¿Béisbol Cubano o Ruperto Marcha-Atrás?

Historias sin contar: Sin haber brillado mucho en Cuba, Yunel Escobar ha bateado por encima de .290 cuatro veces en las Mayores (dos por encima de .300). (Foto: Abelimages/ Getty Images)

Historias no contadas: Sin haber brillado mucho en Cuba, Yunel Escobar ha bateado por encima de .290 cuatro veces en las Mayores (dos por encima de .300). (Foto: Abelimages/ Getty Images)

Por Reynaldo Cruz

En los últimos tres años, la invasión de peloteros cubanos a la gran carpa ha sido prácticamente indetenible. La escalada de salidas del país en todas sus modalidades y de todo tipo de peloteros pasó de ser una noticia que horrorizaba, escandalizaba y sorprendía a algunos mientras hacía sonreír a otros, a ser un hecho cotidiano que ha dejado incluso en ocasiones de tener valor noticioso o de Breaking News. Si bien cada vez que salía alguien se formaba el chisme y el comentario de barrio en barrio, hoy la gente se entera de alguna salida por pura casualidad, a menos que el “implicado” sea alguien de su provincia o alguien de muy alto perfil.

En medio de todo esto, la posición común de la autoridad pasó de la persecución, satanización y prohibición, a la más total indiferencia. El tratamiento que da la prensa cubana a los peloteros cubanos que juegan hoy en grandes ligas bordea una delgada frontera a veces imperceptible y más irregular que un gráfico de electrocardiograma, donde se va desde un narrador diciéndole “Candelita” a José Iglesias a otro narrador en el mismo juego sin mencionar su nombre o restándole valor narrativo a su turno al bate.

La historia del béisbol cubano sigue una línea paralela bisecada en varios tramos, con abismales espacios vacíos en los que no se cuenta nada, mientras que en otros la línea tiene discontinuidades por el silencio respecto a algunos hechos determinados. Es por eso que cuando se aborda la historia del béisbol profesional cubano antes de 1959 hay nombres que tienden a desaparecer de un discurso a otro, ya sea por su actitud, por las compañías que tenía o por cómo reaccionó después del 1º de enero.

Al mismo tiempo, algunos fuera de Cuba desestiman la grandeza de peloteros que animaron las Series Nacionales, y algunos solamente llegan a ser buenos cuando abandonan la isla.

En resumen, que la discordia entre ambos lados es tanta, que incluso si la Dirección Nacional de Béisbol accediera a permitir que los peloteros cubanos que juegan en el exterior integren la nómina cubana al Clásico Mundial de Béisbol, nunca habría un acuerdo armonioso. Todos sabemos que desde el primer momento en que esto sucediese, los comentarios inundarían las redes sociales y los foros de los sitios de béisbol con posibles alineaciones en las que misteriosamente se excluirá a todos los peloteros de un “bando”, ya sea el de la Serie Nacional o el de las grandes ligas. Aunque es evidente que la decisión de los mandamases del béisbol cubano no tiene como objetivo evitar la contradicción entre los cubanos de una u otra orilla o con una u otra percepción.

¿Orígenes?

Desde la llegada de los profesionales al escenario del béisbol internacional, a Cuba no le resultó tan fácil, ganar, aunque siguieron haciéndolo con frecuencia. Y muchos aludirían que la entrada de peloteros rentados a la arena de torneos de la IBAF (ahora WBSC) fue una “conspiración” para eliminar la cadena de victorias del equipo cubano. Esta afirmación podría tener su basamento lógico, aunque no tan absoluto. Es cierto que el único país que de verdad se vio afectado por esto fue Cuba, pues fue el único que siguió sin utilizar peloteros rentados pasa las competencias; pero, ¿fue realmente injusta la reinserción de profesionales?

Hasta la abolición del béisbol profesional en la isla, Cuba competía con los demás países en igualdad de condiciones, pues muchos de sus buenos peloteros amateurs terminaban saltando al profesionalismo y otros llegando incluso a las Grandes Ligas, aunque la Unión Atlética Amateur (que no permitía jugadores negros) brindaba ciertas garantías a los jugadores (incluyendo empleos con salarios bien decentes), que hacían que permanecieran sin interés por la pelota rentada. Como consecuencia, los equipos cubanos eran un poco más fuertes que los demás, pero su superioridad, aunque evidente, no era absoluta.

Una vez que se disolvió la Liga Profesional Cubana de Invierno y la Serie Nacional comenzó a fortalecerse, los cubanos pasaron de ganar con dificultad (pues el escenario para el equipo nacional no cambió mucho inmediatamente después del ’59) a convertirse en una maquinaria arrolladora que estuvo diez años sin sufrir revés alguno en torneos oficiales de mayores. Mirándolo desde cualquier perspectiva, se trató de una de las más impresionantes cadenas de cualquier equipo deportivo en el escenario internacional.

Los peloteros cubanos eran técnicamente amateurs, pero todos estaban en la supuesta nómina de empresas o centros de trabajo para los que no se desempeñaban, por lo que el término de “amateur” está usado de una forma bastante descuidada. El verdadero calificativo que debieron haber llevado era el de semi-profesionales, pues la Serie Nacional funcionó como una gran liga de empresas, pero sin las empresas.

Sin lugar a dudas, no se competía en igualdad de condiciones, pues Cuba gozaba de una ventaja propiciada por el hecho de que sus mejores atletas no saltaban al profesionalismo formal, y permanecían en la isla. Los que abandonaban el país apenas llegaban a una decena por año, y casi nunca se trataba de atletas de alto perfil, por lo que el equipo nacional seguía siendo imbatible.

Era necesario buscar un equilibrio. Para los no cubanos, las competencias internacionales —incluyendo dos Juegos Olímpicos ganados por Cuba sin la sombra de un revés— se estaban tornando aburridas, repetitivas y casi predecibles. Solamente equipos como Estados Unidos o Japón significaban un verdadero riesgo para los antillanos, quienes se las arreglaban para desbaratar todo tipo de estratagema y volver a casa con la flamante corona de campeón.

¿Resultado?

Llegaron los rentados, y por un tiempo, estuvo bien. Estuvo bien porque los cubanos perdían un partido, pero ganaban el bueno… y claro, para los cubanos estuvo perfecto, porque se recuperó la emoción que por momentos pareció perdida al ganar con tanta facilidad tanto tiempo, y porque fueron más las victorias que las derrotas. Pero junto con esta llegada comenzó la masificación de las salidas, ya fuera por abandonos de delegaciones, por vía ilegal y, en menor medida, por vía legal.

Los golpes comenzaron a intensificarse cuando comenzaron a salir por montones los de alto perfil, los de mediano perfil, los de bajo perfil y hasta los que no tenían perfil alguno. Y con esto, comenzó el colapso, y las deficiencias que fueron una vez invisibles e imperceptibles debido a la cuestionable calidad y la inexperiencia de los rivales comenzaron a magnificarse, y a tener menos resolución dado el constante flujo de atletas que impedía un seguimiento.

O sea, que la posición de ventaja se desvaneció como por arte de Birlibirloque, y hoy el escenario es totalmente opuesto, pues Cuba es el único país que no puede contar con los jugadores que tiene en el Béisbol Organizado para un torneo como el Clásico Mundial de Béisbol.

Tomemos un ejemplo, ¿cómo le fue al hasta entonces único campeón del WBC Japón cuando el recientemente fallecido Koji Yamamoto prescindió de sus figuras en la Gran Carpa?

¿Qué queda?

Pues no mucho… o nada. La negativa de la participación de los cubanos de grandes ligas o ligas menores en el torneo deja muy pocas opciones de triunfo y éxito. La opinión pública tiene una posición casi unánime en torno al asunto, pero el discurso mediático está apuntando directamente a un condicionamiento de barricada, pues la decisión ha provocado más discordias que apuntan a una división, pues muchos hoy consideran la posibilidad de que Cuba no sea invitada a ese torneo, y que se haga otro equipo Cuba, con los peloteros que participan hoy en el Big Show y sus ligas de granjas.

Es cierto que muchos atletas dentro de Cuba serían totalmente incentivados a abandonar el país si se convoca a peloteros de grandes ligas por delante de ellos, pues Cuba está en una situación en la que solamente se encuentra este país: sus peloteros no pueden firmar libremente sus contratos con los equipos de la gran carpa, si no abandonan el país primero. A la vez, son los únicos —junto con Junichi Tazawa[i]— que una vez en las mayores no pueden representar a su selección nacional.

Nuevamente se impone un ejercicio de sentido común, analizando los pros y los contras de permitir que se haga un equipo con todos. El simple hecho de poder entrenar con un pelotero de grandes ligas es una especie de escuela para aquellos que no han tenido la oportunidad de danzar con los lobos de la pelota rentada. Pero a la vez, esos peloteros no van a tolerar que un manager como Víctor Mesa les trate como si fuese el Capitán Sobel entrenando a la Easy Company en la popular serie Band of Brothers. No tendrían un trato diferenciado, está claro, pero es bien cierto que no van a permitir que les hablen como si fuesen niños… y no es solo VM32 (a quien todos ven como el gran villano), pues está claro que muchas de nuestras muestras de mentores padecen del mal de Bruce Lee.

No será hasta que se reconozca la grandeza de los peloteros cubanos en la MLB, se rescate verdaderamente la historia sin tapujos de los atletas basados en lo que hicieron en el terreno de juego y en su historia como peloteros, y se cuente todo lo “bueno” y lo “malo” del béisbol cubano que comenzaremos a dar pasos correctos en dirección a un béisbol verdaderamente cubano. ¿Podía alguien esperar que los peloteros a los que no ponen en la televisión (dígase Yoenis Céspedes, Yasiel Puig, Aroldis Chapman, José Dariel Abreu…) integraran el equipo Cuba?

Más allá de la integración de un equipo con las figuras que juegan en las mayores, se trata de unificar a un béisbol cuyas piezas han estado fragmentadas dentro y fuera de la isla, mientras que otras han sido escondidas bajo una alfombra, con la pretensión de que nunca serán encontradas. Un equipo “unificado” podría llegar o no para el próximo clásico, pero la gran imagen no es tan simple. Hay mucho más que la ubicación en el Clásico involucrado en este problema… y el equipo cubano contando con las figuras de Béisbol Organizado es tan solo la punta del iceberg… algo así como una posible consecuencia futura, o tal vez uno de los elementos que acompañen a un proceso que unas veces perece acercarse y otras alejarse… como si fuésemos el popular personaje de Ruperto en Vivir del Cuento.

El escenario por el momento parece estar en pausa… pero todos conocemos que las pausas son siempre del lado de la federación, y casi nunca traen nada bueno. Mientras tanto esperemos… tiempos mejores.

[i] Junichi Tazawa firmó con la MLB sin haber jugado en la NPB, por lo que se saltó los años de servicio y el Posting System, y como consecuencia el Samurai Japan no lo convoca.

15 comentarios

Rey tremendo analisis, FELICIDADES ! Saludos al amigo Pandiame quien pregunto donde yo estaba. He leido todo y no he hecho comentarios por falta de tiempo debido ciertas situaciones de trabajo y familiares que por suerte ya se estan enderezando. Ojala MLB tome carta en este asunto para impedir la asistencia de Federaciones que apliquen medidas exclusionistas contra peloteros nacionales. Ojala y todas las federaciones nacionales se solidaricen con los peloteros cubanos de las grandes ligas y otras ligas profesionales para poner fin a esta arbitrariedad. Ojala el INDER y la FCB se retracten del apartheid beisbolero que quieren imponer e inviten a todos los peloteros cubanos sin excepcion a formar parte de una pre- seleccion nacional al Clasico de 2017. Ya que sabemos que lo ultimo es muy poco probable, ojala se le retire el derecho de participacion en los Clasicos a la FCB hasta que no acabe con sus politicas exclusionistas y ojala designen al Duque, Pacheco y otras figuras a conformar un equipo profesional cubano con vistas a su participacion en el Clasico 2017. Saludos

Una vez felicito a Reynaldo por este excelente artículo de análisis sobre la situación del beisbol cubano en los eventos internacionales. Este problema no tendrá solución mientras persista la politización del beisbol en Cuba…..y desgraciadamente es la línea “vencedora” por pura conveniencia e intereses personalistas, nada extraño en dirigentes acostumbrados a no dar cuenta de nada ante nadie.

Exacto Luis, la costumbre ya medi/milenaria de no dar cuentas a nadie de nada.

Felicidades Rey, otro excelente trabajo que hace diana en el centro de la situación actual de nuestro panorama beisbolero. Welcome back!!! amigo Roy y ojalá resuelvas esas situaciones que nos cuentas. Saludos al amigo Luis que se nos une al debate.
Empiezo por actualizar una estadística que llevo:
Desde el año 1999, en que irrumpen los profesionales, hasta la fecha, el equipo Cuba ha obtenido en 32 torneos oficiales 210 victorias y solo 48 derrotas. De esos 32 torneos, se ha obtenido el primer lugar en 16 de ellos, además de 9 segundos lugares.
Ahora bien ¿Cuando se empieza a notar un descenso en los resultados?. En mi modesta opinión y según los datos con que cuento, es a partir del II Clásico Mundial en el 2009 que el team Cuba ya no es el de antes. En ese lapso de tiempo hasta la última Serie del Caribe este año, nuestro equipo participó en 12 torneos y solo en 3 de ellos se alcanzó el primer lugar, además de dos segundos lugares. De esos 3 campeonatos ganados solo cabría destacar la victoria de Pinar-Cuba en la Serie del Caribe de Puerto Rico en el 2015, eso sí despues de una desastrosa etapa de clasificación con solo un juego ganado. Estos datos son un buen medidor para saber como andamos en estos momentos y agrego algo más: En los torneos más fuertes, es decir, los Clásicos y las Series del Caribe, desde el 2009, el balance de victorias y derrotas es de 13 ganados y 14 perdidos, (8 y 4 en los Clásicos, 5 y 10 en las Series del Caribe). Despues continuo, un saludo

Lo que dije en mi anterior comentario sirve un poco para reafirmar lo planteado por Rey en su parte titulada ¿Resultado?. Ahí están las cifras que lo demuestran. Lo único en que no coincido es el ejemplo que pone Rey de como le fue a Japón sin sus bigleaguers. La tierra del sol naciente tiene suficiente calidad en su liga como para darse ese lujo y tampoco podemos asegurar que le hubiera ido mejor, lo sospechamos, pero eso ya nunca se sabrá, sería pura especulación. Ganador de los dos primeros Clásicos y cayendo en semifinales en el tercero en reñido juego con Puerto Rico 3 x 1 es un curriculum admirable, nada que objetar.
El término unificado realmente no me gusta, todos los peloteros son cubanos, no hay nada que unificar, yo creo Rey que si empezamos tratando esto de esa forma es como justificar que existe una división y caeremos irremediablemente en lo político donde si existe ese problema, eso es lo que quieren algunos, pero no lo podemos extender al terreno deportivo como hacen las autoridades porque ellos no son el beisbol, no representan al beisbol cubano, al genuino, al verdadero, a ese que tiene más de 100 años de historia ni representan a los millones de aficionados que están a 100 años luz de su mentalidad obtusa y excluyente, que siguen a sus peloteros jueguen donde jueguen, da igual que sea las Grandes Ligas o la liga de la conchinchina o en el torneo de su barrio.
Por otro lado yo no sería de los que excluye a los de un lado para llevar a los del otro, ese no es mi estilo. Ahora bien yo llevaría a los mejores y esos están en las Grandes Ligas con la honrosa excepción de Despaigne y quizás Cepeda si se recupera de sus lesiones y entra en forma porque ese es otro peloterazo que hace falta que vuelva por sus fueros. Otros serían Yosvani Torres y Mendoza que ya se probaron a un nivel y pudieran dar la talla en un renglón importante como el pitcheo donde Cuba incluso en Grandes Ligas está un poco cojo. Esa es mi realidad, lo que no se puede hacer es buscar una solución tipo 50-50 para quedar bien con unos y con otros, eso lo pensaba yo antes cuando obraba de buena fe y buscaba soluciones, ahora ya no. A un equipo van los mejores y si esos son los que juegan fuera pues esos son los que tienen que ir, más que nada porque son los que juegan en el mejor beisbol del mundo. En el futbol, y salvando las distancias, a ningún entrenador en un país de tradición y fuerza en ese deporte se le ocurriría llevar un jugador de segunda división a la selección nacional, habrá excepciones claro, como en todo, pero es obvio, lo mejor está en primera, pues en Cuba pasa lo mismo, el nivel de la pelota cubana es bajo y de ahí hoy en dia, hay poco para escoger. Saludos

Saludos Roy feliz que estés de regreso en el foro y deseando que resuelvas cualquier inconveniente personal, saludos Rey, Pandiame, y Luis, en su tercera acepción el diccionario dice referente al termino apartheid, “es un término que pertenece a la lengua afrikáans, una variedad del idioma neerlandés. El concepto puede traducirse como “separación”. En específico, la idea de apartheid se emplea mayormente con referencia a una segregación de tipo racial, pero es conexo con todo tipo de intolerancia que separe a dos grupos de personas por cualquier razón que se esgrima. por eso está debidamente incluido para ser teniendo en cuenta como una violación de los principios formulados en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.
Digamos Roy “APARTHEID” político e ideológico.
Pandiame, coincido con tu análisis, es a partir de 2009 cuando se perdió por lechada dos juegos en segunda ronda del Clásico que el jeque reconoció “nos hemos quedado atrás, y nos costara mucho tiempo y trabajo recuperar el terreno perdido” y apto seguido de bajo del tren del Béisbol, pues él pertenece al tren de loa ganadores, nadie más movió un dedo y todos captaron el mensaje, y se agudizo la emigración hasta llegar a las realidades de hoy.

Saludos a todos. JOSE coincido con lo que expresan Roy y tú y la definición se entiende muy bien aplicada en este caso a la pelota cubana. El caso es que discriminan, marginan, y tratan como apestados a todos los que se escaparon, eso no lo perdonan y se la tienen bien guardada, claro de cara al público, porque desde la sala de sus casas bien que siguen las grandes ligas y a los cubanos que juegan en ella, la doble moral de siempre.

Saludos Jose, a mi tambien me alegra mucho volver a intercambiar contigo y aprovecho el aparte que haces sobre el termino apartheid para decirte que en mi opinion no hay contradiccion alguna en el uso figurativo del termino apartheid que hemos dado en nuestros comentarios(apart + heid) = (separate + hood). El termino ha sido asimilado “as is” en muchos idiomas por su colorido, un matiz muy llamativo con connotaciones muy variadas que aplican a diferentes espectros politicos y en el caso particular que nos ocupa a la politica de separacion de los peloteros nacionales de aqui de los peloteros nacionales de alla lo que implica despojo de derechos inherentes a la nacionalidad y en franca contradiccion con la practica universal y tratados internacionales de los cuales las autoridades de la isla son signatarios.
Para abundar un poco mas sobre la etimologia del termino, copio y pego lo que dice el “Online Etymology Dictionary”::
1947 (policy begun 1948), from Afrikaans apartheid (1929 in a South African socio-political context), literally “separateness,” from Dutch apart “separate” (from French àpart; see apart) + suffix -heid, cognate of English -hood. The official English synonym was separate development (1955).
“Segregation” is such an active word that it suggests someone is trying to segregate someone else. So the word “apartheid” was introduced. Now it has such a stench in the nostrils of the world, they are referring to “autogenous development.” [Alan Paton, “New York Times,” Oct. 24, 1960].
Saludos

Saludos, pandiame, JOSE, Roy y Reynaldo. En efecto, tal como dice Pandiame la debacle del beisbol cubano a nivel internacional se produce a partir del II Clásico, pero sabemos que las causas de la actual situación estaban en movimiento desde el inicio de la década de los 90 cómo mínimo, porque en realidad el gran problema del beisbol cubano es su aislamiento de casi 60 años, aislamiento que se mantiene, aunque ya no es posible (a pesar de los deseos políticos) el grado de hermetismo de antaño. Sencillamente es imposible en medio de la llamada globalización, la revolución tecnológica que representa Internet y la desaparición del bloque socialista-comunista mundial del que solo sobreviven Corea del Norte y Cuba.
Vuelvo a repetir que el problema de la calidad y resultados de beisbol cubano, tanto a nivel doméstico como internacional no tiene solución ni la tendrá mientras siga el asfixiante control político del mismo. Es la triste realidad, realidad cuyos responsables, los políticos que conforman las altas esferas del gobierno cubano, consideran necesaria (el beisbol es sacrificable) en nombre de su idea político-económica y social que, según ellos, debe y tiene que existir y prevalecer en nuestro país.
Así que “leña al mono que es de goma” o “la pelea es de león contra mono y el mono amarrado”, es decir, fútbol, fútbol y más fútbol mundial de la máxima calidad, uno de los componentes del pan y circo para el pueblo. Evidentemente en detrimento del beisbol.
Por último, para reflexionar: hasta 1976 Cuba tenía seis provincias, estábamos menos divididos, con menos sectarismo y regionalismo provincial estúpido.
Hoy es un verdadero cáncer que corroe el país económica y socialmente, en cambio ha sido y es muy bueno a efectos políticos. Y desastroso para el deporte, fundamentalmente para el beisbol.

Reynaldo, haces una afirmación polémica: “algunos fuera de Cuba desestiman la grandeza de peloteros que animaron las Series Nacionales, y algunos solamente llegan a ser buenos cuando abandonan la isla”. No hay dudas de que magníficos jugadores han pasado por las Series Nacionales, pero como quiera que no jugaron en las Mayores, no tenemos un buen medidor de su calidad. En cualquier deporte, para ser considerado “estrella” se requiere medirse con éxito contra los mejores del mundo y el beisbol no es una excepción. Podemos pensar todo lo bueno que queramos de Linares, Muñoz, Vinent, Anglada y ya pongo etc. para no hacer la lista demasiado larga, pero lo cierto es que no “pulsearon” contra los mejores del mundo en su momento y ya nunca sabremos si hubieran triunfado o no. Ningún ajedrecista, por bueno que sea, puede obtener el título de GM si se limita a jugar contra los amigos del barrio.

Pingback: Las tribulaciones de la pelota cubana… ¿Quién le pone el cascabel al gato?

Reynaldo y amigos foristas, acabo de leer en Swing Completo que según rumores, o más bien gigantescas piedras que trae el río (no hay nada oficial todavía) desde la isla, Antonio Pacheco no ha sido elegido por segundo año consecutivo al Salón de la fama. No por esperada la noticia, nos debemos callar ante esta nueva injusticia, si se confirma, es otro atropello más de los que dirigen el beisbol en la isla.
No somos nosotros amigo Reynaldo los que consideramos buenos a los que se marchan, son los antibeisbol en Cuba los que lo hacen buenos.
A Antonio Pacheco, junto con muchos otros, como el Duque, El Mago Mesa, Gourriel, etc y los que jugaron profesional antes, el pueblo no los olvida, ellos están en el Salón de la Fama del pueblo que es el genuino y verdadero representante y defensor de nuestro beisbol, vivan donde vivan sus peloteros y piensen como piensen. Un saludo

Saludos Pandiame, sencillamente NO HAY SALÓN DE LA FAMA, es la triste realidad, pero es la verdad, por eso este es otro tema que coloque en la lista de la SNB no opino mas, se me lleno la copa, seguiré únicamente con los peloteros fuera de Cuba, con el Clásico, y si no se hace el equipo Cuba de verdad, ” Con todos y para Todos” voy a ver todos los partido excepto los de Cuba, ese no sera mi equipo y por tanto ni lo veo ni opino.
No existe salón, no existe vergüenza en el INDER ni en la FCB ni en el Comité Olímpico, así que no diré mas pues no quiero comprometer a Reynaldo.

Siempre dice la Fisica que a una accion,le sucede una reaccion de igual intensidad y sentido contrario,ya la declaracion de que solo se convocaria a Atletas que jueguen en La Isla esta hecha,ahora que dice a esto MLB?,todos los caminos conducen a ellos que fueron los que idearon,organizaron,regularon y convocaron a este evento,sin dudas llamado a convertirse en el tope del Beisbol Universal,por reunir a lo que mas vale y brilla,en Los Diamantes del Mundo,aun cuando es digamos un Recien Nacido que apenas da sus primeros pasos,pues bien sabido son las presiones por parte de clubes para que algunos no asistan o simplemente el beisbolista considera mas importante su desempeño en su Liga y declina asistir,pero lo que se esta tratando es de que la convocatoria sea abierta,sin exclusiones,en mi opinion hay 3 modos posibles de hacer que Cuba tome en cuenta a los jugadores que estan fuera,primera,La MLB sienta a su contraparte y le deja claro los terminos,tienes la total autoridad de convocar a quien te venga en ganas,pero de lo que mas vale y brilla de tu gente,esten donde esten,si su rendimiento es pobre y hay otro mejor,ok,nada que objetar,pero no lo excluistes por estar fuera,fue a una preseleccion y se elimino( todavia da para mucha tela que cortar,subterfugios,manejos oscuros),pero se vindico su derecho,se les convoco,lo otro es que los jugadores de otros paises declinen participar,si Los Cubanos de MLB no son tenidos en cuenta,no he escuchado declaracion alguna al respecto,se cree quedara mucho tiempo pero el Torneo esta a la vuelta de la esquina,y no se reciben señales de esta indole y una 3ra es tomar accion legal vs MLB por permitir tal cuestion,pero este lado es el que tal vez veo mas debil desde mi perspectiva,pues no manejo el reglamento del WBC y como señale en otro comentario,se le da entera Facultad a Las Federaciones Nacionales para elegir su team,si esto esta expresado asi,estipulado asi y reglamentado asi,aun con desconocimiento de los vericuetos legales que subyacen detras de tal medida,me aventuro a decir que esto le da el espaldarazo y la potesta a La FCB para no llamar a los que hemos defendido su derecho por aca,actuara esta vez La MLB?,tomaran accion los peloteros extranjeros a favor de sus teammates Cubanos?,algun resquicio legal por donde se pueda coger la sarten por el mango y obligar a MLB a tomar cartas en este asunto?,el tiempo siempre es nuestro mejor aliado y dira,las noticias seguiran llegando,viendo lo ocurrido con El Salon de Las Glorias,me aventuro a pensar que no sera facil,lo unico que ese es Nacional en este otro ya competen otras cosas,se sale de su radio de accion,no es tan facil,si es que no se lo hacen facil,a menos que la permisividad,siga encontrando adeptos en los que tienen autoridad para hacer cumplir las reglas o tomar las medidas necesarias para que se hagan cumplir,esta es mi muy modesta opinion,mi dedo apunta a Manfred y cia y siendo sincero no albergo muchas esperanzas,me distes la potesta y es lo que estoy haciendo,me dijistes el poder de decidir y eso hago,camino trillado mis amigos,el tiempo dira,perdonen si parezco pesimista,es lo que me ha demostrado la experiencia,pero igual como dice Frei Betto: Los Cubanos vivimos con la terquedad de La Esperanza,Saludos al pikete.

Otro acertado trabajo con las crudas realidades de nuestro Béisbol y sus principales ENEMIGOS: la Federación Cubana y la Dirección de ese deporte en Cuba. Siempre tuvieron impunidad, en menor o mayor medida,…pero con ritmo creciente, ricos en anti popularidad, hacedores de “piñas”, protectores de varios atletas a través de la historia y derrochadores de los dineros para que muchos de ellos viajen a cuanto evento se efectúe sin importar las distancias ni costos.
Pero lo anterior es archiconocido y mi intención no es comentar de toda esa manada de “funcionarios” oportunistas y malversadores del pasado y mucho menos de los actuales, de por si los peores. A lo que quiero referirme es al autor de este fabuloso Blog. que para mí es ejemplo de valor y profesionalismo, dotado de muchos conocimientos que respalda con cifras, datos y fechas, al que hace mucho no le tiembla el pulso para decir y probar cada día las tristes verdades del Deporte Nacional. Haciendo que las vacas sagradas de la narración y del periodismo deportivo actual se vean como patéticas figuras que no pasan del bla, bla, bla sin demostrar nada y sí que hacen lo imposible por continuar a la sombra del poder, de los favores de “arriba” y no perder sus paseos al exterior. Por eso, dicho autor, me hace recordar al SAMURAY SOLITARIO buscando la justicia para nuestra Pelota y sus peloteros, por lo que desde ahora lo bautizo con ese calificativo y le pido que su filosa prosa como katana siga, no se detenga y quizás otros periodista se le unan desenmascarando bribones, ineptos y vividores para quizás ver, un día cercano, la liberación de este deporte y que vuelva a planos estelares nacional e internacional, partiendo de una base que ahora no existe.

Exponga su opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: