Griffey Jr y Larkin NO, Segio Ramos SÍ: Cuba y su disfuncional relación con el béisbol

Los más de 600 jonrones en una carrera plagada de lesiones y sin dopaje no fueron suficientes para que Ken Griffey Jr fuese reconocido en Cuba. (Foto: Jed Jacobsohn/ Getty Images)

Los más de 600 jonrones en una carrera plagada de lesiones y sin dopaje no fueron suficientes para que Ken Griffey Jr fuese reconocido en Cuba. (Foto: Jed Jacobsohn/ Getty Images)

Por Reynaldo Cruz

Habrá que pedir perdón, en algún momento, y hacerlo públicamente, pero luego de ver el trato que se le ha dado al futbolista del Real Madrid y de la selección de España Sergio Ramos, de seguimiento mediático, de presentación con La Colmenita incluida, de inclusión en la página de deportes del periódico Granma, no puedo sentirme más avergonzado del trato que se llevaron en mi país dos grandes del béisbol como Ken Griffey Jr y Barry Larkin, quienes pasaron por Cuba totalmente desapercibidos, y habría sido en silencio de no ser por Michel Contreras y Cubadebate.

¿Cuál fue su pecado? Ser norteamericanos, jugar en el béisbol de Grandes Ligas, y sentirse orgullosos de ser norteamericanos y de haber brillado en el mejor béisbol del mundo.

Habrá que pedir perdón, casi de rodillas, pero no a Junior, o a Larkin, o a las Grandes Ligas, sino a los millones de fanáticos que aún le quedan al béisbol en la Isla, a pesar de todo, y que aún sienten orgullo de ser cubanos, de vivir en Cuba, y de amar el béisbol cubano. La actitud de Cuba hacia el béisbol es, cuando menos, sacrílega: en una era inundada por el fútbol, prefieren incluso dar amplia cobertura a un deportista que representa a un continente como el europeo y que practica un deporte que no se supone que sea el deporte nacional del país, antes de darle el reconocimiento a dos afronorteamericanos —parte de las minorías en Estados Unidos— que practicaron el deporte nacional del país, y que —con todo respeto a Sergio Ramos— fueron mucho mejores atletas. Pero ambos (Larkin siendo universitario y Griffey Jr durante el Clásico Mundial de Béisbol de 2006) se pusieron uniformes con el USA en el pecho.

Es impactante que todavía haya gente que se pregunte qué sucedió, o que se extrañe ante la alta preferencia del fútbol en Cuba, cuando ha sido prácticamente todo una lucha mediática para enamorar a la gente de un deporte que es aún más comercial que el béisbol —claro, pero cuando se trata de las Grandes Ligas, se trata de “los malos”—, mientras que por años se menospreció o se silenció al béisbol profesional. Este efecto aún no ha cambiado, pues hace menos de tres meses estuvo en Holguín Devon White (que ni siquiera es estadounidense, sino jamaicano, como Usain Bolt o Bob Marley), ganador de tres anillos de Serie Mundial, siete veces merecedor del Guante de Oro, tres veces Todos Estrellas, con casi dos mil hits en la Gran Carpa, y su presencia en la Ciudad Cubana de los Parques fue, cuando más, pasada por alto.

Haber tenido en Cuba a un miembro del Salón de la Fama del Béisbol de Cooperstown (Larkin) y a otro que de seguro será electo en su primer año (Griffey Jr) y no haberlos homenajeado ni siquiera a la mitad de como se ha hecho con Sergio Ramos (nada en contra suya o en contra de los homenajes que se le han hecho, que conste) es vergonzoso en todo el sentido de la palabra —lo vergonzoso es que no les dieron ningún honor en absoluto. Cabe preguntarse si luego de ver esto, a estos dos monstruos del béisbol les quedará deseos de venir a nuestro país.

Mientras tanto, decenas de peloteros cubanos abandonan el país año tras año, sin que aparezcan estrategias lógicas y bien pensadas para convencerlos de que se queden, y el fútbol del país sigue sin el desarrollo suficiente como para abrirse paso en una eliminatoria mundialista… y tal vez uno podría pensar si de veras se habría visto fútbol de ligas europeas en Cuba si hubiese un jugador cubano con calidad como para aparecer en ellas. Claro, que hoy ya no existe el filtro infame que mantenía en total silencio a los cubanos que aparecían en el Big Show, y poco a poco vamos viendo a los nuestros en nuestra televisión, sin necesidad de “paquetes” o videos descargados de la internet con la poca calidad que le permitió el ancho de banda a quien lo obtuvo.

Una vez, el excéntrico Bill Veeck (el mismo que hizo a Orestes Miñoso jugar después del retiro, o que obligó a los Chicago White Sox a jugar usando shorts bermudas) dijo que: “El béisbol debe ser un gran deporte, porque los dueños (de clubes) no han podido matarlo.” Nosotros acá podríamos parafrasearlo, y cambiar la última parte por: “… porque los directivos del béisbol en Cuba no han podido matarlo… aún.”

Pero cuidado, el béisbol cubano agoniza, y sus fans se retuercen de dolor al verlo desangrado por la fuga de sus mejores y peores ejemplares hacia el exterior, más una filosofía de contratación errada, lenta y poco efectiva, o una mentalidad totalmente inadecuada de cómo llevar el deporte. Con este paso no está muy lejano el día en que se suspenda la Serie Nacional o en el que haya que reducir drásticamente la cantidad de equipos a la mitad, pero estas no serán ya medidas para salvarlo, sino métodos de su directiva para mantenerse a flote.

14 comentarios

Pingback: Griffey Jr y Larkin NO, Segio Ramos SÍ: Cuba y su disfuncional relación con el béisbol | Blogosfera Cuba

Pingback: ¿Por qué pasan estas cosas en mi CUBA? (18/6/2015) | elpalcodelahistoria

Muy buen artículo y al menos que lo lean los máximos dirigentes del deporte cubano, el beisbol.el voleibol se les ha ido como agua entre los dedos…Futbolizar la sociedad cubana a como de, con codazos y cabezasos, esta bien hay espacio para todos, pero denle al 51% q pide beisbol más de una vez por semana…

Mil gracias a Reynaldo Cruz, por esta demostración de valentía, buen juicio, de razón que le damos miles de Cubanos que amamos el Béisbol, que dios lo bendiga y lo proteja de la furia de los mismos que atacan a su deporte nacional de forma grosera y falsamente a nombre de unas ideas de unos 20 hombres que se auto proclamaron con derechos que nadie les dio y que si se someten a una prueba seguro no se los daremos ni por uno solo día mas.

Saludos Rey, te la comiste mi hermano. Me sumo a JOSE y a teo en sus comentarios. Esa discriminación no es casualidad porque nada ocurre en mi país por casualidad, todo está bien medido y calculado. Además de ser una descortesía, las autoridades demostraron quiénes son y cuál es su talante verdadero, pero si hace bien poco que no fueron capaces de invitar a Pascual, a Miñoso y otros que hubieran podido invitar a lo del Salón de la Fama (no de las glorias), hasta ese punto llega su miseria, y su actitud recalcitrante, retrógrada, cavernícola para el momento que se está viviendo. No tuvieron la decencia de hacer ese gesto con los fanáticos, gente que ha puesto bien alto el pabellón cubano en las Grandes Ligas y que ya uno de ellos se nos fué, porque que lindo hubiera sido para Miñoso reencontrarse con su tierra y su gente y haber sido homenajeado como se merece.

Son muchos los pedacitos que unidos hacen que la gente se vaya Reynaldo, es así de triste, por suerte hoy se viven otros tiempos y son los peloteros los que deciden su destino y su vida.

El futbol en Cuba es la moda del momento, todo bien preparado y acomodado para que la gente se olvide de que un poco más allá al norte hay compatriotas brillando en el mejor beisbol del mundo. Pero amigo el tiro les sale por la culata porque parece que ellos no conocen bien al pueblo cubano, un pueblo que siempre será de beisbol y también como no de boxeo, de voleibol, de baloncesto, de futbol y de tantos y tantos deportes, eso ellos no lo podran manejar nunca, porque es el propio pueblo el que se preocupa por conocer y saber, de estar al tanto de los suyos dondequiera que se encuentren, dondequiera que jueguen.
Gracias a buenos periodistas como tú (aunque no tengas el papelito, lo eres) la gente puede ilustrarse, intercambiar criterios, en definitiva saber y gracias a estos buenos artículos que nos despiertan y nos vuelven de nuevo a la realidad. Un saludo.

Muchas gracias a los que han comentado, me calmé un poco antes de escribirlo, y dejé que pasaran unas horas… por eso fue que no incluí otros aspectos que sin dudas habrían traído más polémica, y problemas para mí.
Saludos

Estoy en parte de acuerdo y en parte no con el artículo, primero es una comparacion que no tiene nada que ver, Sergio Ramo vino a Cuba en una vista oficial y organizada como embajador de la UNICEF y por eso toda la publicidad que requiere una visita de este tipo. Mientras que Griffey Jr y Larkin como unos turistas más que no había porque darle ninguna publicidad ni nada por el estilo y por mucha historia que tengan estas figuras del beisbol de grandes ligas su popularidad a nivel mundial no se compara con las figuras del football internacional, ahora mismo Miguel Cabrera se puede pasear por cualquier ciudad del mundo incluso de Cuba que en muchas no será ni reconocido a diferencia de que lo que sucedería con Messi o Cristiano Ronaldo y eso no es un problema del gobierno cubano, realmente no estoy de acuerdo con esta critica a veces no es crititcar por criticar y que conste que estoy de acuerdo que muchas pero muchas cosas mal con respecto a todo lo relacionado al beisbol en Cuba pero creo que esta comparación no tiene sentido.

Respetamos su criterio, pero te aseguro que si hubiese venido de turista habría recibido un trato similar, y se le habría dado igual algo de cobertura mediática, de eso no le caben dudas a nadie. Saludos

Saludos Pirolo, mira hay varias estrellas del futbol que han visitado Cuba y se les ha dado cobertura mediática. Para que te sorprendas, Cristiano Ronaldo lo hizo en el 2003, por entonces no tan famoso como ahora. Walter Samuel “El Muro”, el central argentino, en el 2005, Iker Casillas en el 2007 y las más recientes de Pelé, Raúl Gonzalez y Sergio Ramos. Todo esto aparece en internet, si lo buscas lo encuentras. Aquí queda claro cuáles son las prioridades y las preferencias de las autoridades. Reynado tiene toda la razón del mundo en su artículo.

Pirolo, jajaja, esta bueno el seudónimo, tal como si fuera un G-2, comenzare por darte el beneficio de la duda, ok, supongamos que en este caso es como tu dices, explícame entonces las siguientes preguntas:
1º Por que la TV Cubana trasmite fútbol profesional y MLB; NO, y no me vengas con el juego censurado de los Domingos diferido.
2º De que UNICEF es delegado Maradona ha quien le han dado supér propaganda en Cuba, y Maradona ni es buena gente, ni es ejemplo para los jóvenes, ni es nada, fue un gran jugador y punto.
3º Si Larkin y Griffin Jr. estaban como turistas (no hay otra forma de venir a Cuba desde USA), ellos impartieron clases, charlas y donaron implementos, y en el juego en Artemisa por que¿¿¿ ni mencionaron sus nombres en el audio local, a pesar que Anglada fue y lo pidió personalmente.
Si tu no quieres ver la realidad, favor no venir a tratarnos como tarados.
Ha si a Miguel Cabrera no lo conocen es por lo que estamos denunciando.

Pirolo,una sola cosa,aunque se que prefieres el fútbol a la pelota.Cada cual en su deporte,Sergio Ramos no le sirve a Ken Griffey ni a Larkin ni a Cabrera ni para limpiarles los spikes a diario,que tu seas de los que todo lo que se haga en Cuba lo encuentres bien es una cosa(eso es asunto tuyo)pero que quieras que los demás crean lo que dices? por favor……..Ese comentario tuyo es de tontos o anormales

Pingback: Se rompe la burbuja… o mirando las cosas con cinismo « Universo Béisbol

Pingback: Se rompe la burbuja… o mirando las cosas con cinismo (8/7/2015) | elpalcodelahistoria

Pingback: Yosvani Alarcón, el silencio de las Grandes Ligas y el Holanda al Premier 12 « Universo Béisbol

Exponga su opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: