Sobre la fatiga extrema y las restricciones de actividades

No por fatiga, pero Ron Gant habria jugado mucho más si hubiese habido una restricción a sus actividades extra-beisboleras. (Foto: Walt Stricklin / AJC staff)

No por fatiga, pero Ron Gant habria jugado mucho más si hubiese habido una restricción a sus actividades extra-beisboleras. (Foto: Walt Stricklin / AJC staff)

Por Reynaldo Cruz

En el último programa de Béisbol Internacional, los comentaristas cubanos Modesto Agüero y Rodolfo García se refirieron a la ley de Fatiga Extrema (Extreme Fatigue) como algo negativo, sobre todo por lo mucho que esta podría afectar la participación de peloteros de la Major League Baseball en las Ligas Invernales del Caribe. Lo que los comentaristas no analizaron a la hora de emitir el criterio de que la cifra de más de 200 peloteros vetados para participar en la pelota invernal era excesiva, fue que desde que comenzaron a incrementarse los salarios de los peloteros en la MLB —algo de lo que tampoco hacen mención alguna— los clubes se vieron obligados a adoptar medidas para proteger su inversión.

Un equipo de las Grandes Ligas juega 13 de cada 14 días. Independientemente de que hoy los viajes son por avión y en primera clase, los peloteros se exponen igualmente a un desgaste físico que sin dudas va en detrimento de su salud y por ende de su futuro rendimiento. Un vuelo desde la costa del Océano Atlántico hasta la del Océano Pacífico (dígase que el New York Yankees va a jugar con el Los Angeles Angels of Anaheim), aunque sea en primera clase, es agotador.

Es por tanto bien lógico pensar que los clubes de las Mayores impongan algún tipo de restricción a sus jugadores, pues pagar 100 millones de dólares en diez años a un jugador y permitir luego que corra el riesgo de sufrir una lesión que le cueste una temporada, dos o hasta su carrera. Esta regla es precisamente la que mantiene al Clásico Mundial de Béisbol jugándose en marzo (coincidentemente mes de los Entrenamientos de Primavera), y que este tenga restricciones de lanzamientos para los serpentineros. Es la misma razón por la que hasta el momento ningún ligamayorista participará en el Premier 12.

El jardinero izquierdo Ron Gant se partió una pierna cuando sufrió un accidente en una moto todo terreno hacia finales de la temporada de 1993. Como consecuencia, no jugó en toda la temporada de 1994 y los Atlanta Braves terminaron su contrato. Antes de la caída, Gant había sido jugador 30-30 en par de ocasiones y en siete temporadas tenía otra campaña de más de 30 jonrones y 26 bases robadas. Luego del incidente, jamás volvió a robar 30 bases y conectó 30 jonrones apenas otra vez (en 1996), aunque sí logró una segunda nominación al Juego de las Estrellas en 1995, y terminó su carrera dando tumbos pero con 321 vuelacercas y 243 bases robadas.

Como Gant, hay varios peloteros que han sufrido lesiones en otras actividades durante el descanso entre temporadas (offseason), como Jeff Kent (accidente de motociclismo), Brett Boone (lesión jugando baloncesto), Bo Jackson (una lesión jugando en la NFL que prácticamente terminó con su carrera, pues no volvió a ser el mismo), o realizaban actividades algo peligrosas como la cacería (dígase Ryan Klesko o Chipper Jones).

Una vez que entran en juego decenas o hasta cientos de millones de dólares, el club se ve obligado a restringir las actividades de los jugadores, sobre todo si estas pueden implicar alguna lesión o algún agotamiento adicional. Las Ligas Invernales, o el Premier 12 caen sin lugar a cuestionamientos en esa categoría, y por lo tanto, la participación de algunos atletas se ve comprometida.

El espirituano Ismel Jiménez, dueño de un excelente promedio de ganados y perdidos, ha visto las consecuencias del exceso en su brazo. (Foto Sébastien Dion via Escambray)

El espirituano Ismel Jiménez, dueño de un excelente promedio de ganados y perdidos, ha visto las consecuencias del exceso en su brazo. (Foto Sébastien Dion via Escambray)

Antes de criticar una regla que pese a tener su base en el “egoísmo” de proteger una inversión propia hace todo lo posible por proteger a los jugadores, deberíamos mirar un poco hacia nuestro país y nuestros atletas: ¿qué pasó con Ismel Jiménez? ¿qué pasó con Frederich Cepeda? ¿qué sucedió con Rusney Castillo luego de su primera experiencia internacional? ¿por qué tantos lanzadores del equipo Cuba se lesionan justo antes de empezar la serie nacional siguiente?

No haber respetado los descansos apropiados de los jugadores y no tener en cuenta el efecto de la fatiga en el posterior rendimiento y hasta en la carrera de los jugadores puede haber traído nefastas consecuencias en más de un pelotero. Esas lesiones que la gente luego se pregunta de dónde salieron, tienen efectivamente su causa y su raíz, y en la mayoría de los casos, son evitables, o lo serían si hubiese en Cuba una ley de fatiga extrema.

7 comentarios

Idos ya están aquellos tiempos en los que los salarios no les permitían a los peloteros que ese fuera su único medio de vida. Leamos la biografía de Yogi Berra, por solo mencionar un ejemplo, y constataremos que tenía su trabajo durante el invierno. En aquellos años era práctica común para muchísimos peloteros de Garndes Ligas jugar en las ligas invernales del Caribe, ese era su trabajo invernal. Una vez que los salarios en las Mayores comenzaron a crecer, no solamente por la aparición del “agente libre” sino también por el enorme aumento del salario mínimo producto de la magnífica salud de la industria beisbolera, esa necesidad de ingresos extras fue desapareciendo. Hoy, todavía juegan algunos por diversas razones que van desde las preferencias personales hasta las necesidades del equipo de las Mayores que posee sus contratos. Es totalmente ilógico, por no decir ignorante, criticar a los equipos de MLB por cuidar a sus peloteros, aunque solo sea por cuidar sus inversiones.

Saludos, creo que a nosotros no nos vendría mal tener una ley aunque sea parecida, eh?
Saludos
R.

Saludos Reynaldo; dos cosas:
Primero es muy exigente de tu parte pedirle a Modesto y Rodolfo dos automatas a conveniencia que hagan un razonamiento de esta naturaleza.
Segundo, es igualmente exigente pedirle a la FCB que tome una medida científicamente respaldada como la fatiga extrema, ellos; créalo o no lo crea el que no conoce la realidad de Cuba le exigen a los jugadores élite que participen en los campeonatos Provinciales en los que no existe la mas mínima condición de nada, pelotas malas, terrenos peores, las cercas sin colchón, disciplina X-4, o sea me refiero a los calentamientos, ejercicios aerobios y la dosificación de los entrenamientos, si alguien cree que exagero lo invito a ver un torneo Provincial, la consecución organizativa del Béisbol en Cuba es un bochorno.

Saludos: Lo que sucede es que por desgracia, es a ellos a quienes la gente puede ver. Y eso que no quise decir nada porque piensan que clasifica un solo Wild Card por circuito, o sea, que en sus mentes, los Chicago Cubs y los Pittsbirgh Pirates están luchando por el Comodín, cuando ya LOS DOS lo tienen en el bolsillo. Es lamentable que esta sea la herrada información que llega a los aficionados de la pelota en Cuba, cuya confusión crecerá día por día, si estos análisis y comentarios basados en lógica ninguna son los que aparecen en pantalla.
Saludos nuevamente.
R.

Pingback: Yulieski Gourriel… ¿se habrá dado cuenta? « Universo Béisbol

Pingback: Yulieski Gourriel… ¿se habrá dado cuenta? (13/10/2015) | elpalcodelahistoria

Pingback: Yulieski Gourriel… ¿se habrá dado cuenta? | Soycubano

Exponga su opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: