos de acuerdo). Una cosa que quería decirle a JOSE y que aprovecho para hacerlo por acá.
Si lo que preguntas es si estaría dispuesto a prescindir de la posibilidad de ver jugar a Industriales, Villa Clara o Matanzas en todo un año en favor de un cambio que mejore el béisbol, la respuesta es sí.
Sigo con Pandiame: Hay tanta gente que sabe de béisbol en Cuba que lo ideal sería proponer varias estructuras de la Serie Nacional, explicar todos sus pro y sus contras, y llevarlas a votación popular. A lo mejor den con algo que ninguno de nosotros ha propuesto y que dé resultado.
Saludos

SERIE NACIONAL DE BEISBOL DE CUBA
ESTRUCTURA:
Argumentos más importantes:
1º Un solo nivel competitivo con 16 equipos es insostenible desde el punto de vista competitivo y económicamente invalido pues los recursos disponibles no potencian el espectáculo y la preparación de los atletas.
2º Cualquier idea de cercenar el país con equipos regionales es una estrategia fallida y ya ensayada en diferentes momentos, por tanto debe existir una fórmula para que todas las regiones estén representadas sin menosprecio del argumento nº uno.
3º O se borra de la mente de todos nosotros la absurda idea que hace que un jugador es propiedad de la región donde nace o no se podrá avanzar hacia una formula de competición adecuada.
4º O se cambia la logística de la Serie o no hay cambio real, dígase uniformes, mejorar los estadios, la organización competitiva, para no mencionar alojamiento y alimentación cuestiones que creo son las que menos problemas tienen hoy, no así el transporte que los viajes desde Oriente a Occidente deben ser en avión.
5º NADA, será cambiado hacia una verdadera mejora si se mantienen los jefes actuales con las concepciones actuales, PRIMERO que nada hay que designar una nueva dirección nacional con mentalidad diferente y facultades reales, hay que dar una paso más hacia la verdadera contratación en Asia de por lo menos 60 jugadores que garanticen estabilidad en los equipos y en el Cuba.
Por todos estos argumentos creo deben ser dos niveles de competencia en una misma serie nacional, con calendarios de 90 juegos como fue durante más de 15 años para retomar las estadísticas y demás referencias tan vitales en un torneo de Beisbol si este se respeta a sí mismo.
Los dos niveles no pueden ser igualitarios, o sea el 1ro LIGA SELECTIVA debe tener 6 equipos con los mejores jugadores, y el 2do nivel LIGA NACIONAL con 10 equipos.
NO HAY FUSION, cada equipo responde a una Ciudad/Territorio.
Hay que ser realista, poner a competir la afición de la Habana (más de 2 millones) con Nueva Gerona con 60 mil habitantes, sería inaceptable por los fanáticos, Industriales jamás será amado en la Isla ni en ninguna otra ciudad.
Liga Selectiva (LSBC)
1º Titanes de Oriente. Estadio Guillermon Moncada en Santiago de Cuba.
2º Granjeros del Llano. Estadio Cándido González en Camagüey.
3º Gigantes de las Villas. Estadio Augusto Cesar Sandino en Santa Clara.
4º Bravos del Yumurí. Estadio Victoria de Girón en Matanzas.
5º Astros del Pinar. Estadio Capitán San Luis en Pinar del Rio.
6º Industriales de Habana. Estadio Latinoamericano en la Habana.
Cada fanático no importa donde viva escoge su equipo y a jugar pelota.
Liga Nacional. (LNBC)
1º Indios de Guantánamo.
2º Serranos de Granma.
3º Mineros de Holguín.
4º Colosos de las Tunas.
5º Atléticos de Ciego de Ávila.
6º Cafeteros de Santi Spiritu.
7º Marineros de Cienfuegos.
8º Metros de San José.
9º Bastiones de Artemisa.
10º Caribes de Nueva Gerona (o Isla de la Juventud)
así (por ejemplo) todos los fanáticos de Oriente por regla general le van a Titanes en la mejor pelota y a su equipo en el segundo nivel, igual en el resto del territorio.
La liga nacional juega a las 4:00 pm (se prenden las luces cuando haga falta pero se ahorra más de la mitad de la electricidad y la Liga Selectiva juega a las 7:00 pm.

Jose hizo la tarea. El argumento de Industriales y la Isla está bien sólido, pero igualmente, lo que propones, como le decía a Pandiame, condena a algunas provincias a vivir eternamente de las glorias de otros y a sus fanáticos a no ver a los mejores peloteros de la nación en sus estadios. Por otro lado, el Estadio Guillermón Moncada no está en mejores condiciones que el Calixto García, así como el Cándido González no puede competir con el José Ramón Cepero, eso sin contar conque la fanaticada de holguineros y avileños supera a la indómita y la agramontina en fidelidad al conjunto y respeto por el contrario. Eso, claro, suponiendo que cada territorio pueda armar un equipo sin tener en cuenta su lugar de nacimiento o residencia.
Aunque dices una palabra que es fundamental: LOGÍSTICA. Como están las cosas hoy, ninguna estructura nueva podrá triunfar, y estoy de acuerdo contigo al 100% de que para fortalecer y estabilizar a los conjuntos hace falta que no sean solamente cuatro los peloteros contratados por ligas asiáticas, como este año. Como están las cosas, los peloteros van a seguir abandonando el país y los equipos van a seguir dando vueltas en el mismo lugar, pero este es otro tema.
Gracias y saludos
Seguimos en debate

Pido de antemano la autorización de todos los que aquí han comentado para (ustedes saben de la revista, ¿verdad?) calzar los comentarios debajo de este artículo que será publicado en la edición 55 de Universo Béisbol. Muchas gracias.
Saludos

Rey, por mi no hay problemas, gracias por tener en cuenta nuestras opiniones y ponerlas en la revista. Un saludo

Yo de acuerdo, el intercambio de opiniones es la base de calidad de este blog

Saludos Universo Beisbol; si el Guillermon esta mal pues ha arreglarlo, pues Santiago es Santiago y en todos los ordenes de la vida es la 2da capital de Cuba, el equipo de ese territorio uno de los mas ganadores en Cuba, si la aficion de Camaguey no es mejor es por su mal equipo y peores jefes, yo me limite a org. la 1ra division en las 6 ciudades historicas de Cuba, el igualitarismo nos tiene carcomido el razonamiento amigo ¿por que cada Ciudad tiene que ver un juego x, en Europa cada Ciudad tiene su equipo de futbol ha su nivel y posibilidades en EEUU idem con la MLB, no puedes sacrificar el espectaculo muy bien defendido en este blog hace unos dias por una idealista igualdad, si GTM o Gerona tienen un buen equipo en su liga se sentiran representados y ademas les queda ir al que mas les guste de la 1ra division, en este tema o sea la pelota dificilmente nos pondremos de acuerdo, pero yo APLAUDO a viva voz tu trabajo de abrir el debate de este tema, que cada cual exprese lo que piensa para mi lo mas importante es que HAY QUE HACER CAMBIOS o nos quedamos sin peloteros.

Tienes razón en lo que dices, mi mayor preocupación es que, por ejemplo, el que quiera ver los juegos de la primera tendría que viajar a otra provincia y quedarse a dormir en ella. Todos sabemos que ni el 20% de los cubanos tienen economía para hacerlo, pero eso es harina de otro costal.
Punto 2: nadie aún me responde: se puede o no tuilizar sus opiniones para la revista? creo que si me lo permiten lograremos algo muy novedoso para la edición 55!!!!

La Habana y Santigo, uno y dos,
Holguin y Camaguey, comparten el tres y el cuarto,
Santa Clara y Matanzas, cinco y seis
Es ese el orden de las 6 ciudades mas grandes?
Saludos

Estimado colega Cruz, estimados amigos. Bajo el actual sistema político-económico-social de la mayor de las Antillas, si se asoma como un absurdo, el eliminar provincias y equipos de 16 a 8. En cambio, para un sistema político-económico-social diferente al actual, similar al que se vive en los países de las Ligas Invernales del Caribe, sí como de México, Estados Unidos, Corea, Australia y Japón, es la forma indicada y más acertada, en las que solo la estabilidad, desarrollo y crecimiento de las diferentes ligas, se logra en lo sucesivo expansiones pero bastante tiempo después de la fundación y nacimiento de las respectivas Ligas. El planteamiento que expone mi estimado Cruz, de seguro será una total novedad para el Béisbol Cubano, sin embargo, si revisa la estructura de la Nippon Professional Baseball (NPB) o (la Liga Mayor del Béisbol Japonés), así como de la Liga de Béisbol Profesional de la República Dominicana (LIDOM), de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP), solo por citar algunas, podrá encontrar dos aspectos importantes:
1-) Las Ligas Profesionales no representan a todas la divisiones geo-políticas de cada uno de sus diferentes países, ya que esta medida amenazaría notablemente con la rentabilidad y la economía de cada Liga. De hecho, por citar un ejemplo, la MLB está muy lejos de que sus 30 equipos representen a los más de 50 estados que conforman la Unión Americana. La misma situación encontrará en Japón o en cualquiera de las Liga Invernales del Caribe.
2-) Todas las Ligas Profesionales, cuentan con su Liga Principal y su Liga de Desarrollo. En Venezuela por ejemplo, la LVBP, cuenta con su respectiva Liga de Desarrollo, denominada Liga Paralela, al punto que sus dos principales equipos, Leones del Caracas y Navegantes del Magallanes, cuentan con dos equipos en la Liga Paralela, debido a la cantidad de peloteros novatos de primer hasta segundo año de profesionales.
Para finalizar, le comento que mi opinión, en caso de que decidan estructurar la SNB con 8 y no con 16 equipos, sería muy acertado, solo que debe existir una ronda semifinal, en la que participen los mejores 4 equipos de la ronda regular y clasifiquen de ésta forma a la post temporada, y no que clasifiquen solo tres equipos. De clasificar solo tres equipos a post temporada, eso sería en mi opinión un total desacierto. Es solo mi opinión.

SOÑAR NO CUESTA NADA….

A mi me cuadra la fusión: de los equipos que propones estoy de acuerdo con Vegueros, Industriales, Ganaderos, Cerveceros, y Serranos… me parece mejor la unión de VCL con CFG (Azucareros) y SSP con CAV (Centrales), lo de los nombres es secundario y lo sometería a votación popular por radio en las provincias (cosa rara en nuestro país). Discrepo de alternar los estadios, el espectaculo como Ud. mismo dice en un artículo es lo principal y los estadios son muy importantes para eso, con esos equipos los estadios sede del equipo principal serían “Cptan San Luis” PRI, Latinoamericano HAB, V. de Girón MTZ, Samdino VCL, Huelga o Cepero SSP o CAV (no se cual está mejor), Candido Gonzalez CMG, Calixto García HOL y G. Moncada SCU. Teniendo en cuenta los estadios en mejor estado, público, etc. Serían 10-12 juegos contra cada equipo, TV en todos los juegos, así las subseries pueden ser de 5-6 juegos. La 2da división jugaría similar o (para ahorrar) jugar en dos ligas, 4 equipos en occidente y 4 en oriente, 24 o 28 juegos contra los otros 3. Los uniformes serían diferentes, basta ya de igualitarismo.ç
Puede utilizar mi opinión en la Rev. UB si fuera el caso, saludos

Rey averigua pero creo que Jose M Fernandez y Lazaro Herrera se piraron.Dos mas y sigue el desfile,dentro de poco no va a hacer falta hacer la SN,tendran que poner una liga profesional con 4 o 6 equipos sin importar el territorio e incluso traer peloteros de fuera para darle mas calidad si es necesario,a este paso mi hermanolas series nacionales van a dar risa.

De los señalados como prospectos quedan solo Yulieki y Despaigne, ñooooo asi donde vamos

Lo mejor de la pelota cubana es la representatividad no quieran acabar con eso. La mejor estructura por mucho es la que hay ahora. La primera mitad con los 16 equipos y una segunda con 8 equipos y 7 refuerzos. Esa segunda mitad es verdaderamente competitiva y mantiene la representatividad de los equipos clasificados y todos los peloteros de nivel se mantienen en juego.

Reinaldo te equivocas cuando dices que en Camaguey se ha perdido la representatividad, nada menos cierto. Esta provincia es una de las que más apoya a su equipo aun los malos resultados, pasa un poco lo que sucede en Holguín.

Además no se puede criticar por criticar: La mayor concurrencia que se recuerde en Guantánamo fue la del 2do juego de este año contra Industriales. Según los narradores no cabía nadie más en el estadium, incluso se quedó gente afuera. Esto no lo logras con ninguna otra estructura, te lo aseguro.

Yo soy el seguidor más fiel de los cachorros, desde que tenía 5 años oía los juegos de Holguín por el radio. Si el año que viene me dicen que me van a unir con Granma y los cachorros desaparecen hasta ahí los seguí. No me imagino mi equipo dirigido por Carlos Martí y jugando en Bayamo, ni en sueños.

La estructura de ahora es la mejor, la idea de una segunda fase con 7 refuerzos en inmejorable, no inventen más!!!

¿Quién le pone el cascabel al gato Rey? Es muy difícil llegar a un consenso cuando se habla de pelota. La SNB al estilo NPB me gusta porque tiene muchas cosas positivas. Yo tendría que pasar por un proceso de adaptación muy grande para seguir a mi equipo fusionado con CAV o VCL, pero la propia estructura que planteas le da respuesta a la representatividad y creo que al final todos nos adaptaríamos. Créeme, que soy una de las románticas, le voy a Sancti Spíritus y ya está, después me da lo mismo, o sea, que para mí sería un cambio algo traumático, pero sin dudas es una estructura que puede ser más sostenible y aumenta la calidad del espectáculo. La actual no termina por convencerme mucho porque con cinco refuerzos se quedan todavía muchos peloteros de condiciones fuera de la mejor etapa, y la del diseño similar al del fútbol, tampoco. Gracias.

Saludos Marlys, mira la estructura del futbol lleva yo no sé cuantos años funcionando y garantiza espectáculo y desarrollo para los futbolistas. Aquí en Europa cuando asciende un equipo a la primera división, la fiesta que se arma en la ciudad es tremenda y economicamente ese equipo se beneficia porque se refuerza para poder jugar en primera. En Cuba no es incompatible esto con el beisbol, la estructura que tenemos a mi me gusta, lo que no estoy de acuerdo es que 8 equipos a mitad de campaña se queden sin jugar y por tanto las provincias que representan se queden sin ver beisbol, cuando perfectamente podrían seguir jugando en una segunda división y que por ejemplo 2 asciendan a primera para el año venidero y 2 desciendan, esto asegura emoción y tensión a la afición hasta el final (sobre todo si se dirime en play.-off de ascenso). Estructuras hay una cuantas y se pueden copiar modelos y ajustarlos a las condiciones de Cuba, pero te puedo asegurar que el sistema de ascenso y descenso es uno de los que más emociones y espectáculo trae para la afición y los jugadores.
Por otro lado está la cuestión económica, aquí cada provincia tiene que gestionar bien los recursos con que cuentan y el INDER darle apoyo a las que más lo necesiten en cuanto a infraestructura, solo así se puede mantener cualquier organización y cualquier estructura que se escoja, al final es el factor humano el que determina todo. Un saludo

Rey, creo que sería bueno además preguntarle a los que juegan, ellos son la parte fundamental del espectáculo. Saludos

hola amigo reynaldo ,pues 8 equipos estaria bien ,pero mejor seria la cosa con 6 conjuntos,Habra mas concentracion y mas nivel. Pues yo presento un proyecto bastante interesante con un calendario beisbolero logico donde

Hola amigo rey ,pues estaria interesante un campeonato con 8 equipos ,pero para mi lo mas logico seria un campeonato con 6 franquicias ;habra mas nivel en el sistema de competencia. Se trata de algo mas abarcador como un calendario logico que tenga definido el campeon listo para la serie del caribe ..En lo personal presento un proyecto bastante interesante que lo subire mas adelante .gracias

Exponga su opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: