Juego de las Estrellas: Otra deuda del béisbol cubano

No hubo mucho brillo en el encuentro. (Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate)

No hubo mucho brillo en el encuentro. (Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate)

Por Marlys Rodríguez y Reynaldo Cruz

Nunca nos atreveríamos a poner en duda el empeño de la provincia Las Tunas para acoger, con solo unos días de preparación, el Juego de las Estrellas (JE) del béisbol cubano. Tampoco nos resulta agradable montarnos en tren del negativismo que ha sumido a no pocos seguidores de la pelota y que le avizoran un ¿futuro? más que incierto a nuestro pasatiempo nacional, pero las dudas y las deudas se acumulan en el país, quizás un poco más que las buenas noticias y los cambios radicales que muchos añoran.

Los que nos sentamos frente al televisor el pasado sábado para ser testigos del Juego de Veteranos y del inicio de la competencia de habilidades, no pudimos salir más que defraudados.

Pero el primer grave error estuvo dado en que fuese la Comisión quien decidiera quiénes jugaban y quiénes no, en lugar del voto popular que, aún con sus limitaciones, es más justo que la decisión de los “especialistas”. Hemos olvidado algo, el Juego de las Estrellas es un espectáculo hecho para los aficionados, y en el caso de Cuba, ni siquiera representa nada, pues los viajes a los torneos de Holanda desaparecieron misteriosamente cuando fue Orientales el ganador del encuentro. Por eso la selección popular sería la más justa, lógica y acertada.

Lo visto demostró que a veces es peor el bloqueo interno y el acomodamiento que nos corroe que la escasez de recursos a la que achacamos tantos de nuestros males. Y de eso no es culpable la sede que se designe, sino los vicios que tiene ya impregnado el sistema deportivo cubano, y específicamente el sistema que rige el accionar de la Federación Cubana de Béisbol y la Dirección Nacional de Béisbol (toda vez que no sabemos a ciencia cierta dónde terminan las responsabilidades de una y comienzan las de la otra).

Dos competencias pospuestas por las inclemencias del tiempo. Sobre eso ciertamente no hay control posible. Tiros de precisión al homeplate que pueden ser descritos de muchas formas menos precisos. Festival de jonrones con aspirantes inusuales como el cienfueguero Yusniel Ibañez o el avileño José Adolis García. Carreras del plato a primera que se perdieron, quizás, a atletas más o tan rápidos como los que participaron. Son solo algunos de los detalles.

Sobre las competencias de habilidades, habría que inicialmente demostrar hasta qué punto los tiros “efectivos” tanto del receptor a la intermedia como del jardín central al plato son verdaderamente efectivos. Para comenzar, los receptores se toman su tiempo y realizan un lance a la intermedia que más que potencia busca precisión, y no parece que pudiesen capturar a Romelio Martínez si salía a robo del segundo cojín. Lo otro es la ubicación del supuesto “barril”, pues varios especialistas dicen que el tiro a segunda debe ser, en lugar de encima de la almohadilla, un poco hacia la derecha, buscando al corredor.

En cuanto al tiro de precisión al plato podría decirse lo mismo, pues debe estar ligeramente cargado hacia la antesala, buscando al corredor, y un tiro al plato separado 60cm hacia la tercera base es mucho más efectivo que uno que se haya desviado 10cm hacia la primera.

Nos sigue pareciendo que el Juego de las Estrellas está diseñado para ser un espectáculo nocturno, que como show al fin, debe conocerse con antelación para que la provincia que lo acoja disponga del tiempo suficiente para crear toda una fiesta alrededor de él. Pero, ¡atención!, no confundamos las palabras espectáculo, show, fiesta con extensas galas de apertura que dilatan el foco de atención hasta acabar con la paciencia del más estoico de los admiradores.

Hablamos de sedes con condiciones para desarrollar eventos como este, con parques grandes que, al menos, ofrezcan techo a los fieles. Hablamos de instituciones u organizaciones sumándose a la promoción del JdE, a la venta de souvenirs, al patrocinio de un espectáculo de tal magnitud. En más de una ocasión hemos recalcado que las inauguraciones de eventos deportivos no deberían ser organizadas por el Inder o el aparato beisbolero, pues no son los más adecuados ni tienen la capacidad para hacer algo que estética y visualmente reúna las condiciones de “espectáculo”. Este partido requiere de un altísimo grado de anticipación y un fuerte poder de convocatoria, que debe empezar con que la sede sepa que le toca un año antes, para así prepararse verdaderamente para el choque, organizando la instalación con tiempo, preparando una campaña de promoción…

Nos gustaría que se cambiara el absurdo de limitar la participación en las pruebas de habilidades a los atletas que fueron elegidos para el JdE, como si fuera de ese marco no existieran peloteros con posibilidades reales de verse premiados de alguna forma. No debemos olvidar que el granmense Yoenis Céspedes ganó el Derby de Jonrones del Juego de las Estrellas de las Grandes Ligas celebrado en el Citi Field en 2013 sin haber sido convocado al encuentro.

Al derby de jonrones deben asistir sluggers puros, quizás seleccionando a los 6 u 8 primeros en cantidad de cuatroesquinazos en la primera fase, o permitiendo que el público pueda elegir a al menos dos contendientes. Es penoso que se vayan jugadores de una ronda sin sacar la pelota del parque, pero lo es más aún que año tras año el formato cambie y que de uno a otro sea para empeorar la calidad.

No puede suceder que el propio día de la celebración se conozca de dos bajas por lesión que ya venían de antes sin que esas dos ausencias hayan podido ser suplidas por otros que lo merecían, o que la propia prensa no conozca el por qué un lanzador como Fredy Asiel Álvarez no estuvo presente. Lo mismo sucedió con los hermanos Yulieski Gurriel y Lourdes Y. Gurriel, sobre quienes se dijo como “cambio de última hora” que no iban a estar en el derby de jonrones.

El hecho de que no se conozca demuestra la falta de anticipación y lo poco significativo del partido. En las Grandes Ligas, decir que alguien es a five-time All-Star (asistente cinco veces al Juego de las Estrellas) es una credencial casi tan importante como ganar un Guante de Oro, un Bate de Plata o cualquier otro premio, que el pelotero añade a su “Résumé” como un aspecto de vital importancia en pos de convertirse en miembro del Salón de la Fama del Béisbol. Si el jugador adolece de lesión, se dice entonces con anticipación, se hace todo un proceso mediático para determinar quién lo sustituye, que por lo general es el jugador de su posición que quedó excluido con la mayor cantidad de votos (¿ven la importancia del voto popular?).

El año pasado, los “especialistas” usurparon de manera desvergonzada y escandalosa al antesalista holguinero José Antonio Castañeda del Guante de Oro (un robo sin lugar a dudas deprimente)… ¿cómo es posible que se dé a las mismas personas el privilegio de votar por las estrellas?

Pudiera pensarse como solución que el JdE otorgue premios en metálico. Sería una motivación adicional a la de que el equipo ganador nos represente en cualquier torneo extrafronteras. Pero como ya mencionamos, esto se dejó de hacer de manera abrupta e inexplicable.

Resulta inaudito que en los últimos tiempos el Juego de Veteranos, celebrado el día anterior, haya sido más entretenido y emotivo que el partido en torno al cual debería girar todo ese fin de semana.

Las credenciales para su hoja de servicios no son ya el centro de atención de las actividades beisboleras de la mayoría de los jugadores en Cuba. El éxito que van teniendo otros fuera del país, tanto financiera como deportivamente, hace que los que juegan en la Serie Nacional tengan otro tipo de motivaciones. Integrar el equipo Cuba, luego de la serie de desastres que se han vivido últimamente (no nos dejemos engañar, fue el milagro de San Frederich lo que hizo que Cuba ganara la Serie del Caribe), no es la meta siquiera del 50% de los peloteros cubanos (cifra conservadora), ¿qué podríamos decir del Juego de las Estrellas?

4 comentarios

¿Qué se puede esperar Rey?, normal, natural que pasen estas cosas en nuestro país en las actuales circunstancias, siempre han pasado cosas, pero no de la magnitud que alcanzan estas. Los que organizan esto lo hacen para salir del paso y cumplir con un calendario, no les importa nada si sale bien o mal. Improvisaciones, falta de respeto a la afición y al espectáculo más importante del país, chapucerías, poca profesionalidad, toma de decisiones absurdas y tantas otras cosas que ya hasta aburre mencionalas, no tienen remedio, estan en terapia intensiva, pero nada ellos a lo suyo, les da igual.
Y por último te vas a reír conmigo de tanto que te lo he repetido, pero los “especialistas” no podrían cometer injusticias, si existieran parámetros preestablecidos para determinar una selección, aunque tratandose de Cuba son capaces de saltarse los parámetros e inventarse una justificación. Saludos

A veces uno tiende a cansarse, pero realmente , no debemos hacerlo. En realidad, admito que en ocasiones criticar a la pelota cubana se torna aburrido, y uno siente que llueve sobre lo mojado, y no puede evitar sentirse en un status similar que el que tienen aquellos que no hacen más que alabar lo mal hecho y minimizar o ignorar los desastres.
Saludos
R.

Si existieran parametros, manuales de procedimiento, reglas y leyes no habria anarquia. Tal vez exagero? Tal vez anarquia no es la palabra apropiada? Acepto considerar cualquier sugerencia razonable. La CNB es solamente el eslabon mas pequeno de una larga cadena donde cada eslabon es el reflejo a menor escala del eslabon inmediato superior. La ausencia de regulaciones es el medio perfecto para que el que manda actue a su antojo. Si en una provincia existe un sistema de contabilidad de primera que abarca todas las esferas de la vida social, economica y politica de ese territorio, en esa provincia cada jefe tendra que ajustarsse a lo que le corresponde o los reportes lo van a pasar en rojo. Si los que mandan en esa provincia tienen mas fuerza que la ley, demonizaran el sistema de contabilidad y acabaran con el. Una vez acabados los controles ponen, quitan, pasan, se apropian de cualquier cosa y no habra reporte en rojo por ningun lugar. La CNB hace y deshace a su antojo porque como eslabon no son la excepcion…

Exponga su opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: