55 SNB: Historia de un doble-cero roto (+Fotos)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por Reynaldo Cruz

¿Cómo perder un doble cero? Es bien sencillo, sobre todo porque para nadie es un secreto que quien quiera lograr uno necesita una amplia dosis de suerte, y llegado el momento necesita también un poco de “maldad” o picardía, y hasta un poco de ayuda de parte de jugadores en el equipo que tengan estas características. Por eso, el primer partido de la serie Holguín-Pinar del Río pudo haber tenido otro desenlace que el hecho de que el abridor holguinero Walnier Osorio perdiera el no-hit en el séptimo inning.

Visto desde una perspectiva lógica, un bateador como Donal Duarte en tres bolas sin strikes, siendo esa la tercera vez que le ve la cara al pitcher, no puede encontrar un buen lanzamiento para batear, mucho menos tres.

Osorio sabía que tenía complicación con Duarte, y le sirvió una recta al mismo medio, que el pinareño dejó pasar; acto seguido, la escena se repitió, y la cuenta se completó. Es cierto que ningún lanzador quiere que le entre corredor alguno en circulación, pero con un no-hit-no-run en riesgo, y una ventaja casi decisiva en el séptimo inning, es posible que no sea tan descabellado quitarse de encima a un bateador como Duarte. Ya con la cuenta completa, el holguinero le lanzó un lanzamiento en la zona alta, que el pinareño apenas logró acertar, mandando la pelota de foul a la malla.

Entonces, vino el lanzamiento al medio, bateable, y una rolata entre primera y segunda que Yeison Pacheco pudo haber intentado fildear con más energía, pues si se tiraba podía darle alcance. El público reconoció el esfuerzo de Osorio, quien dejó el partido 7-0 a su favor.

Y siguió el dominio del Estadio Mayor General Calixto García como el único parque beisbolero cabecera de provincia que no da chance a que los lanzadores logren un sueño dorado como el de dejar sin hits ni carreras a la oposición.

¿Cómo mantener un doble-cero en esta situación?

Las respuestas son bien simples, y en esto se involucra toda la defensa, aunque hay que ser bien despierto, tener toda la intención de ayudar al pitcher a concretar la hazaña, pues es algo que no se logra todos los días.

  1. (El lanzador) Si un bateador se ve con disposición y oportunidad real de conectarle, no le regale nada, y no le deje nada para batear, mucho menos si usted está en cuenta adversa.
  2. (La defensa) Ninguna pelota pica (si es jardinero) o pasa a los jardines (si es jugador de cuadro) si usted no ha hecho TODO lo posible para evitarlo.
  3. (La defensa) Si usted captura una pelota (un roletazo) en una posición difícil, busque el error, tire mal a primera base o haga algo similar, de este modo el anotador oficial le cargará error y el no-hit permanecerá intacto.
  4. (El lanzador) Enfoque total (Walnier Osorio lo tuvo, fildeando todo lo que iba en su dirección) cero desesperación y confianza total en que se puede.
  5. (Los bateadores) Como en Cuba existe la regla de piedad, si se llega al séptimo inning con una ventaja de al menos seis, hay que hacer esas otras cuatro para sentenciar el fin anticipado del partido y dar menos oportunidades a la ofensiva rival de romper el hechizo.

Claro, que lo mejor sería dominar, dominar y dominar, pero un par de trucos a veces no vienen mal. Después de todo, muchos lo hacen cuando dejan de jugar si tienen segura la corona de bateo, mientras que algunos defensores dejan pasar pelotas difíciles para no recibir el error, pero el ganar un partido es tarea de todos… al pitcher le conviene.

Exponga su opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: