Roberto Barbón: “En Cuba siempre se ha jugado buena pelota”

Chico Barbón mantiene su carácter jovial. (Foto: The Asahi Shimbun)

Chico Barbón mantiene su carácter jovial. (Foto: The Asahi Shimbun)

Por Reynaldo Cruz

En 1955, el infielder cubano Roberto Barbón se convirtió en cierto modo en una especie de Esteban Bellán o Jackie Robinson. Su entrada a los Hankyu Braves del Béisbol Profesional de Japón como el primer jugador latinoamericano de esta liga abrió la puerta a todos los peloteros de la América hispánica (dígase Alex Cabrera, Alex Ramírez, Bobby Marcano, Tony Blanco, Michel Abreu, Frederich Cepeda, Alfredo Despaigne, Yulieski Gourriel…) que han pasado por el béisbol más fuerte del continente asiático.

En 11 temporadas, Barbón logró promedio de .241, con 1123 hits, 166 dobles, 52 triples, 33 jonrones y 303 bases robadas en 434 intentos, segundo de todos los tiempos en estafas entre los jugadores extranjeros (detrás del taiwanés Shosei Go) y primero entre los latinos. Fue dos veces al juego del Todos Estrellas y fue seleccionado en una ocasión para el Best IV como segunda base, además de liderar la liga en bases robadas dos veces, anotadas dos veces, hits una vez y triples dos veces. Actualmente trabaja como intérprete y habla fluidamente inglés, japonés y por supuesto español.

Más que por su juego, en una época en la que ya comenzaba a tener importancia el bateo de largo metraje, Chico-san, como también le llaman, se ganó la simpatía del público japonés, sobre todo por su carácter jovial y su sonrisa perenne.

Este carácter se mantiene intacto, algo que pudimos comprobar cuando, en días recientes, Chico Barbón decidió, por medio del columnista de Universo Béisbol Jim Allen, contestar a algunas de nuestras preguntas.

Universo Béisbol: ¿Qué recuerdos tienen de su tiempo en Cuba? ¿A qué jugadores notables recuerda?

Roberto Barbón: Nunca jugué en Cuba, pero de los jugadores que más me acuerdo en Cuba es de Martín Dihigo, por supuesto, Ramón Bragaña, Minnie Miñoso, que murió recientemente y Humberto Fernández, que jugó aquí en Japón. Pero nunca llegué a jugar profesionalmente en Cuba, sino en Estados Unidos.

UB: ¿Cómo llegó a Japón?

RB: Cuando vine a Japón, yo de Japón no conocía nada, yo no pensé que se jugara pelota profesional en Japón. En 1954, los Yomiuri Giants estuvieron allá en La Habana, y jugaron tres juegos. Entonces, al año siguiente, el General Manager (gerente general) del Hankyu estuvo en Cuba, y me contrató para venir para acá, ¿comprende? Cuando aquello, cuando era joven, yo pensaba que iba a jugar Grandes Ligas, pero vine aquí, y me quedé y hace sesenta años que estoy en Japón (risas).

UB: ¿Puede describir brevemente su viaje a Japón y lo que vio la primera vez que entró a un terreno de béisbol allí?

RB: La primera vez que yo vine a Japón estábamos en el año 1955 y no había aviones de propulsión a chorros, entonces me demoré tres días para llegar a Japón (risas): tuve que ir a Chicago, de Chicago para California, de California a Hawaii, de Hawaii a Midwest y entonces Tokio. TRES DÍAS me demoré en llegar porque no había aviones de propulsión (risas). Entonces, me bajé en Haneda, y si bien hoy desde Tokio a Osaka el viaje se demora dos horas y media, en aquel entonces se demoraba diez horas, porque eran locomotoras (risas) así que los viajes eran muy largos, porque las locomotoras no tenían la velocidad de los trenes modernos de hoy. Recuerdo que cuando llegué fui a ver el entrenamiento del equipo y ¡estaban entrenando en la nieve! (risas) Yo vi aquello y me dije ‘¡No! De aquí yo me voy. Yo no puedo jugar pelota aquí hace mucho frío para mí, para jugar pelota aquí en Japón’ (risas).

UB: ¿Qué fue lo que más le impresionó cuando llegó a Japón?

RB: Hay muchas diferencias desde aquel tiempo hasta ahora. Ahora aquí en Japón hay de todo. En aquel tiempo no había ni Coca Cola ni Pepsi Cola ni nada de eso (risas). Oiga, esto está muy cambiado, Japón es uno de los mejores países del mundo ahora, yo creo. En aquel tiempo era muy diferente, ya le digo, el tren se demoraba diez horas desde Tokio a Osaka, y todos los trenes eran de locomotoras y muy lentos. Repito, para mí hoy Japón es uno de los mejores países del mundo.

UB: ¿Fue difícil adaptarse al régimen de entrenamiento de los japoneses? ¿Por qué?

RB: ¿Sabe lo que sucede? Que las prácticas aquí son muy largas, no como en Estados Unidos que son bastante cortas en comparación. Aquí las prácticas son de aproximadamente cinco, seis o siete horas. Y cuando se termina, hay que ir al hotel, comer y hacer swings nuevamente, así que es muy difícil adaptarse. Por eso, cada vez que viene un pelotero extranjero yo le digo: ‘Tienes que adaptarte o si no te botan de aquí.’ Esto (el béisbol japonés) es de ellos (los japoneses): ellos te pagan, y ellos te traen acá, pero si no haces lo que ellos te dicen, puedes despedirte (risas).

UB: ¿Cómo se adaptó a los lanzadores japoneses y sus distintos ángulos de salida?

RB: Yo recuerdo que cuando llegué acá, en los primeros tres o cuatro años, casi todos los lanzadores tiraban por debajo del brazo (submarino). Ahora hay muy pocos, pero en aquel tiempo cada equipo tenía cuatro o cinco pitchers y todos tiraban por debajo del brazo. Oiga, ¡qué trabajo me costó para adaptarme! Creo que nunca pude adaptarme. Ahora hay muy pocos que tiran por debajo del brazo, pues la mayoría ha adoptado un estilo más americano, pero en mi tiempo todos tiraban por debajo del brazo. Recuerdo que a veces ellos hacían los movimientos y yo hacía swing y la pelota todavía no había llegado (risas). Era difícil, ¿sabe?

UB: ¿Cómo fue acogido por sus compañeros de equipo en los Hankyu Braves?

RB: Déjeme ver… yo era tan callado, pero casi todos me trataban de lo mejor. Todos son hoy íntimos amigos míos, así que por ese lado no tuve problema alguno. Hice muchos amigos, cada vez que íbamos a Tokio o a Fukuoka me sacaban y salíamos a comer todos juntos. Hice muchos muchos amigos. Nunca tuve quejas, y siempre me trataron muy bien, desde Fukuoka hasta Sapporo hice muchas amistades. Ahora que llevo sesenta años aquí, todo el mundo me conoce y tengo muchos más.

UB: ¿Cómo recibió el apodo de Chico-san?

RB: Cuando yo vine para Japón, mi nombre, Roberto Barbón, le costaba mucho trabajo a los japoneses pronunciarlo. Y yo les dije que me llamaran ‘Chico’ porque iba a ser mejor (para pronunciarlo). Desde entonces soy Chico y ahora, después de tanto tiempo, dondequiera que voy la gente me llama ‘¡Chico! ¡Chico!’ (risas).

UB: Siendo el primer latino que jugó béisbol profesional en Japón, el idioma, las costumbres y las tradiciones deben haber sido un impacto para usted. ¿Cuáles fueron los retos más grandes que tuvo que enfrentar fuera del béisbol?

RB: En aquel entonces nadie acá hablaba español, algunas personas un poco de inglés. Yo tuve la suerte de que antes de venir estuve en Canadá y Estados Unidos, y me fue un poco más fácil por eso. Pero de no haber sido así, olvídese de eso, habría pasado muchísimo trabajo (risas).

UB: ¿Cuáles han sido los latinos que más le han impresionado?

RB: (Risas constantes) Generalmente, los latinos no duran mucho tiempo acá en Japón, pero yo escogería a Alex Cabrera y a Bobby Marcano.

UB: ¿Cómo se sintió cuando su compatriota Michel Abreu encabezó la Liga del Pacífico en jonrones con los Nippon Han Fighters?

RB: Un Latino (risas) líder jonronero aquí en Japón, no es algo que se vea mucho. Se ven casos de norteamericanos como Randy Bass y Tuffy Rhodes, y el caso de Abreu… bueno, me puse muy contento.

UB: Ahora, Cuba está permitiendo que los jugadores vayan y firmen contratos en Japón. ¿Cuál es su opinión de los tres primeros que jugaron en 2014 (Frederich Cepeda con Yomiuri, Yulieski Gourriel con Yokohama y Alfredo Despaigne con Chiba)?

RB: Le digo algo, cada vez que los veo espero que tengan una buena temporada… si tienen una buena temporada, especialmente el hermano pequeño de Gourriel (Lourdes Y. Gourriel), que tiene apenas 21 años, y podrían ganar un buen dinero acá. Estaré siguiéndoles constantemente por televisión, y si tuviese la oportunidad de hablar con ellos les explicaría cómo son las cosas acá en Japón. No sé si hablen mucho inglés, pero cuando estén por acá trataré de conversar con ellos. El año pasado, Gourriel y yo nos encontramos, en Osaka unas tres o cuatro veces: él, (Aarom) Baldiris y (Tony) Blanco. Cada vez que venían acá íbamos a comer juntos. Me siento muy feliz de que puedan venir.

UB: ¿Puede darnos su opinión sobre el béisbol cubano?

RB: Hace largo rato que no veo el béisbol cubano, así que no hay mucho que pueda decir el respecto. Pero sí sé que en Cuba siempre se ha jugado buena pelota, han sido campeones internacionales muchas veces. No sé cómo está la salud del béisbol cubano ahora, pero sigo pensando que se juega buena pelota allá.

UB: ¿Le gustaría enviar un mensaje a los fanáticos cubanos?

RB: Vamos a ver… mi nombre es Roberto Barbón, y hace sesenta años que estoy en Japón. Vamos a ver si este año puedo ir por Cuba y verlos a todos por allá. Encantado de veras de que ustedes me conozcan (risas).

5 comentarios

Saludos Rey, muy buena entrevista, que clase de tipo, un jodedor cubano como decimos nosotros. Yo ya tengo guardado un artículo sobre él y voy a guardar este también. Probablemente en Cuba no lo conozcan, así que con este trabajo se ayuda a difundir parte de la rica historia de nuestro beisbol, en la persona de Chico Barbón. Otro detalle interesante es lo de la visita de los Yomiuri Giants a Cuba en 1954, yo pensaba que los contactos con el beisbol japones fueron despues del 59, así que fijate todos los datos que conocemos gracias a estos artículos. Muchas gracias amigo. Un saludo

Un grande, no por sus números, fíjate todo lo que tuvo que pasar, sino por su carácter. Todo un caballero, sin lugar a dudas, dispuesto a responder las preguntas, a pesar de no ternerme frente a frente. Feliz por que los cubanos vayan a jugar a Japón, e incluso deseoso de ayudarlos. Un cubano genuino, sin lugar a dudas. Todavía ningún latino ha robado más bases que él en Japón, qué te parece? Gracias por leer y comentar.
Saludos

gracias. en 1977 fui a japon cuando comenzaban los morenos y las morenas del caribe y el se mostro muy solicito con la delegacion. una anecdota para que la refieras. el vive en osaka, de donde es el equipo hankyu braves. en tokio a la llegada cogimos un taxi y por alguna razon el chofer nos pregunto de donde eramos. cuando le dijimos cubanos nos dijo de inmediato: “barbón, hankyu braves”… era tio de raul reyes. saludos. Date: Wed, 4 Mar 2015 18:40:19 +0000 To: crucito35@hotmail.com

Sí, importante detalle… es conocido en todo Japón, y es muy querido también. Saludos

Pingback: Roberto Barbón: “En Cuba siempre se ha jugado buena pelota” (4/3/2015) | elpalcodelahistoria

Exponga su opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: