Moneyball y los trucos del Trade Deadline

Sin haber jugado aún en las Mayores, y con un contrato de más de 60 millones, Héctor Olivera fue transferido de los Didgers a los Braves. (Foto: Michael Wyke/ Tulsa World)

Sin haber jugado aún en las Mayores, y con un contrato de más de 60 millones, Héctor Olivera fue transferido de los Didgers a los Braves. (Foto: Michael Wyke/ Tulsa World)

Por Reynaldo Cruz

A muchas personas en el mundo les costará mucho trabajo pensar en el nombre de Billy Beane y no imaginarse a Brad Pitt sentado en una oficina frente a Jonah Hill llamando por teléfono a los gerentes generales de varios equipos de las Mayores teniendo un solo objetivo en mente: adquirir a Ricardo Rincón. Tal vez la magia del cine nos haya hecho ver un poco más glamorosa la avalancha de presiones que se vierten sobre un gerente general cuando se acerca el Trade Deadline[i] y aparece la oportunidad de adquirir buenos jugadores o dejar ir a otros cuyos altos contratos comienzan a pensar.

La escena de Moneyball, en la que Beane apela a todos los recursos verbales posibles, haciendo rejuego tras rejuego con su presupuesto, sus posibilidades y su roster, podrá quedada en la mente de muchos como la forma en que se hacen negocios en la Major League Baseball. Sin embargo, las cosas se complican mucho más.

A esta altura, ya están en muchas ocasiones definidos quiénes son los contendientes más fuertes y poderosos de cada circuito. Por ello, los equipos que están más atrás, y que han tenido problemas con su organización, comienzan a ship out[ii] a varias de sus estrellas, dígase abridores de primer nivel, bateadores de nivel o tal vez algún que otro receptor, y los ponen en manos de aquellos que luchan por hacerse con la división o con uno de los dos codiciados puestos de Wild Card. A cambio, los equipos obtienen prospectos de alto valor, dinero, y hasta rondas compensatorias de balance competitivo en el draft del año siguiente.

Por supuesto, que no en todos los casos esto se cumple, pues podemos ver también casos en los que se hace una transferencia de un jugador estelar por otro jugador estelar, y los términos de los contratos son bastante enredados, pues puede ser incluso que un equipo termine pagando el resto del contrato para una temporada a un jugador que no juega con ellos, aunque esto también es parte de la “magia” de lo “negociable”.

En los últimos ocho días previos al Trade Deadline, muchos cubanos se centraron —por supuesto— en el posible destino de un Aroldis Chapman que una vez que termine su contrato con los Cincinnati Reds deberá vaciar las arcas de cualquier club ligamayorista, sobre todo por su astronómica, aterradora y efectiva velocidad y sus números, que parecen sin dudas salidos de otra galaxia. Pero Chapman se mantiene aún en la nómina de los Cincinnati Reds, quienes (alejados a 18 juegos completos de los St. Louis Cardinals, punteros de la División Central de la Liga Nacional) ya hicieron bastante al dejar ir a Johnny Cueto.

Sin embargo, la que sí sorprendió a todos fue la transferencia de Héctor Olivera (que firmó por más de 60 millones con los Los Angeles Dodgers) a los Atlanta Braves, en una seguidilla de canjes que involucró además a los Miami Marlins. Otra que sorprendió a muchos es la de Yoenis Céspedes, enviado de los Detroit Tigers a los New York Mets a cambio de dos prospectos —esta es la segunda ocasión en dos temporadas consecutivas que el granmense cambia de club en medio de la campaña.

Con la adición de un boleto a la postemporada, el espectro de posibilidades de los equipos se amplían, al punto que en la Liga Americana hay nueve equipos (aparte de los líderes de división) pujando a seis juegos o menos por uno de los dos boletos, en tanto en el Viejo Circuito la cifra asciende a cinco (incluyendo a los Arizona Diamondbacks, que se encuentran a seis juegos y medio). O sea, que hay al menos 20 de los 30 clubes de la MLB con posibilidades reales de llegar a los Play Off, entre ellos tanto los Tigers como los Mets.

No obstante, es bien claro que el plazo está establecido precisamente para evitar “relajitos”, pues hay quienes no tenían esperanzas de clasificar, se meten en una buena racha y por ende en la pelea, y quieren entonces, a las alturas de septiembre, hacer transferencias. Lo mismo puede suceder con aquellos a quienes sus adquisiciones no les hayan salido bien, pero con un panorama más parejo, el Trade Deadline podría extenderse tal vez hasta mediados del mes de agosto, para dar más tiempo a los clubes de realizar sus transferencias. Lo que sí queda bien claro es que nadie escapa del finalismo, pues todas las transacciones que se hicieron tuvieron en cierto modo el rostro del apuro, aunque nosotros como cubanos no podemos hacer otra cosa que evaluar esto como el mercado de acciones en Wall Street, en el que cuando una de estas acciones pierde o gana valor es el momento de comprar barato o vender caro.

Parte de nuestro desconocimiento sobre cómo funciona el mercado de jugadores en la MLB puede llevarnos a pensar porqué alguien deja ir a un jugador, o a cuestionar las decisiones de personas que llevan toda su vida haciendo esto, y que por consiguiente saben más que nosotros. Por supuesto que los movimientos pueden salir mal, pero igualmente un canje mal visto inicialmente puede convertirse en la acción que cambie el destino de un equipo.

Este es además el momento que escogen algunas franquicias ya descartadas de toda competencia para reconstruir su organización, evaluar las fórmulas que fracasaron y obtener algún que otro beneficio ya sea por medio de la obtención de un prospecto o de algo de dinero que algún club con posibilidades se haya visto dispuesto a soltar a cambio de un jugador gracias al cual aspiran a llegar hasta el último día de competencia en octubre. Esto es aprovechado también por los equipos que dejan ir talento, toda vez que es una manera de ir pensando en el futuro… mientras que los interesados tienen que apurarse, pues varios jugadores que podrían interesarles están en las miras de varios equipos.

En esta puja, algunos se fortalecen y otros cementan su status como fuertes candidatos a ganar el Clásico de Otoño. A veces las temporadas de Grandes Ligas se ganan desde la front office [iii], pues en muchas ocasiones no se trata de armar el equipo con la mayor cantidad de súper estrellas, sino al que funcione mejor como equipo. El Trade Deadline forma parte entonces, en cierto modo, de la base sobre la cual un club debe convertirse en ganador o no.

Trade Deadline

31 de Julio, 4pm ET

Julio 31:

Tigers transfieren a Yoenis Cespedes a los Mets or Michael Fulmer y Luis Cessa.

Orioles transfieren a Tommy Hunter a los Cubs por Junior Lake.

Mariners transfieren a J.A. Happ a los Pirates por Adrian Sampson.

Marlins transfieren a Dan Haren y dinero a los Cubs por Ivan Pineyro y Elliot Soto.

Phillies transfieren a Ben Revere y dinero a los Blue Jays por Jimmy Cordero y Alberto Tirado.

Rays transfieren a Kevin Jepsen a los Twins por Chih-Wei Hu y Alexis Tapia.

Mariners transfieren a Mark Lowe a los Blue Jays por Jake Brentz, Nick Wells y Rob Rasmussen.

Brewers transfieren a Gerardo Parra a los Orioles por Zach Davies.

Brewers transfieren a Jonathan Broxton y dinero a los Cardinals por Malik Collymore.

Julio 30:

Pirates transfieren a Justin Sellers a los White Sox por un jugador a ser nombrado más tarde o dinero.

Mariners transfieren a Dustin Ackley a los Yankees por Ramon Flores y Jose Ramirez.

Astros transfieren a Josh Hader, Adrian Houser, Brett Phillips y Domingo Santana a los Brewers por Mike Fiers, Carlos Gomez y dinero.

Como parte de una transferencia que involucró a tres equipos, Braves mandan a Jose Peraza, Bronson Arroyo, Luis Avilan, Jim Johnson y Alex Wood a los Dodgers. Dodgers mandan a Paco Rodriguez, Zachary Bird y Hector Olivera a los Braves. Dodgers mandan a Victor Araujo y Jeff Brigham y Kevin Guzman a los Marlins. Marlins Mandan a Mat Latos, Mike Morse a los Dodgers. Marlins mandan una ronda de selección de balance competitivo A a los Braves.

Tigers transfieren a David Price a los Blue Jays por Daniel Norris, Matt Boyd y Jairo Labourt.

Tigers transfieren a Joakim Soria a los Pirates por JaCoby Jones.

Indians transfieren a Brandon Moss a los Cardinals por Rob Kaminsky.

Reds transfieren a Mike Leake a los Giants por Keury Mella y Adam Duvall .

Julio 29:

Phillies transfieren a Cole Hamels, Jake Diekman y dinero a los Rangers por Matt Harrison, Jorge Alfaro, Alec Asher, Jerad Eickhoff, Jake Thompson y Nick Williams.

Royals transfieren a Joe Blanton a los Pirates por dinero.

Pirates transfieren a Jayson Aquino a los Indians por dinero.

Julio 28:

Phillies transfieren a Jonathan Papelbon y dinero a los Nationals por Nick Pivetta.

A’s transfieren a Ben Zobrist y dinero a los Royals por Aaron Brooks y Sean Manaea.

Rays transfieren a David DeJesus y a los Angels por Eduar Lopez.

Indians transfieren a David Murphy a los Angels por Eric Stamets.

Rockies transfieren a Troy Tulowitzki y LaTroy Hawkins a los Blue Jays por Jose Reyes, Miguel Castro, Jeff Hoffman, y Jesus Tinoco.

Julio 27:

Red Sox transfieren a Shane Victorino y dinero a los Angels por Josh Rutledge.

A’s transfieren a Tyler Clippard y $1MM a los Mets por Casey Meisner.

Julio 26:

Reds transfieren a Johnny Cueto a los Royals por Brandon Finnegan, John Lamb, y Cody Reed.

Julio 24:

Braves transfieren a Juan Uribe y Kelly Johnson a los Mets por John Gant y Rob Whalen.

Julio 23:

Brewers transfieren a Aramis Ramirez a los Pirates por Yhonathan Barrios.

A’s transfieren a Scott Kazmir a los Astros por Daniel Mengden y Jacob Nottingham.

Información de Trade Deadline tomada de Baseball-Reference

[i] Trade deadline: Límite de transacciones en la MLB

[ii] Ship out: Embarcar, dar salida

[iii] Front office: Gerencia general, oficina principal de una franquicia de Grandes Ligas

7 comentarios

Excelente artículo!!!

Buen articulo,sobre Chapman,creo que hay como 10 cerradores con mejores numeros que el,Chapman solo los super a en velocidad.

A delarosa;
Que clase de chance de quedarte callado has perdido, Aroldis Chapman ha sido el 1ero en llegar a 500 ponches en menos entradas lanzadas en la historia de mas de 100 años de MLB, no tiene mas JS por que juega con los Rojos un equipo malo, si estubiera con Yankees ya tubiera 50 salvados.
Es verdad que hays otros cerradores buenos pero decir que Chapman los supera solo en velocidad es por lo menos inocencia.

LAS GRANDES LIGAS ES UN SHOW, NO LES IMPORTA EL. JUEGO DE CONJUNTO NI DEFENDER A MUERTE UNA FRANELA, LOS JUGADORES VAN DE PROSTÍBULO EN PROSTÍBULO ENTRETENIENDO A LOS GORDOS FANÁTICOS Y SUBIDOS LOS DUEÑOS EN LA rueda de la fortuna POR LOS DÓLARES, POBRE BEISBOL, AHORA ES DE VEDETTES.

Interesante la reflexión del forista Daniel Juarez..y desgarradoramente con algo de verdad…lo que me gusta ese show y lo disfruto, decisión personal de cada cual. Y recordé, con la moraleja q lleva implícita, el porque me gustaban tanto las Series Provinciales de los años que me tocó verlas..
Subánse al carro…es dificil con tanta tecnología y “reality show” que alguna actividad quede sin farandulizar, NBA, Ligas de Futbol Profesional,Boxeo, Voleibol, Política…etc

Pingback: Moneyball y los trucos del Trade Deadline | Blogosfera Cuba

Exponga su opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: