Con uno menos y tres hits, Cuba sigue sin anotar

Bryson Brighman fue uno de los mejores bateadores por el USCT. (Foto: USABaseball)

Bryson Brighman fue uno de los mejores bateadores por el USCT. (Foto: USABaseball)

Por Reynaldo Cruz

El golpe del abandono de la delegación cubana por parte de Yadiel Hernández aún estaba fresco, como mismo estaba fresco el no-hit-no-run, cuando apareció el porrazo de una blanqueada de tres hits, más la fuga del santiaguero Luis Yander La O, para poner en una situación mucho más compleja a los cubanos de cara a lo que queda del tope contra el USCT, el Festival de las Américas y los Juegos Panamericanos de Toronto 2015.

Nuevamente los cubanos fueron silenciados por el pitcheo norteño, quienes utilizaron una combinación similar a la del día anterior, con Daulton Jefferies (4 IP, H, 2 K), Logan Shore (4 IP, 2 H, 3 K) y Stephen Nogosek (IP), quienes dejaron nuevamente silenciados a los antillanos, con apenas tres indiscutibles permitidos, dos de ellos de Rudy Reyes, siendo esta además la única vez que los bisoños del US Collegiate Team blanquean a los cubanos en dos ocasiones consecutivas.

De hecho, según apunta USABaseball,

El equipo USA ha blanqueado a Cuba solamente seis veces en la historia de las series —que datan de 1985— que fueron en 1990 (1-0), 1992 (3-0), 2008 (1-0) y 2013 (1-0), además de las dos lechadas propinadas para abrir esta serie en 2015. Cuba encabeza el pareo en todos los tiempos contra el USA, 65-37.

Los cubanos lograron finalmente su primer indiscutible luego del primer out en el tercer inning, cuando Rudy Reyes soltó línea al izquierdo. Los cubanos llegaron a estar 11 entradas y un tercio sin conectar indiscutibles.

Yosvani Torres no estuvo tal vez tan dominante como Freddy Asiel Álvarez, aunque sorteó dificultades en la mayoría de las entradas, hasta que en el sexto inning, que parece ser la entrada maldita para los cubanos, el camarero Garret Hampson pegó indiscutible, avanzó a segunda base por wild pitch, y a tercera por rolata del designado Matt Thaiss. El inicialista K.J. Harrison elevó al central, para empujar la primera, y aunque el inning parecía liquidado, comenzaron otras complicaciones. El segundo indiscutible de Nick Banks hizo que Roger Machado saliera en busca de relevo, y trajo a su discípulo en Ciego de Ávila, Yander Guevara.

Entonces, el torpedero Ryan Howard —que nada tiene que ver con el slugger de los Philadelphia Phillies— pegó un batazo enorme, que no fue jonrón debido a la elevada pantalla que ocupa la pared del jardín izquierdo en el Durham Bulls Athletic Park. William Saavedra la jugó muy bien al rebote, y su tiro de relevo pasó por encima del paracortos Yordán Manduley, aunque fue esto algo positivo, pues detrás se encontraba Raúl González, quien realizó un tiro casi perfecto al plato para poner out al corredor Banks, en una jugada extremadamente cerrada—que bien podría haber sido safe, dando por terminada la entrada.

En la parte baja del capítulo seis, Rudy abrió con hit y avanzó por sacrificio de Raúl González. José Adolis García tomó ponche y Yordán Manduley fue retirado de torpedero a primera, en otra jugada cerrada que también podía haber sido cantada quieto. Fue esa precisamente la mayor complicación del pitcheo de los norteamericanos.

Un inning más tarde, se demostró que el largo batazo de Howard no tenía mucho de casualidad, cuando el receptor J.J. Schwarz sacó la pelota por encima de la pantalla, decretando la ruidosa explosión de Guevara, quien no retiró a ningún bateador, pese a haber lanzado un tercio. Erlys Casanova entró a lanzar, y aunque se complicó, salió a flote de la entrada.

Por los norteños, los mejores a la ofensiva fueron Howard (de 4-3, 2B), Nick Banks (de 4-2) y Bryson Brighman (de 4-2), además del jonrón de Schwarz. Por los cubanos solamente Rudy Reyes (dos hits) y Frederich Cepeda pegaron indiscutibles.

Es cierto que en un cero-hit-cero-carrera hay un componente de suerte, y lo dicen incluso los mismos lanzadores que logran la hazaña, pero la realidad es que si no se batea, en sentido general, es mucho más fácil recibir un no-no. Tres indiscutibles en 18 entradas son un saldo ofensivo bastante preocupante, pero más aún preocupa el futuro del equipo en los compromisos venideros, luego de la salida de dos peloteros del roster.

Luis Yander La O habría sido un utility de lujo, capaz de jugar las tres posiciones más complicadas del infield, además de ser un excelente bateador, un corredor rápido y un jugador con carácter. Sus futuras posibilidades en el béisbol profesional son más que evidentes.

Exponga su opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: