Toronto 2015: Podio igualito que en Guadalajara 2011, y otras consideraciones (un poco tarde)

… otras veces, la autoestima baja,
no sabemos qué hacer con lo extraordinario
—Buena Fe, en Guantanamero

Estados Unidos cercenó el sueño de Cuba. (Foto: Ricardo López Hevia)

Estados Unidos cercenó el sueño de Cuba. (Foto: Ricardo López Hevia)

Por Reynaldo Cruz

Antes de empezar los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 alguien me preguntó cuál era mi pronóstico referente a la ubicación de Cuba en el béisbol, y mi respuesta fue que con mucha suerte los cubanos lograrían superar la actuación de los Juegos anteriores en Guadalajara, y que de ganar, sería la mayor hazaña del béisbol cubano desde el Clásico Mundial de Béisbol de 2006. Resulta que Cuba no tenía mejor conjunto que Canadá o Estados Unidos —amén de las dificultades que pasaron estos últimos para clasificar— pero tal vez los cubanos consideremos como algo imperdonable a esos momentos en los que podemos cambiar la historia y los dejamos pasar.

Y es que precisamente esa historia —olvidemos por un momento el partido de la medalla de bronce ante unos puertorriqueños a los que ya Cuba había derrotado—, que estuvo a punto de cambiar y que tuvo un giro totalmente abrupto, la que estamos contando hoy, cuando se estuvo a punto de cambiar para bien y luego para mal.

Si bien el triunfo ante los boricuas en el partido por el tercer lugar tuvo sabor a gloria, es digno de destacar que los cubanos estuvieron más cerca de ganar el partido de la semifinal que de perderlo, y la culpa cae no solo en el mentor Roger Machado, sino también en los jugadores (el pase a la final estuvo en el bolsillo, y no se supo qué hacer con él). Pero los peloteros son menos pecadores sencillamente porque son menos independientes que los peloteros profesionales de cualquier otro equipo: la disciplina táctica, y la concentración de los jugadores cubanos está sin dudas menos entrenada de manera condicionada por tratarse sencillamente de jugadores que carecen durante prácticamente todas sus respectivas carreras deportivas de la autonomía necesaria para tomar sus propias decisiones y de la mentalidad de equipo.

Y claro, mentores que en los momentos más críticos toman decisiones pensando en el qué dirán, más que en analizar los antecedentes, no pueden arrojar otro resultado que el obtenido, que no por ser esperado deja de ser decepcionante.

La mayor causa de decepción está sin dudas en un partido sabatino en el que durante seis entradas Cuba mantuvo ventaja de 5-1, gracias a un jonrón de Frederich Cepeda más dos empujadas de Yosvani Alarcón, y otro excelente trabajo de Yosvani Torres, quien mereció un voto de confianza por parte de Roger Machado.

Fue entonces en el séptimo inning cuando se esfumó la ventaja y se pusieron las posibilidades de Cuba grises con pespuntes negros. Un débil indiscutible y un pelotazo llevaron a Machado a extraer del box a Torres, y no por Héctor Mendoza, o Yoanni Yera, o incluso Liván Moinelo: lo sustituyó por Ismel Jiménez, quien luego de ponchar a un bateador, ayudado por el umpire de home (porque los cubanos solamente vemos cuando los árbitros se equivocan en nuestra contra, aunque no se equivoquen) regaló un boleto que puso el partido cuesta arriba para Cuba y dejó la escena lista para un Liván Moinelo que no salió como se esperaba.

Si analizamos las cinco interrogantes hechas a Roger Machado que aparecieron en Juventud Rebelde, nos podemos percatar de que el mentor de los actuales monarcas nacionales se burla totalmente de la inteligencia de las personas que saben o creen que saben algo de béisbol (que somos casi todos los cubanos, en uno o en otro grupo, aunque sea difícil definir quién es quién).

En primer lugar, está demostrado lo que puede costar lanzarle mal a un bateador al que hay que transferir de manera obligatoria (recuerden lo que le sucedió a Chang-Yong Lim al no transferir de manera intencional a Ichiro Suzuki con el partido empatado y la primera desocupada en la final del Clásico Mundial de Béisbol de 2009). Y precisamente eso fue lo que sucedió, un lanzamiento no tan fácil de batear, pero más cercano en el espectro de posibilidades para un bateador de calidad como Andrew Parrino fue muy bien aprovechado para mandar la pelota hacia el jardín derecho para dejar al campo a los cubanos.

La primera pregunta a Roger Machado demostró precisamente que como mentor carece de autoridad —aunque esto se evidenció mucho más adelante— y de carácter para reconocer sus propios fallos. Sencillamente, ese bateador no debía batear con la ventaja en segunda base, amén del castigo que hubiese podido causar Tyler Pastornicky al staff cubano.

El caso de Héctor Mendoza no podía ser menos creíble. Si el muchacho no estaba al 100% de brazo y estaba para un inning, su entrada no era en el noveno, sino en ese séptimo inning, cuando apareció la posibilidad del empata en circulación y se hizo necesario que se le diera la pelota a alguien que pudiera controlarla… después de eso podía lanzar cualquiera, pero la situación complicada debía ser para EL MEJOR lanzador disponible, no para uno de demostrada intermitencia internacional como Jiménez.

Por supuesto que el manejo del pitcheo en ese séptimo inning fue la causa principal de la derrota. Ismel, lanzador extremadamente efectivo en la Serie Nacional, pero hasta ahí: su incursión ante Holanda en el Clásico Mundial de Béisbol de 2013 y su apertura en estos mismos Juegos Panamericanos contra Colombia debieron haber sido suficientes como para que los narradores cubanos no aludieran a algo tan distante en el tiempo y la memoria como aquel relevo ante Australia en el Clásico Mundial de Béisbol de 2009. Sin lugar a dudas, Ismel Jiménez no es lanzador de selección nacional, hasta que no demuestre lo contrario. Ubicar a Moinelo en el box es el menos criticable de sus manejos, aunque le salió mal, aunque sin dudas si tenía pensado utilizar a Yoanni Yera, tenía que haberlo hecho de primera instancia: su derrota no pudo ser más inmerecida.

Y el toque (o el NO TOQUE) de bola por parte de Raúl González no podía ser más dantesco: hay dos posibilidades respecto a lo que pudo haber sucedido, y las dos dejan a Machado prácticamente como un manager desautorizado que no tiene el respeto de nadie, o simplemente que deja que sus jugadores avileños hagan lo que les venga en gana sin que haya consecuencias para ellos.

Si Roger Machado ordenó la “jugada sorpresa” y mintió a la prensa al respecto, no tiene el valor suficiente como para reconocer su garrafal error y le es más fácil culpar al jugador. Si dijo la verdad, entonces Raúl González no lo respeta, porque un error tan egocéntrico y una indisciplina táctica tan terrible deben tener una sola consecuencia: la banca directa e inmediata para ese jugador para que aprenda a respetar las órdenes. Cualquiera de los dos escenarios desprestigia totalmente al mentor del equipo nacional, así que no importa de veras si mintió o si dijo la verdad.

No hay mucho que reprochar a este equipo, pues en sentido general se hizo todo lo que se pudo, pero el sabor amargo de una derrota que se tenía en el bolsillo prácticamente es imperdonable, sobre todo si había variantes alternativas que de haber sido utilizadas habrían arrojado un resultado diferente. Acusar al árbitro de primera base por una jugada que si nos ponemos la mano en el pecho y la miramos con ojos imparciales fue out (Casey Kotchman tenía la punta de su pie haciendo contacto con la almohadilla en el momento en que la pelota entró en el mascotín), o al árbitro de home por el tercer strike cantado a Alfredo Despaigne (cuando sabemos que se dejó cantar el primer strike que de haberle hecho swing podía haber servido para al menos elevar a los jardines y traer el empate, y también podemos decir que Ismel Jiménez fue ayudado por ese mismo umpire cuando sacó su único out por la vía del ponche) me parece un acto de cobardía e impotencia, cuando hubo unas cuantas jugadas que influyeron en el resultado y que estaban en manos de los cubanos.

Es ilógico pensar que Roger Machado no quería ganar, y es ilógico pensar que él es el único culpable: sabemos perfectamente que todas estas decisiones erróneas las tomó sintiendo la presión de lo que podía significar para su status como director ganar o perder contra Estados Unidos, y sobre todo basado en dos experiencias previas contra este equipo. Fue extremadamente cauteloso en ciertos momentos (no haber castigado a Raúl González por la indisciplina táctica o no haber traído a lanzar a Yera desde el principio, o incluso no haber usado a Mendoza), mientras que en otros fue precipitado (haber sacado a Torres luego de su magistral labor). En su defensa hay que decir que estuvo a punto de lograr algo que parecía imposible con ese conjunto: llegar al partido por la medalla de oro, aunque esta posibilidad se le haya esfumado en gran medida por sus propias decisiones. El fatídico séptimo episodio del partido contra Estados Unidos impidió que se mejorara el resultado, en tanto los cuadrangulares de Yorbis Borroto y José Adolis García en el noveno inning sirvieron para evitar la caída del podio.

Habrá que quitarse, sin embargo, el sombrero ante Frederich Cepeda, demostrando que (pese a su edad, pese a su desgaste y pese a no estar en la forma adecuada) sigue bateando en los partidos cruciales) y Yosvani Torres, quien sin duda alguna siguió dejando claro que ha merecido mejor suerte en cuanto a su posición respecto a la integración del equipo nacional. No obstante, sigue pendiente el análisis de la parte doméstica del béisbol cubano: a pesar de haber estado a punto de ascender a la final o de caerse del podio, este equipo tuvo un resultado esperado, y no es práctico esperar mucho más del futuro.

Acá les dejo con las cosas que me llamaron la atención de Cuba en estos Juegos Panamericanos:

  1. Frederich Cepeda sigue siendo ese bateador que aparece cuando hace falta en los partidos en que hace falta, pese a su edad, a su evidente declive y a su desgaste.
  2. Yosvani Torres ha merecido mejor suerte en las integraciones al equipo nacional.
  3. El Premier 12 está cuesta arriba, ganar va a ser algo casi de ciencia-ficción.
  4. Rudy Reyes rinde más cuando más se critica su presencia en el equipo Cuba.
  5. Está prohibido hablar de Yulieski Gourriel en la televisión nacional.
  6. Los cubanos siguen teniendo fallas tácticas enormes a la hora de batear, dejándose cantar strikes que están cantados desde que el lanzador está haciendo sus movimientos.
  7. Cuba no pudo con los equipos del norte.
  8. La dirección decidió guiarse más por el miedo que por la lógica a la hora de tomar decisiones en cuanto a la estrategia de pitcheo.

Nota: Lamento no haber publicado antes, pero por problemas de conexión me fue imposible.

13 comentarios

un necesario analisis con bastante de objetividad, porque el beisbol cubano tiene la duda reflejada en su accionar. machado no salio bien de sus consideraciones precisamente por eso, porque demostro dificultades con sus atletas.
pero en lo que no concuerdo es en la mencion a cepeda. dio un jonron importante, pero tambien se poncho cuatro veces en un partido y su actuacion en general no fue la esperada. un atleta que juega en un alto nivel profesional debe mostrar mas cuando se desempeña en un rango inferior. no dudo que este en declive, pero su descenso es demasiado rapido y sorprendente para un pelotero que practicamente acaba de llamar la atencion en el profesionalismo. en estas mismas paginas peter bjarkman lo coloco dentro del beisbol nacional muy arriba. tiene valores innnegables pero, aparte de batear a las dos manos y tomar muchas bases por bolas, el spirituano no hubiera hecho el equipo nacional en aquella epoca gloriosa de casanova, victor, fernando, gourriell y compañia. un buen batazo significa mucho, pero una actuacion completa.

Saludos Rey, excelente análisis, ya estuvimos hablando un poco sobre el tema en la página de Ibrahín donde el mismo no daba crédito a las respuestas de Machado en la entrevista de Juventud Rebelde.
Sabemos de todos los problemas por los que atraviesa el beisbol, pero no nos acostumbramos a perder y menos de esa forma, siempre duelen derrotas así. De todas formas como te dije, los muchachos dieron pelea y es que lo llevamos en la sangre.
En cuanto a Roger Machado, me sorprendió con las decisiones que tomó y su falta de autoridad en el caso de Raul, creo que la presión pudo más que la experiencia y el sentido común, pero no te asustes, el señor Victor Mesa, que saca los lanzadores más rápido que lo que se pierde un merengue en la puerta de un colegio, le acaba de pasar lo mismo en el torneo de Rotterdam con Holanda (como dijo el forista y amigo JOSE, debe tener pesadillas con los tulipanes). Sacó a FranK Montieth (que venía realizando excelente labor) en el 7mo inning con un out ya en la pizarra y ganando 6 por 2 ¿Su delito?, le dieron un hit y claro como andamos sobrados de holders y closers, nos hicieron 7 carreras en ese inning. Nada mi hermano, tendremos que esperar tiempos mejores y que algún día recapaciten, si es que lo hacen. Un saludo

Reynaldo es una lastima que tu escribas con una frecuencia tan espaciada. Yo respeto muchos otros periodistas seguidores del beisbol, muy buenos, Rey Otero, Daniel de Malas, Ibrahin Sanchez, por mencionar aquellos que a diario leo, pero ante usted debo quitarme el sombrero. Saludos

Gracias, de veras por esos inmerecidos comentarios: En realidad me encantaría tener todo el tiempo disponible, en cuanto a conexión y obligaciones, para escribir sobre béisbol. Tengo realmente más de 50 ideas, pero en realidad no puedo desarrollar ni cinco por el problema del tiempo. Incluso, la revista, entre el bache tecnológico y el tiempo se me hace muy difícil, pero bueno, uno hace realmente lo que puede. Incluso, este trabajo lo tenía escrito desde el lunes por la mañana, y no hubo posibilidad de publicarlo hasta el miércoles… de verdad que es difícil, no obstante, tengo la esperanza de que un día todo mi mundo profesional gire en torno al béisbol, y que tenga todos los accesos necesarios, entonces sí escribiría hasta cinco piezas por día… o más, depende. Gracias nuevamente (son ustedes los que hacen que valga la pena) y saludos
R.

Amigo Rey
¿A que correo se te puede escribir para enviarte unos boletines?
Saludos desde el palco de la historia

Reynaldo es una bendición que tu escribas, aunque sea con una frecuencia tan espaciada. Yo respeto muchos otros periodistas seguidores del beisbol, muy buenos, pero ante usted debo quitarme el sombrero. Saludos.
Cualquier semejanza con otros escritos es pura coincidencia. Honrar honra.
Perdón Roy, mis respetos por su comentario, es un puro juego de palabras…pero el original es ud.

Gracias, a ud. también, Teo, sabemos todos lo difícil que resulta, y esas palabras vienen muy bien y al menos demuestran que nada de esto es por gusto. Todo lo que UB ha logrado se debe en gran medida a ustedes, son sus visitas y sus comentarios lo que ha hecho que aparezca en el mapa.
Abrazos
R.

No hay lio Teo, ojala y los comentaristas deportivos aprendan que lo importante es competir y dar el maximo porque para ganar al igual que para perder solo hace falta salir a competir. Vale tu comentario, hoy me toco a mi y me rei porque te quedo bueno, manana le toca a cualquier otro. Saludos

Saludos Reynaldo, agregar a la lista a Alexei Bell, pidió la liberación y adiós lo-lita de mi vida como decía Salamanca, yo también agradezco tu esfuerzo y aunque no llevaría tan recio a Roger que le toco la tarea del indio, si comparto la mayoría de tus evaluaciones, saludos a Roy. Jose

Reynaldo,
desde el primer párrafo se hace evidente el nivel de objetividad, tan importante para encausar cualquier comentario sobre este difícil tema que es el beisbol cubano hoy día y sus resultados internacionales, felicitaciones.
Para aportar solo una arista diferente a lo que han dicho quienes me precedieron me gustaría solo destacar un detalle en forma de dos preguntas:
1) ¿es preferible una situación similar a los años 80-90 en la que teníamos dentro casi toda la tropa y ganamos casi todo a lo que asistíamos, o la actual situación en la que tenemos 12-15 estelares en la MLB y otro gran grupo jugando en Ligas de medio mundo, de manera tal que podríamos ahora mismo conformar dos equipos Cuba al Clásico Mundial, uno “A” capaz de luchar por el primer puesto y uno “B” capaz de no ser el último?
2)¿Es nuestro beisbol más fuerte ahora o en aquella época?
Pienso que el de los Panamericanos fue un Cuba “C” con algunos elementos de un Cuba “B” y muy excepcionalmente alguno del Cuba “A”. Me complace mucho ver jugar en Rotterdam a quienes serían hoy día los miembros de un Cuba “D” y muy excepcionalmente algunos del Cuba “C”. El equipo al Premier 12 seguramente será una mezcla entre ambos y obviamente nuestra única posibilidad de hacer un buen papel estaría condicionada porque los demás países también lleven sus terceros o cuartos equipos, de lo contrario, como dice Rey en su tercer punto del resumen: “El Premier 12 está cuesta arriba, ganar va a ser algo casi de ciencia-ficción”,
saludos, Cmario.

Existe una desmedida tendencia a criticar una jugada, no porque haya sido bien o mal concebida, sino por su resultado. Me explico: si el “cacho” que bateó Raúl González hubiera caído en territorio de nadie, hoy estuviéramos hablando de él como héroe y de Machado como un estratega genial, porque a esa hora, la idea hubiera sido del manager, claro. Con corredores en primera y segunda, el toque para sacrificio ha de ser muy bueno; pero si es una jugada esperada, tiene que ser perfecto o el corredor es forzado en tercera. ¿Es Raúl González esa clase de tocador capaz de burlar una defensa que se le iba a colocar en las misma narices a la espera de la jugada esperada? (la redundancia es intencional). Por otra parte, con un cuadro tan movido, de pronto Raúl González se había convertido en un bateador de .400 y las probabilidades, si conectaba por el suelo, de que la pelota pasara al outfield eran tentadoramente altas. ¿Que salió mal? OK, nada ni nadie nos garantiza que el toque habría adelantado a los corredores o que, aún de haberlos adelantado, se hubiera logrado anotar. En definitiva, Despaigne se ponchó con la casa llena y un solo out, situación que se podía haber presentado aún de haber funcionado la jugada de sacrificio. Y no es que quiera culpar al Despaigne, en definitiva, para poncharse solo se requiere pararse a batear, pero con el toque en la mente, se estaba esperando que alguno de abajo produjera y no fue así, ¿entonces por qué linchar a Raúl González? Eso sí, totalmente de acuerdo con que Machado quedó muy mal parado haya ordenado esa jugada o no. Pero, desde mi punto de vista, lo peor que hizo fue “lanzar a Raúl González debajo del autobús”, como decimos por acá y tratar de “limpiarse” él como director. Se puso en evidencia que la falta de profesionalismo de muchos peloteros de la Isla no se limita a ellos sino que también afecta a sus dirigentes. En fin, que las “autopsias” de las derrotas solo son positivas si se hacen con la idea de aprender y no con la de justificar una derrota o, peor aún, buscar un culpable o, mejor dicho, un chivo expiatorio. El beisbol es un deporte colectivo, no descubro nada con eso, pero muchos olvidan que, en los deportes colectivos, gana y pierde el equipo y no un jugador en particular, aunque cuando ganemos nos empeñemos en nombrar al héroe y, cuando perdamos, busquemos con afán a quién culpar por la derrota.
Recibe mis saludos y también mi agradecimiento por tu magnífico blog.

Reynaldo, una vez concluidos los juegos panamericanos de Toronto, los medios han publicado articulos sobre la ubicacion de la mayor de las antillas en el medallero final. He leido algunos articulos que me han parecido bastante sensatos y objetivos. Creo que siempre es valido aspirar a mejorar pero para ser justos con la verdad, lo primero que debemos hacer es aceptar lo meritorio que es quedar en 4to lugar del medallero por encima de naciones que son “n” veces mayores que Cuba en poblacion, territorio, recursos y situacion economica, por ejemplo Mexico, Argentina y Colombia. En cuanto a las posibles medidas a tomar para recuperar mejores posiciones en el podio, opino que flexibilizar todo el sistema de contratacion de atletas, quitar las trabas para que los deportistas nacidos en Cuba o que son hijos de padres cubanos que compiten en cualquier pais del mundo puedan representar el pabellon nacional en eventos internacionales, participar en series y competencias nacionales, etc. Si los peloteros millonarios cubanos de la MLB quisieran crear una academia de beisbol para ninos y jovenes en Cuba, estimular y facilitar el proyecto y no ver fantasmas donde no los hay. En resumen, si el pais no tiene suficientes recursos financieros no se cierren a las fuentes potenciales de recursos y utilicenlos solo en el deporte, no para que personajes esten viajando por el mundo como principes.
Lei en otro sitio un comentario en el que se inferia que Brasil habia quedado por encima de Cuba porque era el gigante economico latinoamericano y por tener una poblacion de mas de 100 millones de habitantes. Son razones de peso pero esas circunstancias existian en panamericanos anteriores y Cuba habia quedado en 2do lugar. Canada tampoco quedo fuera del criticismo, a la nacion nortena se le atribuyo su potencial economico y haber nacionalizado deportistas para competir con ellos. Todo el que ha estado en Canada se ha percatado de su potencial economico a pesar de que la poblacion no rebasa los 35 millones de habitantes y lo cosmopolita que es la poblacion, millones de asiaticos, europeos, latinos, etc. Aqui hay municipios donde viven mayoritariamente chinos, rusos, indios, judios, italianoss, portugueses, griegos, latinoamericanos y eso no es secreto para nadie. Las solicitudes que tiene la inmigracion de este pais sobrepasan los 100 millones de personas de todo el mundo que han formalizado sus peticiones para establecerse aqui y se ha dicho que mas de la mitad de esas solicitudes proceden de ciudadanos de China quienes ya conforman una de las comunidades mas grandes de este pais. con lo anterior quiero dejar claro que no son atletas nacionalizados para competir sino personas que por razones muy variadas decidieron convertirse en canadienses y trabajan, estudian y compiten aqui como cualquier otro ciudadano. Para finalizar creo que las justificaciones no conducen a nada bueno, aceptemos todo el esfuerzo que hicieron los deportistas y valoremos el 4to lugar como algo muy bueno y que podremos mejorar si nos lo proponemos.

Exponga su opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: