Uno menos, y la pelea viene dura

Yadiel Hernández, el último escapado.
Yadiel Hernández, el último escapado.

Por Reynaldo Cruz

No será exagerado decir que el torneo más difícil que habrá tenido la selección cubana de béisbol en los últimos años será sin dudas los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, pues sumado al hecho de que el conjunto estaba ya diezmado desde antes de salir de Cuba, está precisamente que uno de los jugadores considerado clave en un inicio, el matancero Yadiel Hernández, ha abandonado la delegación, que aún no llega a Toronto, sino que se apresta a jugar cinco partidos con el conjunto universitario de Estados Unidos.

Habrá que preguntarse —seríamos demasiado ilusos si no lo hiciéramos— si algún otro atleta hará lo mismo antes de que comiencen los juegos continentales o durante los mismos, pero en el contexto actual cabe perfectamente decir que cualquier cosa es posible… y que Yadiel podría perfectamente no ser el último.

Por supuesto, que se trata en este caso de un jugador con condiciones para imponerse en cualquier béisbol, pero lo mismo podría decirse de cualquier otro pelotero cubano, incluso aquellos que nunca han levantado un signo de exclamación entre nuestros flamantes narradores. Hoy el béisbol cubano se encuentra viviendo tal vez su peor momento en la escala doméstica y de juego internacional, a pesar de que globalmente, con la invasión de cubanos a la Gran Carpa y a los circuitos de las Ligas Menores está más que claro que el momento es otro muy distinto al que pueden ver los fanáticos cubanos en el día a día.

Esta realidad, bastante distinta al glamor de los coloridos uniformes, las luces brillantes, los estadios llenos y los grandes comerciales de la MLB, atestada de jugadas espectaculares, batazos kilométricos (casi literalmente) y StatCast para medir hasta la métrica más aparentemente insignificante, está hoy más que nunca marcada por la incertidumbre de no saber qué sucederá con el béisbol cubano en el futuro. ¿Se suspenderá algún día la Serie Nacional? ¿Llegará Cuba a lo más alto del podio en un torneo como el Clásico Mundial de Béisbol o el Premier 12? Pero incluso el más inmediato futuro parece incierto: ¿abandonará el equipo algún otro jugador antes de que se termine el último partido contra el USCT? ¿lo harán acaso después o durante los Juegos Panamericanos de Toronto?

Me pregunto cuántas veces se escribirá sobre el mismo tema, que parece ya un tanto aburrido o reiterativo, y que sin dudas comienza a dejar de ser noticia… a pesar de que ya hoy es más noticia el nombre del pelotero que abandona la delegación cubana que el resultado competitivo del equipo.

Independientemente de que no todos los que abandonan el país llegan al Big Show, el flujo de peloteros cubanos hacia otros países es ahora indetenible, irreversible y multidireccional. No es solamente en Estados Unidos donde juegan, sino que recalan en México, República Dominicana, Venezuela, Canadá, Japón, Corea del Sur… en cualquier sitio menos en Cuba.

¿Solución? No se sabe aún, podría hacerse hasta una encuesta, y la gran mayoría de la gente votaría por la creación de una liga profesional, con salarios al estilo de la AA o la AAA para atraer a esos peloteros que aún no llegan a las Mayores.

Pero el equipo que se apresta a jugar el tope contra el USCT, que inicia hoy, tiene ya a un jugador de menos… de cara a los Panamericanos, sería una proeza que los cubanos ganaran, sin exageración.

2 thoughts on “Uno menos, y la pelea viene dura

  1. Saludos Rey, nos metieron no hit no run en el primer juego. Yo creo que los muchachos van a estar supertensos toda la serie, el mal ambiente que le crean cuando alguien se va, es insoportable para ellos. Vamos a ver como les va en el 2do juego.

  2. Saludos Rey, parafraseando el título de tu artículo, sin con uno menos la pelea venía dura, con dos ya ni te cuento. Otra pieza clave, Luis Yander, se ha quedado también. El morbo natural que crea esto y la incertidumbre es muy grande. De hecho espero que se quede alguno que otro más.
    Hemos hablado bastante sobre este tema, hasta el cansancio diría yo, pero como las autoridades hacen oídos sordos a los aficionados y periodistas tanto dentro como fuera de la isla, estas son las consecuencias que ahora tienen que asumir, porque es responsabilidad directa de ellos y de quiénes los dirigen.
    Ni siquiera han sido inteligentes en aprovechar el momento que se está viviendo en las relaciones con Estados Unidos y decir vamos a reconciliar nuestras posiciones e iniciar un nuevo camino, vamos a contar con toda nuestra gente dondequiera que se encuentren, vamos a convocarlos a representar a su país sin ningún tipo de condiciones, y que venga quien quiera vestir el uniforme del Cuba, pero no, siguen erre que erre, estancados en el tiempo, detenidos pensando un siglo lo que van a hacer y estos son los resultados. Estados Unidos y Canadá, que son los casos que conozco, han convocado a jugadores que no estan en la lista de 40 de los conjuntos de la MLB. Dime tú, ¿Por qué diablos Cuba no hace lo mismo?, aunque uno sepa la posible respuesta, siempre queda la esperanza que de una vez por todas se decidan a hacerlo.
    Podría decir que me alegro, pero en el fondo no, porque quiero a mi beisbol y a su gente, deseo que sigan disfrutando de ese gran deporte de las bolas y los strikes, pero por este camino que seguimos está claro que acabaremos perdidos. El mejor escarmiento, y anda que no se lo han ganado, es lo que está pasando. Un abrazo amigo

Exponga su opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s